Avances del proyecto Cerro Dominador en la Región de Antofagasta. Foto: Gentileza Cerro Dominador.

Proyectos 2020: Consolidación de las energías renovables

Para este ejercicio está contemplado el debut de Cerro Dominador, la primera planta termosolar de almacenamiento con sales fundidas de Latinoamérica, así como el banco de baterías de AES Gener en una hidroeléctrica de pasada, junto a once proyectos fotovoltaicos, entre otros, lo cual es destacado por los actores gremiales de la industria.

Las energías renovables nuevamente serán las protagonistas de este año en cuanto a la incorporación de veinte nuevos proyectos de generación en el Sistema Eléctrico Nacional, los cuales serán encabezados por doce centrales solares, destacándose entre ellas el complejo Cerro Dominador, que será la primera planta termosolar de Latinoamérica en utilizar la Concentración Solar de Potencia (CSP), con un sistema de almacenamiento de sales fundidas que considera una torre captadora de rayos solares para generar electricidad las 24 horas.

Durante este ejercicio también entrarán en operaciones otras tecnologías emergentes, como el primer banco de baterías que operará en una central hidroeléctrica de pasada en la Región Metropolitana, la ampliación de la central geotérmica de Cerro Pabellón en la Región de Antofagasta, y la puesta en servicio de diez obras de transmisión (ver recuadro).

Inversiones

El auspicioso panorama en inversiones en la industria energética es destacado por Orlando Castillo, gerente general de la Corporación de Bienes de Capital (CBC), quien precisa que se continuará con el ritmo de expansión de los últimos años: “Para 2019, se estima que el sector contabilizaría US$3.944 millones de inversión, solo por debajo de minería. El 82% de dicha cifra se explica por el desarrollo de iniciativas del ámbito de generación. Transmisión, en tanto, suma el 10% del gasto e, hidrocarburos, el 8%”.

El ejecutivo sostiene que la actividad sectorial del año pasado se concentró principalmente en la construcción y desarrollo ingenieril de parques eólicos (30%), plantas fotovoltaicas (24%), centrales hidroeléctricas de pasada (12%), proyectos de transmisión eléctrica (10%), y centrales termo solares (7%).

“El sector energético ha continuado invirtiendo en los últimos años, si bien con una intensidad menor a la del periodo 2013 a 2016, ha logrado desarrollar proyectos principalmente del tipo ERNC distribuidos en varias regiones del país”, precisa Castillo.

Para el presente ejercicio, las estimaciones registran niveles de inversión similares a 2019. Según el stock de obras que tiene la CBC, al tercer trimestre del año pasado, la cantidad de recursos que se movilizarían este año en el sector llegaría en torno a US$3.661 millones, los cuales se desglosan en 81% para proyectos de generación; transmisión (10%); hidrocarburos (8%), y otros (1%).

Castillo destaca que en el segmento de generación sobresalen las inversiones en parques eólicos (40,7%), seguidos de plantas fotovoltaicas (25,8%), en la central solar térmica (16,1%), y una central hidroeléctrica de pasada (13,6%), mientras que en hidrocarburos los proyectos que se desarrollarán apuntan a las redes de distribución domiciliaria.

Generación

Las estimaciones realizadas por Generadoras de Chile indican que este año se pondrán en marcha 20 proyectos de generación, que en su conjunto suman una capacidad instalada de 2.000 MW que se agregarán al sistema eléctrico local, según indica Claudio Seebach, presidente ejecutivo de la asociación gremial.

“Las protagonistas serán las doce nuevas centrales solares, de las cuales once son fotovoltaicas y la otra es la primera planta termosolar, Cerro Dominador, que suman un total de 1.384 MW, casi un 70% del total. Esto continúa con la tendencia de los últimos años, haciendo que en este 2020 el aumento de la nueva capacidad solar casi se triplicará si los comparamos con 2019”, asegura.

“Podemos decir que las energías renovables siguen su alza sostenida. Durante este 2020, el 95% de las centrales que entrarán en operación son de energías renovables, lo que hace que la generación de electricidad siga diversificando su matriz, y junto con el retiro del carbón, ser los pasos más decididos para poder lograr la carbono neutralidad”, agrega el ejecutivo.

