Proveedores japoneses en Chile: Electrónica e insumos para la optimización productiva

Por medio de filiales y representaciones, el desarrollo asiático se hace presente en áreas como la automatización, iluminación y componentes industriales.

El tratado de libre comercio firmado entre Chile y Japón en 2007 permitió ampliar su intercambio comercial de bienes y servicios, posibilitando por ejemplo que el 6,2% de la inversión extranjera directa que nuestro país recibió entre 2009 y 2012 haya provenido de la nación asiática, según datos del Banco Central de Chile. Este porcentaje es complementado con las cifras que entrega el Comité de Inversiones Extranjeras, que consigna que en 2012 el volumen de inversiones japonesas materializadas en el sector electricidad, gas y agua superó los US$903 millones.

Respecto de los focos donde esta vinculación económica se ha manifestado, Fabiano Queirolo, consultor y coordinador de proyectos de Japan External Trade Organization (Jetro) Santiago (organismo oficial de Japón para el Comercio Exterior), comenta que en Chile “el precio de la energía está subiendo en los últimos años, por ello hay cada vez más interés por la eficiencia energética y por el uso de energías renovables. Jetro Santiago ha estado apoyando la implementación de productos japoneses relacionados a este tema y organizando ruedas de negocios desde 2008”.

Entre las compañías que han sido apoyadas por la entidad binacional se encuentra Kowa Company, una empresa multinacional japonesa nacida en 1894 en Nagoya, conformada por seis divisiones de negocios a nivel mundial, todas ellas con integración vertical. En Chile ha estado enfocada principalmente al negocio químico y trading en general, bajo el nombre de Kochi, con más de 26 años de presencia.

Hernán Matamala, development manager de Kochi, señala a Revista ELECTRICIDAD que “en la actualidad en Chile se está conformando la plataforma comercial de la división de eficiencia energética y energía renovable, con el objetivo de potenciar el desarrollo nacional por medio de la tecnología proveniente del mercado asiático, la cual está basada en I+D y calidad del producto en todas sus fases”.

El ejecutivo agrega que “luego de varios meses de estudios, creemos que los productos Kowa, que serán un real aporte para Chile este 2014, son la tecnología LED con luces para proyectos comerciales. También tendremos disponibles luces LED anti-explosivas para la industria y la gran minería”.

En materia de eficiencia energética también destaca el caso de Mayekawa, otra empresa japonesa con presencia en Chile, que se orienta al suministro de equipos de refrigeracion industrial, asesoría y servicio técnico especializado.

La sucursal chilena, fundada en 1980, dispone de personal calificado, capacitado en Brasil, México y Japón, que se dedica a asesorar a sus clientes en temáticas como refrigeración industrial, semiindustrial, mecánica de compresores, sistemas eléctricos (control y fuerza), y manejo de fluidos refrigerantes (freón, amoniaco y soluciones glicoladas).

Electrónica
Desde Japón, otra área tecnológica relevante es la electrónica, representada por el Grupo Mitsubishi Electric, que se especializa en la fabricación y venta de equipos eléctricos y electrónicos usados en sistemas de energía eléctrica, automatización industrial, sistemas de comunicación e información, aparatos electrónicos y electrodomésticos. En Estados Unidos se emplaza su filial Mitsubishi Electric Automation, la que distribuye en Chile, Argentina, Perú y Bolivia a través de Rhona.

En los últimos 35 años, a través de sus representadas, Mitsubishi Electric comercializa productos para Baja, Media y Alta Tensión, complementado con líneas de automatización en controladores lógicos programables, variadores de frecuencia, interfaces hombre-máquina, servomotores y medidores de energía, entre otros productos.

A este segmento también se orienta la compañía Yokogawa, que en Chile provee tecnologías de automatización industrial, incluyendo instrumentación de campo, analítica, monitoreo, control y gestión en centrales de generación eléctrica.

Claudio Gajardo, supervisor de Ventas de Sistemas de Control de la empresa, destaca los beneficios de la herramienta Vigilant Plant, indicando la relevancia de “tener conocimiento y claridad para anticipar cambios en los procesos, sabiendo de antemano la velocidad y flexibilidad que ofrecen nuestros productos para optimizar la planta de nuestro cliente en tiempo real, dando agilidad a las decisiones”.

Herramientas y materiales
A estas empresas se suma Makita Chile, que comenzó sus funciones en nuestro país en 2000, disponiendo actualmente de un portafolio de productos integrado por elementos como taladros, cortadoras, herramientas neumáticas, equipos para exterior, etc.

Cabe destacar que su matriz japonesa fue fundada en 1915, agrupando plantas de fabricación repartidas por todo el mundo, un gran número de subsidiarias y una selección de más de 500 modelos.

Mientras que la compañía chilena Electrónica del Pacífico distribuye los productos de la japonesa Furukawa, la que se dedica a la fabricación de fibra óptica, junto con disponer de una completa línea para cableado estructurado y cables multipares telefónicos.

Fundada en 1884, el grupo asiático es liderado por The Furukawa Electric Co., que participa en las áreas de telecomunicaciones, eléctrica, sistemas automotrices, energía, metales y servicios, con presencia en los mercados de Norteamérica, África, Asia, Europa y América Latina.

Los cables que produce Furukawa son desarrollados bajo los parámetros de la normativa medioambiental RoHS (Restriction of Hazardous Substance), además de la elaboración de cables Lead Free (libres de metales pesados) y cables LSZH (Low Smoke Zero Halogen), para aprobaciones que requieren baja emisión de humo y cero halógeno.

Colaboración técnica
El intercambio entre Chile y Japón no se ha limitado solo a productos. La Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA) resalta que actualmente una de las áreas prioritarias de colaboración entre Chile y el país asiático es el desarrollo de medidas ambientales con énfasis en la prevención de desastres, a través de programas de asistencia al mejoramiento de las capacidades en la gestión ambiental, asesoría en temas sobre el cambio climático y prevención de desastres naturales.