Con solo 36 años, Rosa Serrano asumió como directora de Estudios y Regulación de la Asociación de Empresas Eléctricas A.G., gremio que reúne a las compañías de distribución y transmisión de electricidad del país, entre las que se encuentran los grupos CGE, Chilquinta, Enel, Saesa y Transelec, además de algunas firmas independientes.

La ingeniera civil de Industrias y Diploma en Ingeniería Eléctrica de la Pontificia Universidad Católica de Chile, tiene un Magíster en Ciencias de la Ingeniería de la misma casa de estudios y un Diploma en Mercados Eléctricos de la Universidad Técnica Federico Santa María, además de participar en el Annual Training on Regulation of Energy Utilities de la Florence School of Regulation (FSR) en 2016.

Dentro de su experiencia profesional destaca como especialista en Regulación de Tarifas en la Gerencia de Regulación de Chilectra S.A. Además fue profesional del Área Eléctrica de la Comisión Nacional de Energía, posteriormente coordinadora de la División de Seguridad y Mercado Energético del Ministerio de Energía e ingeniera Jefe de Proyectos de Synex Consultores.

Ya lleva cuatro años como directora de Estudios y Regulación de la Asociación de Empresas Eléctricas A.G. y antes de partir a estudiar un doctorado en electricidad y electrónica en la Universidad de Mánchester (Inglaterra) −donde se especializará en resiliencia− destaca su visión sobre la inserción de la mujer en el sector energético.

¿Cómo ha sido tu experiencia en Empresas Eléctricas?

En la mayoría de las áreas he tenido una buena relación, sin embargo, al principio noté reticencia en algunos integrantes de nuestros comités. Puede haber sido porque soy mujer o porque la persona que estaba antes en el cargo llevaba mucho tiempo. Ahora nos llevamos excelente, pero costó.

¿Cómo hiciste para revertir esa situación que se dio en algunos comités?

A mí me ha tocado trabajar con personas excelentes, pero he notado que hay un prejuicio cuando algunos especialistas se enfrentan a mujeres. Cuando partí trabajando era súper tímida y la estrategia que he usado es demostrar con puro trabajo y resultados que puedo estar a cargo. Con esto las personas se van dando cuenta solas. Las acciones muestran mucho más que las palabras.

[VEA TAMBIÉN: Luz Zasso Paoa: “En las empresas hay que demostrar que las mujeres podemos estar a cargo”]

¿Cómo observas la participación de las mujeres en las empresas transmisoras y distribuidoras?

En las áreas técnicas duras la participación es pequeña. Y yo creo que esto se da por dos factores. Primero no hay muchas mujeres que escojan la especialidad de electricidad y segundo tengo la sensación de que cuando se buscan candidatos se piensa que el trabajo en terreno no es compatible con las mujeres, y no creo que sea así, yo conozca a varias amigas que lo hacen excelente y es su decisión. De todas maneras cada día las empresas se abren más a contratar mujeres.

¿Cómo se debería avanzar para fomentar la participación de la mujer en el sector de manera concreta?

A pesar de que creo firmemente en los méritos, considero que para una etapa inicial el sistema de cuotas es positivo, sobre todo en Alta Dirección. Y esto también se aplica para la inclusión en general. Por otra parte, a mí me ha pasado que todas las oportunidades me las han dado hombres y yo también las he dado, pero he visto que en ocasiones hay mujeres que no contratan a otras mujeres porque las ven como competencia. Para incentivar la participación de género es fundamental que las propias mujeres contratemos a otras mujeres, creo que tenemos el deber de visibilizarlas y hacerlas brillar.

Cifras

  • En Empresas Eléctricas A.G. de siete profesionales, cinco son mujeres.
  • Las nueve compañías asociadas a Empresas Eléctricas tienen en promedio alrededor de un 19% de trabajadoras.
  • Chilquinta es la que tiene el mayor porcentaje de colaboradoras con un 30,85%.
  • Le sigue Enel con 21% de mujeres vs 79% de hombres.