Q

El cluster solar para el norte de Chile

La crisis energética tiene un diagnóstico conocido. Precios altos, dependencia de mercados inestables, contaminación, estrechez de los sistemas de transmisión, escasa apertura a nuevos actores, crisis de crecimiento y rechazo ciudadano. Enfrentamos una tormenta perfecta, por usar una expresión conocida.

Requerimos un Estado dispuesto a destrabar estos obstáculos. Lo primero es promover una visión estratégica del desarrollo, escuchar a los actores involucrados en la industria y hacer parte de este diseño a la comunidad. Necesitamos consensuar el uso armónico del territorio y con sentido de urgencia avanzar hacia una matriz energética diversificada. Hablamos de impulsar las Energías Renovables No Convencionales a lo largo de todo el país. Es donde tenemos oportunidades propias. La meta es pasar del actual 7% de energías renovables a un 20% en 2025.

Para el Norte la ruta está trazada. Vamos a crear un cluster de la energía solar. El desierto de Atacama ofrece las mejores condiciones del planeta para proyectos fotovoltaicos y termosolares. La radiación alcanza a 3.000 kWh/m3, un 50% mayor al de Almería (España), corazón del proyecto solar europeo.

Pero no buscamos ser importadores de equipos y tecnologías. Queremos crear industria, cadenas de valor en energía. El Ministerio de Energía y la Corfo están jugados. Apoyamos con entusiasmo el proyecto de Plataforma Solar de la Universidad de Antofagasta, un centro de investigación aplicada y de pilotaje industrial. En la misma línea estamos incentivando el Programa Calama Solar, un modelo piloto de uso de energía solar en edificios públicos, hoteles, comercio y viviendas.

Buscamos un diseño replicable en las otras ciudades y pueblos de la Región de Antofagasta, que marquen un salto cualitativo y estratégico en esta industria. Dos tercios del país ofrecen buenas condiciones naturales para promover la energía del sol.

A este proyecto debemos atraer a los empresarios dispuestos a invertir en tecnologías del futuro. Ya hay importantes proyectos en curso. Pero se requiere un nuevo trato entre las empresas y los ciudadanos. No bastan las relaciones públicas, las mitigaciones ni las falsas compensaciones. Necesitamos valor compartido, es decir, hacer parte a la comunidad de los proyectos de inversión y de sus beneficios.

Finalmente, consensuemos que el uso y desarrollo de las Energías Renovables No Convencionales no es solo una tarea económica o política. Tiene una dimensión cultural. Otro gran desafío es prestigiar estas tecnologías ante los ojos de los consumidores. Las ERNC responden a patrones de vida y uso diferentes a las energías convencionales. Las cartas están sobre la mesa. Unamos el futuro que queremos con el esfuerzo educacional, una nueva asociatividad entre las empresas y la comunidad y un Estado pro activo. Esta alianza ayudará a remover las barreras culturales y estimulará el cambio energético.

BID financiaría proyectos hidro por 250 MW

(Diario Financiero) Financiar proyectos de energía renovable -tanto convencional como no convencional- será el foco del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en los próximos años en Chile.

Así lo señaló Koldo Echabarría, representante en Chile de la institución financiera, quien sostuvo que el potencial del país en el tema lo hacía un mercado interesante.

“Chile tiene un potencial muy grande de crecimiento y desarrollo de Energía Renovable No Convencional (ERNC), lo que ayudaría a relativizar su dependencia de los precios externos o combustibles fósiles”, dijo.

En éste sentido, dice el ejecutivo, el foco estará en ayudar al desarrollo de tecnologías donde el país presenta ventajas, como la solar y geotermia, y en menor medida proyectos eólicos.

Echabarría señala que la institución financiera también tiene interés en concretar la subvención de proyectos en energías convencionales -como la hidroelectricidad-, para lo cual se encuentra conversando con diversos desarrolladores, los que en conjunto podrían alcanzar los 250 MW.

“Estamos viendo algunos proyectos desde el Maule al Biobío, y más al sur, por entre 150 MW y 250 MW. Vamos a financiar proyectos que tengan viabilidad técnica y cumplan las condiciones sociales y ambientales”, explicó.

