Foto referencial.
Foto referencial.

Reforma Tributaria: Los impuestos verdes que vienen

Estos serán aplicados a calderas y turbinas, que en su conjunto sumen una potencia térmica mayor a 50 MW.

En el contexto del workshop Calderas de Biomasa, realizado en Concepción, David González, gerente general de la consultora Greening, explicó que la Reforma Tributaria propone dos tipos de impuestos verdes que serán aplicados a calderas y turbinas, que en su conjunto sumen una potencia térmica mayor a 50 MW.

Según González, con esto se espera reconocer el costo social de las emisiones contaminantes, corregir incentivos perversos e internalizar externalidades, establecer el principio de que “el que contamina paga”, relacionar la contaminación con el impacto en la salud, diferenciar territorios en capacidad de carga de los ecosistemas y reducir la emisión de Gases de Efecto Invernadero.

El primer impuesto es a contaminantes globales y refleja, según González, el compromiso con metas y tendencias globales de cambio climático a las que Chile está suscrito.

Esta medida grava las emisiones de CO2, tal como se realiza en otros 40 países, en los cuales las tasas van desde US$3,5 a US$168 por cada tonelada de carbono emitida, como México y Suecia, respectivamente. Este impuesto no se aplica a fuentes fijas, cuya forma de generación es la energía a partir de biomasa.

El segundo, en tanto, es por contaminantes locales y responde a las externalidades ambientales locales negativas de los proyectos energéticos, dijo el gerente general de Greening.

De esta forma se aplica un impuesto a las emisiones de Material Particulado (MP), Óxidos de Nitrógeno (NOx), Dióxido de Azufre (SO2). Además, representa el costo social de la contaminación, incluyendo la capacidad de carga de los sistemas, la población expuesta y reconoce la actitud de determinados territorios para tratar contaminantes.

El valor que se ha anunciado en la reforma en Chile es de US$5 por cada tonelada de CO2 emitido. Sin embargo, el analista indica que lo más probable es que ese valor aumente en el tiempo.

Recuadro

Consumo y tecnología energética

David González, gerente general de la consultora Greening también explicó que de acuerdo a las proyecciones de la OECD, en cuanto al aumento de la población en el mundo y las necesidades de crecimiento económico de diferentes países, el consumo de energía aumentará en alrededor de un 40 y 60% en los próximos 30 años.

Tal situación se verá acompañada de un aumento de la oferta, especialmente de GNL y ERNC. Y si bien estas últimas tendrán un gran fomento, no se espera que jueguen un rol protagónico, indicó el ejecutivo.

Sin embargo, se verá un desarrollo tecnológico en celdas fotovoltaicas para la energía solar, más prospecciones e implementación de plantas geotérmicas, cultivos dendroenergéticos a mayor escala para biomasa y avances en la energía a partir del hidrógeno.

A nivel nacional las proyecciones, indicó el gerente de Greening, están dadas por reducir el alto costo de la energía eléctrica, mejorar la incorporación de las ERNC, fomentar la eficiencia energética y mejorar el rol de Estado.