Revista Electricidad Nº232

julio de 2019

Clientes Libres, un juego de encrucijadas

Todos estos nuevos o potenciales clientes libres, enfrentan una serie de modificaciones normativas, como la Ley sobre de Equidad Tarifaria y el impuesto verde, junto a la discusión para la reforma al segmento de distribución, cuyo impacto en los contratos debe evaluarse adecuadamente.

Compartir

Todos estos nuevos o potenciales clientes libres, enfrentan una serie de modificaciones normativas, como la Ley sobre de Equidad Tarifaria y el impuesto verde, junto a la discusión para la reforma al segmento de distribución, cuyo impacto en los contratos debe evaluarse adecuadamente.

Un buen juego de encrucijadas es aquel en que los jugadores enfrentan una situación difícil o comprometida en que hay varias posibilidades de actuación y no se sabe cuál de ellas escoger para obtener el mejor resultado. Los clientes regulados aceptaron la mecánica del juego y muchos de ellos pasaron a un régimen que les permitió negociar libremente con los generadores, viendo reducida su facturación final por suministro eléctrico en hasta un 30%.

La migración de un régimen a otro, favorecida por la Ley 20.805, ya no es una novedad. Las empresas generadoras, expertas y sofisticadas, ajustaron sus canales de venta y estructuras contractuales, para convertirse en oferentes atractivos para estos nuevos clientes. Sin embargo, al otro lado del tablero, todavía hay empresas mineras, de transporte, industriales, y productivas en general, que −no siendo menos sofisticadas− tienen que actuar completamente fuera de su giro principal, y que pasarán a ser agentes del mercado eléctrico, literalmente con todas las de la ley, en su rol de coordinados y fiscalizados.

Todos estos nuevos o potenciales clientes libres, enfrentan una serie de modificaciones normativas, como la Ley sobre de Equidad Tarifaria y el impuesto verde, junto a la discusión para la reforma al segmento de distribución, cuyo impacto en los contratos debe evaluarse adecuadamente. Pero no solo eso, pues el traspaso de costos contractuales ahora es esencial. Hoy deben estar atentos a la correcta evaluación de costos que tienen o podrían tener que soportar, como los de transmisión, la instalación de sistemas de comunicación o servicios complementarios, por lo que también deben estar muy atentos a sus nuevas obligaciones. La revisión de montos facturados y la administración de los contratos se complejiza en el nuevo régimen, requiriendo una profunda y permanente revisión para conservar el ahorro y márgenes proyectados.

Los nuevos clientes libres, como nuevos jugadores, están llamados a una mayor participación en el mercado eléctrico. Para ello, la normativa sectorial entrega suficientes herramientas en distintas instancias, ya sea frente a sus suministradores, la CNE, el Coordinador Eléctrico Nacional y el Panel de Expertos. Sus desafíos como segmento ahora son involucrarse en la agregación de demanda y la comercialización.

El juego ya no será sólo de encrucijadas, sino que será necesariamente colaborativo. Lo que está claro es que, para ganar, no basta con conocer todas las reglas, hay aprovecharlas e involucrarse activamente.