Q

Reemplazo del carbón por gas natural bajaría emisiones en 50%

(El Mercurio) Un rol clave es el que puede jugar el gas natural en el proceso de descarbonización que impulsa el gobierno junto a las empresas de generación, según se desprende del último estudio encargado por la Asociación de Empresas de Gas Natural (AGN) y que será presentado hoy por la entidad.

El documento, elaborado por Klaus Schmidt -Hebbel y Quiroz & Asociados, apunta que avanzar en el reemplazo de las centrales térmicas por fuentes de gas natural, que se encuentran actualmente conectadas en el sistema, permitiría reducir en 50% las emisiones de CO2 por cada MWh de energía que genera el sistema eléctrico.

A su vez, ayudaría a resolver un 68% de la brecha que separa a Chile de la meta de emisión comprometida al año 2030 en la actualización de su Nationally Determined Contribution (NDC), el compromiso país en la lucha contra el cambio climático.

Respecto al tema económico, impulsar el cambio no tendrá costos fiscales asociados según los investigadores, ya que se trata de centrales que están operando. Al último ejercicio, la capacidad instalada de generación en base a gas natural era de 4.783 MW, similar a lo que existe a disposición en centrales a carbón, que totalizan 4.911 MW. No obstante, en 2019, mientras el uso de la capacidad de gas fue e un 34%, el carbón fue de 66%.

Según se detalla en el estudio, en Chile existen del orden de US$12 mil millones de inversión en infraestructura a gas, pero que actualmente se encuentra subutilizada. A esto se suma una clara tendencia a la baja en la cotización del hidrocarburo, el cual figura en su menor precio en cuatro años.

En esta línea, el presidente ejecutivo de la AGN, Carlos Cortés, indica que tal como ocurre en otras partes del mundo, el gas natural será fundamental para la matriz energética en los próximos años. «Aportará mejoras claras en la trayectoria para alcanzar una matriz energética carbono neutral, reduciendo emisiones anticipadamente, compensando o capturando sus propias emisiones y facilitando la entrada de soluciones renovables», afirma el líder gremial, que califica al hidrocarburo como «el compañero ideal de las energías renovables variables, asegurando la continuidad y seguridad de suministro eléctrico».

A esto se suma la reactivación hace casi dos años del suministro de gas argentino, que si bien aún es acotado, viene a complementar la capacidad que brindan los terminales de Mejillones y Quintero.

Con todo, el estudio también propone implementar medidas destinadas a la industria, por ejemplo, en la minería, buscando renovar las flotas de camiones a unos que funcionen con gas natural licuado. Los actuales, en base a diésel, son responsables de cerca del 80% de las emisiones del sector minero. La propuesta tendría costos de largo plazo muy similares a la actual.

Otra de las iniciativas tiene que ver con potenciar el uso del gas en la calefacción, e introducir incrementos al impuesto Específico del diésel, buscando disminuir las emisiones.

«Nos parece que el gobierno está consciente de las tremendas ventajas del gas natural, que aporta una energía segura, eficiente y competitiva. Es un recurso que entrega seguridad de suministro y fiabilidad en su operación», asegura Cortés.

Hidrógeno: las fichas que está moviendo la Comisión Europea

La Comisión Europea dio a conocer su estrategia de hidrógeno, en el marco de un sistema energético integrado en la zona, con el objetivo de contribuir a la descarbonización de la industria, el transporte, la generación eléctrica y residencial, a través de un plan de inversiones que considera regulaciones, la creación de mercados, investigación e innovación.

La iniciativa contempla metas como instalar a 2024 un total 6 GW de electrolizadores de hidrógeno producido con energías renovables, el cual pretende llegar hasta 1.000.000 de toneladas para ese periodo.

“De 2025 a 2030, es preciso que el hidrógeno se convierta en una parte intrínseca de nuestro sistema energético integrado, con al menos cuarenta gigavatios de electrolizadores de hidrógeno renovable y la producción de hasta diez millones de toneladas de hidrógeno renovable en la UE”, informó la organización que pertenece a la Unión Europea.