En la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (Acera A.G.) también coinciden en el positivo escenario para la inversión en la industria. Su presidente, José Ignacio Escobar, destaca el crecimiento alcanzado el año pasado, el cual cerró con un total de 5.322 MW de capacidad instalada en energías renovables, de las cuales 2.648 MW correspondieron a tecnología solar fotovoltaica, seguida de 1.641 MW de energía eólica; biomasa (502 MW); mini hidro (512 MW) y geotermia (40 MW).

A su juicio, durante este ejercicio “se cumplirá la meta del 20% de participación de estas fuentes energéticas en la matriz, que por ley está propuesta para 2025. La participación de las ERNC en 2019 y los proyectos en construcción validan esta expectativa”.

“Las perspectivas para 2020 son auspiciosas. Actualmente, hay casi 4.000 MW de potencia ERNC declarada en construcción y más de 20.000 MW en calificación ambiental”, señala la autoridad gremial.

Orlando Castillo refrenda el futuro que tiene la inversión en energías renovables: “Nuestro país tiene un gran potencial y la sociedad ha ido demandando con mayor fuerza un mejoramiento de nuestra matriz de generación con este tipo de energías. En nuestro último catastro, el aporte de los proyectos ERNC durante el quinquenio, corresponde al 72% de la capacidad total de la cartera sectorial de generación para ese periodo”.

El gerente general de la CBC señala que es esperable que el sector energético mantenga sus ritmos de inversión en línea con lo que ocurre con las inversiones en la industria minera.

“Respecto del impacto del estallido social, hasta el momento las empresas más relevantes de este sector no han informado de efectos negativos relevantes. De hecho, algunos mandantes han anunciado el inicio de la ejecución de sus iniciativas según lo programado”, añade.

 

Tecnologías

Según Claudio Seebach, este año se registrará más de un hito con los proyectos de generación que entran en operaciones. “Por primera vez en nuestra historia decreció la capacidad térmica. Gracias al acuerdo de cierre de centrales a carbón, en 2019 no se inauguró ninguna central con esta tecnología y ya se retiraron 433 MW, además de que, a 2024, se habrán retirado 1.340 MW, lo que representa más de un 20% del total del parque a carbón existente”.

El representante gremial en su análisis señala que para este año ingresará al sistema eléctrico un nivel de capacidad instalada eólica de 289 MW lo que es inferior a lo que se registró en 2019 que fue de 614 MW, aunque aclara que el ritmo de crecimiento se recuperará en 2021, “donde se esperan casi 700 MW eólicos adicionales”.

“Otra innovación de este año es que es que se espera que entre en operación el primer ‘embalse virtual’ de almacenamiento de energía renovable en baterías, con una capacidad de 10 MW. Por último, cae también la inauguración de nuevas centrales diésel, pasando de 213 MW en 2019 a solo 100 MW adicionales en 2020”, agrega.

Paola Hartung, directora de Asuntos Regulatorios de AES Gener, destaca el rol que tendrá el proyecto de baterías en la central hidroeléctrica Alfalfal I para el futuro desarrollo del almacenamiento de energía.

La ejecutiva asegura que el almacenamiento “es parte de las herramientas para la descarbonización y vamos por buen camino”, precisando que hace poco se cumplió el plazo de la consulta pública sobre la modificación al reglamento de pago de potencia del sistema eléctrico, Decreto Supremo N°62 de 2006, “donde hay varias señales respecto del almacenamiento como parte de una central de generación renovable”.

“Acaban de publicar otro reglamento, de la Coordinación de la Operación del SEN, Decreto Supremo N°125 de 2019, en que también se concreta la participación de los almacenamientos, tanto en transmisión como en generación. Esta tecnología también es muy simple de incorporar en el mundo de los servicios complementarios porque aportan rápidamente energía en caso de producirse fallas en el sistema”, añade Hartung, quien también es vicepresidenta de Acera A.G., gremio representante del almacenamiento de energía.

La ejecutiva destaca también que el almacenamiento ya cuenta con una definición legal, con reglamentos que “lo incorporan como parte del sistema, además de otros que están asociados al pago, así que también están avanzando en este tema, vamos muy bien”.