Esta no es la primera experiencia del BID en el financiamiento de proyectos hidroeléctricos. La institución también entregó recursos para el proyecto Alto Maipo de AES Gener, que contempla la instalación de dos centrales de pasada con una capacidad de 531 MW. Al respecto, el ejecutivo señaló que la iniciativa -criticada por opositores- cumplió “todos los estrictos estándares ambientales y sociales del BID, lo que garantiza que este tipo de proyectos se hacen, y Alto Maipo satisface esos requerimientos”.

La experiencia

La semana pasada se inauguró el proyecto solar Pozo Almonte (26,5 MW), de la española Solar Pack, donde el BID, en conjunto con un fondo de inversiones dependiente del gobierno canadiense, aportaron casi la mitad del financiamiento, unos US$ 40,7 millones.

Al respecto, la embajadora de Canadá en Chile, Patricia Fuller, señaló que el gobierno de su país cuenta con un fondo de unos US$ 250 millones para promover el desarrollo de tecnologías de generación amigables con el medioambiente. “El apoyo a proyectos de ERNC está en el contexto del fondo administrado por el BID, que apoya iniciativas amables con el medioambiente y que reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero”, dijo.

España albergará en octubre el Foro Mundial de la Energía

España albergará en octubre el Foro Mundial de la Energía

Entre el 20 y el 23 de octubre próximo la ciudad de Barcelona (España) reunirá a los principales líderes globales, empresas y especialistas del sector energético en el marco del Foro Mundial de la Energía 2014.

El encuentro busca conformarse en la instancia donde jefes de Estado, ministros, líderes de organizaciones internacionales, empresas, instituciones financieras y académicas puedan dialogar en torno a la labor de alcanzar un desarrollo energético sustentable.

Se estima que participarán 124 países en el Foro, reuniendo a 35 jefes de Estado, 40 primeras damas, 70 ministros de Energía, 300 compañías y alrededor de 3.000 delegados.

Es así como se realizarán una serie de mesas redondas y encuentros de cooperación en torno a temáticas como el futuro de los combustibles fósiles, el desarrollo de las ERNC, la eficiencia energética, el desarrollo sustentable y los desafíos del consumo energético global, entre otros tópicos.

Junto al desarrollo de diversas actividades de intercambio de experiencias y el análisis de casos exitosos en materia energética, se llevará a cabo la conformación del Consorcio Mundial de la Energía, un organismo supranacional que tendrá como objetivo garantizar el acceso a la energía a nivel global.

Más información en el sitio web del Foro.

Revisa acá cómo participar en el llamado de proyectos de investigación del BID

El Banco interamericano de Desarrollo y el Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe, en el marco del Sector de Integración y Comercio, y la Red Sudamericana de Economía Aplicada/Red Sur1, están desarrollando un llamado conjunto a proyectos de investigación en el cual pueden participar instituciones e investigadores de toda América Latina y el Caribe.

La convocatoria considera cuatro temáticas:

–          Cadenas de valor y recursos naturales

–          Cambio climático e integración

–          Energías renovables

–          Estándares y acceso a mercados

Se seleccionarán cuatro estudios, uno para cada área temática, y se asignará un financiamiento de US$15.000 a cada uno.

Las propuestas y documentación de respaldo deberán enviarse a más tardar el 3 de noviembre próximo a los correos intal@iadb.org y coordinacion@redmercosur.org.

Revisa acá las bases.

Gobierno planifica matriz eléctrica a 2030 con fuerte aumento en aporte de energía solar y eólica en el SIC

(Diario Financiero) Contrastando con la fuerte importancia que el gobierno le ha dado al gas natural dentro de la política energética, la planificación de la matriz a 2030 considera una reducida presencia de este hidrocarburo, en oposición con la alta importancia que asumen las Energías Renovables No Convencionales (ERNC).

La Comisión Nacional de Energía (CNE) publicó el primer plan de obras indicativo para el Sistema Interconectado Central (SIC) después de que en mayo se publicara la Agenda de Energía.

De los 4.979 MW que deberían construirse entre 2018 y 2030, sólo se contempla una central a GNL, por 120 MW, la que entraría en operación en enero de 2018. Esto es una reducción frente al informe previo, publicado en abril, que incluía 240 MW de este combustible, con 10,9% de participación.

