Imagen: Referencial
Imagen: Referencial

Principales diferencias entre el SING y SIC a la hora de instalar plantas fotovoltaicas

No solo los niveles de radiación solar influyen en el rendimiento de esta tecnología en las distintas características climáticas que tienen ambos sistemas eléctricos, sino que también se considera el mantenimiento.

Distintas condiciones de operación presentan los paneles fotovoltaicos en las plantas solares instaladas en el SING y el SIC. De acuerdo a los especialistas consultados por Revista ELECTRICIDAD los niveles de radiación solar del norte grande son el principal factor diferenciador, lo que se refleja en los disímiles factores de planta en cada sistema.

Mientras en el SING, a abril de este año, se registró un promedio de 32,56% en el factor de planta fotovoltaico, en el centro sur se anotó un 23,72%, de acuerdo a los indicadores solares que elabora el Solar Energy Research Center (Serc Chile),

Según los expertos en materia de energía solar los diferentes niveles de radiación solar que se dan en la zona norte respecto al centro sur son un factor a considerar, aunque aclaran que el SIC muestra varios atractivos para la instalación de paneles fotovoltaicos a gran escala, debido a que presenta costos de mantenimiento menor respecto al SING.

Radiación
Carlos Silva, académico de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Adolfo Ibáñez, aclara que aunque en el SIC haya una mayor nubosidad “los paneles generan con radiación directa, en días despejados, y con radiación difusa, en día nublados, pero evidentemente bajan su rendimiento en la potencia que tienen estas instalaciones”.

“Además se tiene que pensar que la mayor parte de las instalaciones fotovoltaicas tiene un seguimiento al sol en un eje, que es horizontal. Desde ese punto de vista mientras más vertical sea la trayectoria del sol es mejor para que caigan los rayos perpendicularmente sobre los paneles y eso se produce en las regiones de Arica-Parinacota, Tarapacá y Antofagasta”, precisa el especialista.

De todos modos, Alex Godoy, académico de la Facultad de Ingeniería de la Universidad del Desarrollo, piensa que “las tecnologías están haciendo que los factores de planta sean más constantes en el tiempo, así que si se hacen proyectos baratos en costos, lo más probable es que terminen con bajos factores de planta, si no cuentan con un sistema de despacho continuo”.

Rodrigo Palma, director de Serc Chile, señala que la alta radiación solar en el SING “requiere que los módulos fotovoltaicos tengan otro tipo de vidrio, encapsulamiento y cables, lo que actualmente está en estudio para ver su evaluación. En cuanto al polvo en suspensión, no hay una diferencia entre el SING y el SIC porque depende del lugar en que se instale, donde hay zonas en ambos sistemas con muchas partículas pequeñas y otras que no tienen tantas”.

Uso de suelos
Para Alex Godoy, otra distinción para la instalación de plantas fotovoltaicas entre el SING y SIC está relacionada con la gestión del territorio. “En el SIC la conectividad de una planta fotovoltaica al sistema es más fácil que en el norte grande, pero es importante también el uso del suelo, que es un recurso no renovable. Este tipo de planta utiliza principalmente suelo, así que dónde estén localizadas será un tema, especialmente si son suelos agrícolas que están más presentes en la zona centro sur”, precisa el especialista.

Esto es compartido por José Miguel Cardemil, investigador del Centro de Energía y Desarrollo Sustentable de la Universidad Diego Portales, quien afirma que en el SIC existen más complejidades en lo que es el uso alternativo del suelo, “pues las plantas fotovoltaicas pasan a competir con usos agrícolas, por lo que el costo del terreno pasa a tomar una relevancia importante para la instalación del proyecto”.

Alex Godoy comenta que además se generan distintas condiciones de operación en los paneles fotovoltaicos puesto que “el polvo en el norte afecta el despacho continuo, lo que significa que tiene costos de operación distintos que en el sur, donde existen otras condiciones climáticas, pero no se puede pensar que esto es una limitante”.

En esta línea José Miguel Cardemil sostiene que es necesario implementar algunas adaptaciones en los paneles fotovoltaicos en cada sistema eléctrico, pues en el SING se deben hacer más gastos en mantención y limpieza de los paneles, además de instalar filtros de polvo en las salas de máquinas donde están los inversores, que requieren climatización en el norte grande”.

Por su lado –añade el especialista− en el SIC los paneles fotovoltaicos, al ser encapsulados, “están protegidos contra la humedad y las mayores lluvias en el SIC terminan siendo beneficiosas para las plantas solares pues, bajo ciertas inclinaciones ayudan a limpiar los paneles, porque mientras más se acercan hacia el sur, los fenómenos de ensuciamiento se hacen menos relevantes y la mantención de las plantas fotovoltaicas se hace menos costosa”.

Rodrigo Palma indica que el mayor acceso al agua en la zona centro y sur del SIC es una ventaja para las plantas fotovoltaicas que están en este territorio, lo que es “un poco más crítico en el SING”.

 

Aspecto comercial

Carlos Silva sostiene que también se debe considerar el aspecto comercial a la hora de establecer diferencias para la tecnología solar en el SING y el SIC.

“Ambos sistemas son comercialmente distintos porque el SING tiene un nivel de precios relativamente bajo en comparación con el sistema central y el primer punto que mira un desarrollador solar tiene que ver con el precio que puede comercializar su energía y muchos de los proyectos se han desarrollado en el norte del SIC porque los precios son mayores, pese a que hay menos terreno y radiación comparado con el norte grande”, explica el académico.

Finalmente, para Rodrigo Palma, también es necesario considerar otro factor diferenciador para la tecnología de paneles fotovoltaicos: “algo que no se ha evaluado y que se debe dimensionar, para aclararlo, es si en el SING el costo de ingeniería fotovoltaica compite con la ingeniería de las mineras, porque en su momento era un costo de oportunidad alto, siendo una ingeniería cara en el desarrollo de montaje y obras para las plantas fotovoltaicas, por lo que pueden ser más caras comparadas con las que se hacen más al sur del país, donde hay más diversidad de industrias y tecnologías”.

“Por lo tanto, una planta en el norte y centro del SIC podría acceder a economías de escala con las empresas de ingeniería y construcción”, concluye el director de Serc Chile.

[Tendencias y desafíos para los inversores]