“Es positivo ver cómo estamos viviendo esta disrupción tecnológica en Chile. De a poco el regulador y los agentes están incorporando al almacenamiento dentro de sus evaluaciones para hacer los proyectos, cuestión muy importante para seguir avanzando en la transición energética”, agrega.

Otro hecho que resalta Hartung es cómo Chile ha ido tomando un liderazgo en el desarrollo de esta tecnología: “No es que en Chile estemos adoptando soluciones de almacenamiento implementadas en otros países,  hemos avanzado en forma paralela a otras economías que también trabajan en esta materia, desarrollamos en conjunto, compartimos experiencias, enfocados en encontrar la mejor solución , frente escenarios de alta penetración renovable. Por ejemplo, los proyectos de almacenamiento con baterías en sistemas de transmisión en nuestro país, son similares a los que recientemente fueron incorporados en la planificación del sistema de transmisión 2019 de Alemania, estamos hablando de aproximadamente 450 MW en baterías que entrarán en operación a partir de 2022 con los que se busca solucionar problemáticas muy similares a las nuestras”.

 Desafíos

Además del ingreso de estos nuevos proyectos en el sistema eléctricos, los actores del sector dan a conocer cuáles son los principales desafíos que se esperan este año para la industria, entre los cuales mencionan la necesidad de avanzar en flexibilidad.

Jose Ignacio Escobar sostiene que “aún hay varios temas que trabajar, como la modificación al impuesto verde, regular el desarrollo de centrales diésel, el ingreso del almacenamiento y la robustez de las líneas de transmisión, entre otros”.

“Esperamos que estos temas que hemos puesto sobre el tapete sean los que mantengan la agenda energética caliente durante el resto de 2020, y podamos seguir avanzando en cada uno de ellos. Ojalá, hacia fin de año, cuando hagamos un nuevo balance, estos hayan sido abordados y resueltos para el mayor beneficio del sector y los consumidores”, añade.

Claudio Seebach concluye que son dos los principales desafíos a futuro: “la creciente incorporación de energías renovables es en primer lugar fomentar la flexibilidad del sistema eléctrico para aprovechar de manera eficiente el enorme potencial de nuestro país, y en segundo lugar aumentar la capacidad de transmisión de esta energía, principalmente solar, desde el norte de Chile al centro sur donde se encuentran los principales centros de consumo”.

Conclusiones

  • Este año la Corporación de Bienes de Capital estima que la inversión en el sector energético llegará a US$3.661 millones, repartidos en proyectos de generación, transmisión y de hidrocarburos.
  • Tanto en Generadoras de Chile como en Acera A.G. destacan que las energías renovables seguirán marcando la tendencia este año y a futuro en materia de tecnologías que se incorporan al sistema eléctrico, como la CSP, los bancos de batería y la ampliación de la planta geotérmica Cerro Pabellón.
  • A juicio de estos actores gremiales, avanzar en la flexibilidad de la operación del sistema eléctrico y el fortalecimiento de la transmisión son los dos principales desafíos que existen para incorporar nuevas inversiones en el sector.

 Recuadro 1

Las inversiones en transmisión

De acuerdo con los datos de la Unidad de Gestión de Proyectos del Ministerio de Energía, este año se contempla la entrada en servicio de diez obras de transmisión, entre líneas y subestaciones, entre las cuales se destaca la línea Lo Aguirre-Alto Melipilla-Rapel, de 125 kilómetros de extensión, con una inversión de US$77 millones.

Según las estadísticas de la cartera, los proyectos de transmisión se dividen en cuatro líneas, de las cuales tres son nacionales y una es dedicada, mientras que las otras iniciativas que entrarán en operaciones corresponden a subestaciones.

Es así como, según los datos del Ministerio de Energía, este año se debe poner en servicio la línea Los Cóndores-Ancoa, de 220 kV, desarrollada por Enel Generación Chile, para conectar la  futura central hidroeléctrica Los Cóndores, de 150 MW, en la Región del Maule. La línea contempla una extensión de 87 kilómetros y una inversión de US$60 millones.