Esto ha llamado la atención entre algunos expertos, pero se interpreta como un reconocimiento de que el GNL no es el combustible más competitivo para bajar costos.

Carlos Finat, director ejecutivo de la Asociación Chilena de Energías Renovables (Acera), explica que la apuesta del gobierno por potenciar el gas pareciera estar ligada a aprovechar infraestructura que está ociosa, más que a que se construyan nuevas unidades.

Sin HidroAysén

En el nuevo reporte, la mayor parte de la nueva capacidad provendría de tecnología ERNC. Se deberían construir 2.050 MW solares, equivalente a 41,1% del total; y 1.450 MW eólicos, con un peso relativo de 29,1%.

Esto es un drástico cambio frente al reporte de abril, que no incluía proyectos solares y los eólicos implicaban 27,4% de los 2.189 MW estimados para el período 2017-2023.

Este es, además, el primer informe que no consider alguna de las centrales de HidroAysén, iniciativa que fue rechaza por el gobierno en junio pasado.

El aporte hídrico pasa de 460 MW en abril a 310 MW, un 6,2% del total de la nueva capacidad estimada.

En contraposición, el carbón sube su importancia: se incluyen 885 MW bajo este combustible (17,7% del total), cuando la vez anterior era 685 MW (31,2% del total).

Menor demanda

 

Para el secretario ejecutivo de la CNE, Andrés Romero, “lo más relevante del informe es la baja en la estimación de la demanda para los próximos años, que se traduce en un escenario donde la necesidad de nueva capacidad de generación es mucho menor”.

Romero dice que este nuevo plan de obras se realizó bajo una optimización económica y no pretende ser un análisis del funcionamiento técnico del sistema.

Con respecto a la fuerte incorporación de ERNC, señala que los costos de los proyectos han bajado ostensiblemente.

Esto último lo comparte Finat, quien explica que la autoridad hizo una actualización de variables -como el costo de desarrollo de estas iniciativas o el precio de los hidrocarburos-, que derivó en que lo solar y eólico fueran más considerados.

De todos modos, Finat afirma que aún se mantiene una visión muy optimista frente al precio del GNL. Esto -agregan otros expertos del sector-, se alejaría de la realidad, según se desprende de algunos informes internacionales.

Rodrigo Castillo, director ejecutivo de Empresas Eléctricas, dice no sorprenderse con los niveles de ERNC considerados, porque es consistente con la obligación legal de tener 20% de estas tecnologías a 2025.

Al líder gremial le sorprende más, gratamente, que se considere un mix con generación con carbón, en una magnitud importante.

Para otros consultores, el déficit del plan de obras es que no justifica por qué la inclusión de ERNC en estas magnitudes garantizaría un funcionamiento del sistema en los términos más eficientes en costos, como exige la legislación.

Nuevo horizonte

En la industria hay una buena mirada respecto a la ampliación del horizonte que incluye el estudio, de 2023 a 2030. Esto iría en línea con la intención de la autoridad de tener una mejor planificación, tanto de la generación como de la transmisión, para tener más competencia.

Romero señala que “un plan de obras hacia 2030 da mejores insumos para los procesos de expansión del sistema de transmisión troncal”.

Costos de los combustibles

El principal reparo que se le hace al informe del gobierno, es el optimismo mostrado en la proyección de precios que utiliza para modelar el crecimiento del sistema. Particularmente en el Gas Natural Licuado (GNL), que entre 2014 y 2029 presentaría un promedio de US$ 11,23 por millón de BTU (unidad térmica británica), con un mínimo de US$ 9,82 MM BTU en 2020. En la industria, consideran estos niveles poco probables, a raíz de algunos informes internacionales que en un escenario optimista -con una capacidad importante de exportación de shale gas de Estados Unidos-, permitirían un nivel de precios entre US$ 11 y US$ 13 el millón de BTU, sin considerar transporte y regasificación.

El carbón tendría un promedio en estos 16 años, de US$ 104,1 la tonelada, con una tendencia sostenida al alza desde US$ 95,88 la tonelada en 2014 a US$ 109,71 en 2029. El petróleo WTI promediaría US$ 103,08 por barril, con niveles bajo los US$ 100 entre 2014 y 2020, para llegar hacia fines del período a US$ 119,23.