[LEA TAMBIÉN: Electromovilidad: los tres desafíos que advierte H2Chile para el uso del hidrógeno]

La siguiente fase va de 2030 a 2050, en que se espera que las tecnologías del hidrógeno producido con energías renovables “alcancen la madurez y se desplieguen a gran escala en todos los sectores de difícil descarbonización”.

“Para contribuir a hacer realidad esta estrategia, la Comisión pone en marcha hoy la Alianza europea por un hidrógeno limpio con líderes de la industria, la sociedad civil, ministros nacionales y regionales y el Banco Europeo de Inversiones. La Alianza creará una cartera de proyectos de inversión para expandir la producción y apoyará la demanda de hidrógeno limpio en la UE”, se indicó.

[LEA TAMBIÉN: Hidrógeno verde, la energía del futuro que empieza hoy]

De acuerdo a la UE, “el hidrógeno puede proporcionar energía a sectores que no son adecuados para la electrificación y proporcionar almacenamiento para equilibrar las variaciones de los flujos de las energías renovables, pero esto solo puede lograrse mediante una acción coordinada entre los sectores público y privado a escala de la UE”.

“La prioridad consiste en desarrollar el hidrógeno renovable, producido utilizando principalmente energía eólica y solar. Sin embargo, a corto y medio plazo se necesitan otras formas de hidrógeno bajo en carbono para reducir rápidamente las emisiones y apoyar el desarrollo de un mercado viable”, se agregó.

[LEA TAMBIÉN: En una década: US$8.000 millones de dólares de hidrógeno verde podrían exportarse]

Sistema integrado

Junto a esta estrategia la UE también lanzó un plan de integración del sistema energético, en el marco de una “nueva agenda de inversión en energías limpias, en consonancia con el paquete de recuperación «Next Generation EU» de la Comisión y el Pacto Verde Europeo. Las inversiones previstas tienen potencial para estimular la recuperación económica tras la crisis del coronavirus”.

“La integración del sistema energético significa que el sistema se planifica y gestiona en su conjunto, vinculando los diferentes vectores energéticos, infraestructuras y sectores de consumo. Este sistema conectado y flexible será más eficiente y reducirá los costes para la sociedad. Por ejemplo, esto significa un sistema en el que la electricidad que alimenta los automóviles de Europa podría proceder de paneles solares en nuestros tejados, mientras que se mantiene la temperatura en nuestros edificios con el calor de una fábrica cercana, y la fábrica se alimenta de hidrógeno limpio producido a partir de energía eólica marina”, puntualizó la organización internacional.

Hidrógeno: las fichas que está moviendo la Comisión Europea

Hidrógeno: las fichas que está moviendo la Comisión Europea

La Comisión Europea dio a conocer su estrategia de hidrógeno, en el marco de un sistema energético integrado en la zona, con el objetivo de contribuir a la descarbonización de la industria, el transporte, la generación eléctrica y residencial, a través de un plan de inversiones que considera regulaciones, la creación de mercados, investigación e innovación.

La iniciativa contempla metas como instalar a 2024 un total 6 GW de electrolizadores de hidrógeno producido con energías renovables, el cual pretende llegar hasta 1.000.000 de toneladas para ese periodo.

“De 2025 a 2030, es preciso que el hidrógeno se convierta en una parte intrínseca de nuestro sistema energético integrado, con al menos cuarenta gigavatios de electrolizadores de hidrógeno renovable y la producción de hasta diez millones de toneladas de hidrógeno renovable en la UE”, informó la organización que pertenece a la Unión Europea.

[LEA TAMBIÉN: Electromovilidad: los tres desafíos que advierte H2Chile para el uso del hidrógeno]

La siguiente fase va de 2030 a 2050, en que se espera que las tecnologías del hidrógeno producido con energías renovables “alcancen la madurez y se desplieguen a gran escala en todos los sectores de difícil descarbonización”.

“Para contribuir a hacer realidad esta estrategia, la Comisión pone en marcha hoy la Alianza europea por un hidrógeno limpio con líderes de la industria, la sociedad civil, ministros nacionales y regionales y el Banco Europeo de Inversiones. La Alianza creará una cartera de proyectos de inversión para expandir la producción y apoyará la demanda de hidrógeno limpio en la UE”, se indicó.

