Línea de transmisión en la zona centro del país. Foto: Gentileza Transelec.

Política energética: tiempo de convergencia

La descarbonización y la electrificación de la matriz nacional son los principales puntos de encuentro entre las metas para ordenar el futuro de la industria nacional y las que se ha planteado la Conferencia de las Partes (COP25).

Más de una coincidencia se verifica entre las metas que ha anunciado la Conferencia de las Partes (COP25) y los objetivos de la Política Energética de Largo Plazo que lidera el Ministerio de Energía junto al sector privado de la industria, la cual se encuentra en su proceso de actualización, donde se visualizan varios principios convergentes, los cuales buscan la reducción de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero.

Los puntos de coincidencia entre ambos procesos, más allá de que la COP25 no se realizará en Chile, son destacados a ELECTRICIDAD por parte de los principales protagonistas del sector energético, quienes coinciden en valorar la importancia que tiene la incorporación masiva de las energías renovables a la matriz nacional, además de la electrificación de los consumos para dejar atrás el uso de combustibles fósiles, donde se contemplan los avances en la descarbonización.

Política energética

Desde 2015, el país cuenta con una Política Energética de Largo Plazo, construida sobre la base del consenso de los actores del sector logrados mediante “el diálogo, el respeto y la evidencia técnica”, señala el ministro de Energía, Juan Carlos Jobet.

Este documento fue aprobado mediante decreto supremo firmado por Presidencia y por los diferentes ministerios relacionados, contemplando actualizaciones cada cinco años, por lo que en octubre pasado Jobet inició este proceso, que en una primera etapa contempla la realización de talleres participativos hasta noviembre.

Según la autoridad, la actualización de la política sectorial vendrá a incorporar los principales puntos de la actual transición energética que vive la industria internacional y local: “El sector energía es el que está teniendo cambios más acelerados en el país, por el efecto que tiene el cambio climático y los avances tecnológicos, especialmente en el segmento de generación y en distribución, donde esta tecnología llegará a los hogares, así como los nuevos actores que se han incorporado al mercado, por lo que la idea es que estos cambios generen oportunidades”.

A su juicio, uno de los principales desafíos es ver “cómo administramos las tensiones en el proceso de participación, para el reacomodo de las piezas entre el interés general y la defensa de los intereses particulares, entre los diversos actores. Por ejemplo, hay que explicar cómo pasar del carbón a la energía solar y eólica, precisando que hay una transición y que se necesitan otras tecnologías. Lo mismo se debe ver en el tema de la transmisión. Estamos en un momento de cambios muy acelerados y en este sector la gran mayoría de los actores quieren cambiar, aprovechando las nuevas tecnologías y tomar oportunidades”.

Jobet estima que la velocidad de los cambios en la industria energética plantea a futuro la posibilidad de “pensar en generar una instancia más permanente, que vaya actualizando las piezas y partes todo el tiempo. Así que pienso que es relevante la rendición de cuentas y que tengamos indicadores, donde nos falta avanzar más, para efectos de enmarcar las discusiones en aspectos más específicos del sector”.

Otro punto importante que menciona el ministro de Energía es el encuentro entre la actualización de la política energética y las metas de la COP25, especialmente con la Contribución Determinada a Nivel Nacional (NDC) de Chile, la cual actualmente también está en su proceso de actualización. “La NDC y la meta de carbono neutralidad también se cruza en esto, pues no podemos tener una política a cinco años plazo y después tener como paralelo una discusión respecto de cuál es la NDC y la estrategia de carbono neutralidad, cuyo corazón está en el sector energía. Estos dos temas tienen que conversar”, plantea Jobet.

Propuestas

Uno de los actores en el diálogo que participó en la elaboración de la actual política sectorial es la iniciativa público-privada Escenario Energéticos que, en octubre pasado, le entregó al ministro Jobet un documento con las propuestas para actualizar la política energética.

“La Ruta Energética 2018-2022 del actual gobierno compromete entre sus medidas la actualización de la política energética de largo plazo, que surge como un imperativo, a la luz de los grandes cambio estructurales que ya experimenta el sector en el marco de la transición energética, muchos de los cuales no quedaron capturados en el documento actual de la política de largo plazo”, se indica en el documento.

Annie Dufey, líder técnico de Escenarios Energéticos, durante la entrega del documento al ministro de Energía, señaló que uno de los principales desafíos para la actualización de la política energética apuntan a la incorporación de la evaluación ambiental estratégica.