También está prevista la puesta en marcha de la extensión de la línea Crucero-Lagunas, de 220 kV, perteneciente a Transelec, de 3,5 kilómetros, en la comuna de María Elena, con una inversión de US$3 millones, mientras que, para octubre se prevé el funcionamiento de la línea Lo Aguirre-Alto Melipilla Rapel, de Eletrans II, que considera una extensión de 125 kilómetros, con una inversión de US$77 millones.

Por su lado, los proyectos de subestaciones considerados para entrar en operaciones este año son las instalaciones Puerto Montt y Llollelhue, de Saesa, además de la ampliación de la subestación Kimal, en la Región de Antofagasta, a cargo de la misma empresa.

También se contempla la puesta en servicio de la subestación seccionadora Nueva Lampa, de Enel Distribución, en la Región Metropolitana, así como los proyectos zonales de Saesa: la subestación La Misión y la subestación Llanquihue, en la Región de Los Lagos.

Finalmente otro proyecto considerado para este año es la subestación Malleco, de Transelec, en la Región de La Araucanía.

Recuadro 2

 El estreno de Cerro Dominador

Este año será el debut del proyecto Cerro Dominador en el sistema eléctrico local. Se trata de una planta de generación de 210 MW de capacidad instalada, repartida en 100 MW que aportará una planta fotovoltaica y otros 110 MW que forman parte de un sistema de sales fundidas que almacenará el calor proveniente desde un campo de heliostatos que dirigirán la radiación solar a una torre de casi 300 metros de altura.

Fernando González, CEO de Cerro Dominador, señala a ELECTRICIDAD que el proyecto tiene más de 90% de avance: “A fines del año pasado completamos la instalación del último de los 10.600 heliostatos y la conexión de la planta al sistema eléctrico nacional. En las últimas semanas hemos completado la subida del receptor solar a la torre, que fue uno de los hitos recientes más importantes, ya que significó subir una estructura de más de 2.300 toneladas a una altura superior a los 200 metros. Es la primera planta en el mundo en la cual un receptor de estas dimensiones se construye en el terreno y luego es subido a la torre”.

El ejecutivo indica que el próximo paso es comenzar con el fundido de las sales (aproximadamente 50,000 toneladas) para posteriormente, a principios del segundo trimestre, iniciar las pruebas del receptor.

“Las pruebas de generación de electricidad comenzaran poco después de la mitad del año para entrar en operación completamente en segundo semestre de este año”, agrega.

González resalta que esta central cuenta con una capacidad de regulación, “por lo cual su producción de energía es gestionable”, precisando que para el Coordinador Eléctrico Nacional “es la primera planta con esta característica que no utiliza agua o combustibles fósiles”, añade.

A su juicio, la Concentración Solar de Potencia es una tecnología alternativa “para el reemplazo de las centrales a carbón y también hay una alta expectativa respecto al aporte que harán a la flexibilidad del sistema eléctrico Chileno, lo cual facilita la incorporación de energías renovables sin provocar costos adicionales los clientes finales”.

“Desde el punto de vista comercial nuestro proyecto tiene un PPA para ambas plantas, que ya está siendo servido por la fotovoltaica de 100 MW. Además a fines de 2019 firmamos nuestro primer contrato comercial con Empresas Copec para el suministro de 50% de su consumo, que es un paso importante para nuestra compañía”, puntualiza el ejecutivo.

Claudio Seebach, presidente de Generadoras de Chile, gremio al que pertenece Cerro Dominador, señala que este proyecto “viene a demostrar que Chile puede producir energía solar las 24 horas del día, además, incorporando una máquina síncrona renovable al Norte Grande, con las cualidades que ello conlleva”.

El representante gremial también sostiene que este tipo de proyectos también son un aporte a la flexibilidad del sistema eléctrico chileno, “lo cual facilita la incorporación de energías renovables variables como son la solar fotovoltaica o eólica.”

“Cerro Dominador puede proporcionar energía durante las 24 horas del día, combinando energía fotovoltaica con energía termosolar, evitando en su conjunto en todo el parque solar la emisión de 860 mil toneladas de CO2 al año. La energía inyectada por el complejo podría abastecer 240 mil hogares, suficiente para satisfacer la demanda de una ciudad como Rancagua”, añade.