[LEA TAMBIÉN: Hidrógeno verde, la energía del futuro que empieza hoy]

De acuerdo a la UE, “el hidrógeno puede proporcionar energía a sectores que no son adecuados para la electrificación y proporcionar almacenamiento para equilibrar las variaciones de los flujos de las energías renovables, pero esto solo puede lograrse mediante una acción coordinada entre los sectores público y privado a escala de la UE”.

“La prioridad consiste en desarrollar el hidrógeno renovable, producido utilizando principalmente energía eólica y solar. Sin embargo, a corto y medio plazo se necesitan otras formas de hidrógeno bajo en carbono para reducir rápidamente las emisiones y apoyar el desarrollo de un mercado viable”, se agregó.

[LEA TAMBIÉN: En una década: US$8.000 millones de dólares de hidrógeno verde podrían exportarse]

Sistema integrado

Junto a esta estrategia la UE también lanzó un plan de integración del sistema energético, en el marco de una “nueva agenda de inversión en energías limpias, en consonancia con el paquete de recuperación «Next Generation EU» de la Comisión y el Pacto Verde Europeo. Las inversiones previstas tienen potencial para estimular la recuperación económica tras la crisis del coronavirus”.

“La integración del sistema energético significa que el sistema se planifica y gestiona en su conjunto, vinculando los diferentes vectores energéticos, infraestructuras y sectores de consumo. Este sistema conectado y flexible será más eficiente y reducirá los costes para la sociedad. Por ejemplo, esto significa un sistema en el que la electricidad que alimenta los automóviles de Europa podría proceder de paneles solares en nuestros tejados, mientras que se mantiene la temperatura en nuestros edificios con el calor de una fábrica cercana, y la fábrica se alimenta de hidrógeno limpio producido a partir de energía eólica marina”, puntualizó la organización internacional.

Inversión: este año ha ingresado un 55% más proyectos a evaluación ambiental

(Diario Concepción) Curioso y esperanzador panorama aparece a la luz de las estadísticas del Servicio de Evaluación Ambiental del Bío Bío, que da cuenta que entre enero y mayo ha ingresado un 55% más de proyectos a evaluación ambiental (34 versus 22), por un monto total de US$948 millones, esto es, un 108% más alto que en igual periodo de 2019, previo a la crisis política-social y de la propia pandemia.

Donde sí se observa un efecto desfavorable es en el monto de inversión de proyectos aprobados: US$505 millones de 2019 versus los US$120 millones, un 320% más alto.

Con todo, es un panorama esperanzador para el gerente general de la CPC Bío Bío, Ronald Ruf, quien recordó que se trata de inversión proyectada, pero el volumen que se está viendo, permite avisorar que más allá de cuántos de los proyectos llegarán a construirse, igualmente varios se concretarán, con todo el efecto multiplicador que ello conlleva, marcado por más alternativas laborales y generación de cadenas productivas.

“Cómo Cámara estamos muy pendientes de facilitar todo lo que esté a nuestro alcance para posibilitar que las inversiones lleguen a concretarse. Creo que este dinamismo se explica por la forma de actuar del mundo privado, que miran a largo plazo, y que entienden que cualquier realidad actual, por dura que sea, será pasajera. Por eso es bueno que ingresen proyectos, porque se gana tiempo, se adelantan procesos, para que a la hora de que esta crisis sanitaria pase, no partamos de cero. Estas son inversiones grandes, que tienen su tiempo de tramitación previa”, recordó Ruf.

Añadió que es bueno tener hartos proyectos en evaluación, porque disminuye el riesgo. Si un gran proyecto se paraliza por algún motivo, el efecto puede ser muy devastador, planteó.

“Más proyectos implican más generación de encadenamientos productivos y comerciales, por lo tanto, el efecto es multiplicador”, agregó.

[LEA TAMBIÉN: Inversión de proyectos ingresados a trámite ambiental se duplicó el primer semestre]

Inversión pro descarbonización

El seremi de Energía, Mauricio Henríquez, valoró el aporte del sector y ratificó que este nivel de inversión no se veía desde 2014, y hoy, al primer semestre, representa el 75% de la inversión proyectada para la Región, por un monto de US$1.083 millones.

“En todo 2019 la inversión proyectada sumó US$720 millones. Este año proyectos eólicos suman US$700 millones, US$90 en solar y US$20 en infraestructura de transmisión. Esto nos permite proyectar que Bío Bío podría pasar de aportar el 20% de la matriz eléctrica nacional, a un 25%, con un aporte de un 70% basado en energía renovable, incluidas las hidroeléctricas de embalse”, puntualizó la autoridad.

El efecto proyectado no es menor, si se toma en cuenta además que la Región del Bío Bío es exportadora de energía, por lo que las inversiones locales tienen impacto nacional, ligado a posibilitar una matriz eléctrica más sustentable, en sintonía con el proceso de descarbonización en marcha, y que en diciembre próximo tendrá su primer hito, con el cierre de la central térmica a carbón Bocamina I, en Coronel.

[+VIDEO] En Europa comenzará a operar el primer camión de transporte pesado de hidrógeno del mundo

Hyundai Motor Company envió a Suiza las primeras 10 unidades del Hyundai XCIENT Fuel Cell, el primer camión de transporte pesado de celda de combustible producido en masa del mundo.

La compañía planea enviar un total de 50 XCIENT Fuel Cell a Suiza este año, y la entrega a clientes de flotas comerciales comenzará en septiembre.

La compañía proyecta planea lanzar un total de 1.600 camiones XCIENT Fuel Cell para 2025, lo que refleja el compromiso ambiental y la destreza tecnológica de la compañía a medida que trabaja para reducir las emisiones de carbono a través de soluciones de cero emisiones.

“XCIENT Fuel Cell es una realidad actual, no como un simple proyecto de tablero de dibujo futuro. Al poner este innovador vehículo en el camino ahora, Hyundai marca un hito significativo en la historia de los vehículos comerciales y el desarrollo de la sociedad del hidrógeno«, dijo In Cheol Lee, vicepresidente ejecutivo y jefe de la División de Vehículos Comerciales de Hyundai Motor.

El ejecutivo afirmó que «la construcción de un ecosistema integral de hidrógeno, donde las necesidades críticas de transporte son satisfechas por vehículos como XCIENT Fuel Cell, conducirá a un cambio de paradigma que elimina las emisiones de automóviles de la ecuación ambiental«.

Junto con ello, manifestó que “tras presentar el primer vehículo eléctrico de pasajeros con celdas de combustible producido en masa del mundo, el ix35, y el vehículo eléctrico de celdas de combustible de segunda generación, el NEXO, Hyundai ahora está aprovechando décadas de experiencia, tecnología de celdas de combustible líder en el mundo y la capacidad de producción en masa para avanzar el hidrógeno en el sector de vehículos comerciales con el XCIENT Fuel Cell”, agregó.

[LEA TAMBIÉN: Hidrógeno verde: te contamos sobre el nuevo piloto que se proyecta en Chile]

Características

El vehículo funciona con un sistema de hidrógeno de 190 kW con pilas de combustible dobles de 95 kW. Siete grandes tanques de hidrógeno ofrecen una capacidad de almacenamiento combinada de alrededor de 32,09 kg de hidrógeno.

El rango de manejo por carga para el XCIENT Fuel Cell es de aproximadamente 400 km, que se desarrolló con un equilibrio entre los requisitos específicos de los clientes potenciales de la flota comercial y la infraestructura de carga en Suiza. El tiempo de reabastecimiento de combustible para cada camión toma aproximadamente de 8 a 20 minutos.

Desde la compañía destacaron que la tecnología de celdas de combustible es particularmente adecuada para el transporte comercial y la logística debido a los largos rangos y los cortos tiempos de reabastecimiento. El sistema de celdas de combustible de doble montaje proporciona suficiente energía para conducir los camiones pesados de arriba a abajo en el montañoso terreno de la región.

Hyundai Motor está desarrollando una unidad tractora de larga distancia capaz de recorrer 1.000 kilómetros con una sola carga, equipada con un sistema mejorado de celdas de combustible con alta durabilidad y potencia, dirigido a los mercados globales, incluyendo América del Norte y Europa.