El otro elemento que advierte la especialista es profundizar la accountability, que es el monitoreo de la institucionalidad para el seguimiento del cómo se hace esta política, “en que se le requiere información a la ciudadanía en cómo se va avanzando en la implementación de la política, en formatos transparentes y adecuados para esta”.

[VEA TAMBIÉN: Ministro Jobet lanzó talleres participativos para actualizar política energética de largo plazo]

De acuerdo con Dufey, este proceso plantea “una gran oportunidad para el Ministerio de Energía en el sentido de canalizar discusiones relevantes, como todo el tema de descarbonización y cuáles son los instrumentos para poder hacerlo”.

“Hoy en energía no se concibe el desarrollo de una política, sin un aspecto mínimo de participación. Con estos elementos en mente el documento lo que hace es contar con aspecto gravitantes del proceso participativo, para que el Ministerio de Energía los pueda considerar y así contribuir a que la política energética de largo plazo se mantenga como el instrumento referente para el desarrollo energético sostenible, con el involucramiento de los sectores clave”, afirma la líder técnica de Escenarios Energéticos.

Actores

Para los actores que han participado en el proceso de la primera política sectorial de largo plazo y que también integran la iniciativa Escenarios Energéticos, es necesario que la actualización que realiza el Ministerio de Energía considere nuevos elementos.

Francisca Rivero, responsable nacional de Fundación Avina, señala la necesidad de que la actualización de la política incorpore un enfoque de derechos humanos, “porque le dará la oportunidad al Ministerio de Energía de tener una política pública con esta mirada, lo que sería inédito en este país, siendo un proceso de liderazgo que además podría dar cabida a otros procesos que otros ministerios están iniciando, encapsulados a programas públicos”.

En su opinión, la integración de los procesos de seguimiento y de monitoreo es fundamental. “Creo que tener un buen sistema de indicadores, donde la ciudadanía pueda acceder, revisar y hacer seguimientos a la política energética es necesario, pero no es la condición que garantiza un involucramiento directo de la ciudadanía en el feedback y la retroalimentación de la política. Ahí hay que innovar y empezar a diseñar desde otro lugar, pues no es la accountability de hace cinco años atrás”, plantea.

Para Carlos Cortés, director ejecutivo de la Asociación de Gas Natural, “el proceso que se nos viene por delante debiera asumir como un desafío central la organización, las atribuciones y los roles de cada una de las agencias que dependen del Ministerio de Energía porque es fundamental para darle una buena gobernanza a este sector. Este desafío quedó pendiente la vez pasada y hay que abordarlo de manera más integral”.

Otro elemento a considerar en el proceso de actualización es la coordinación, de acuerdo con Andrés Pesce, gerente de Sustentabilidad y Nuevos Negocios de Fundación Chile, quien precisa la necesidad de avanzar en la construcción de capital social “en torno a objetivos comunes y eso allana la cancha para una política pública que es más sensata y efectiva, convergiendo de una manera más suave con las expectativas que hay en la sociedad”.

“Estos esquemas voluntarios, en que se va construyendo el capital social allana la cancha para esta política pública más efectiva en regulación. El Estado no puede solo. Este paradigma en que se legisla y regula a puerta cerrada no da más, por lo que la convergencia entre lo público y lo privado es interesante para tener una política pública más sensata”, añade el ejecutivo.

Rodrigo Castillo, director ejecutivo de Empresas Eléctricas A.G., asegura que los desafíos del sector, para ser considerados en la política energética de largo plazo, “tienen que ver en cómo nos organizamos para poder hacer frente a una mayor cantidad de energía renovable, lo que genera retos en la coordinación, los despachos y la flexibilidad del sistema eléctrico para poder hacerse cargo de las eventuales variabilidades de esta energía”.

“Un segundo desafío es la electrificación de la ciudadanía, con la mayor generación distribuida y de almacenamiento en los hogares a futuro, además de una mayor cantidad de electromovilidad, donde está partiendo con fuerza el transporte público”, afirma.

“El otro desafío tiene que ver con la calidad de servicio. Hoy día se plantea la meta de cuatro horas de interrupción máxima en cualquier localidad hacia2035 y una hora máxima en 2050, lo que es acorde con la experiencia de países OCDE”, agrega el representante gremial.

De acuerdo con Carlos Finat, director ejecutivo de la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (Acera A.G.), el proceso de actualización “debería tener un enfoque más energético, con el reemplazo de combustibles fósiles por la energía eléctrica, por lo que es necesario tener esta visión, de manera de discutir cuál será la tasa de incorporación de vehículos eléctricos, las aplicaciones domésticas de electricidad para reemplazar el uso de la leña”.

También resalta la implementación de medidas para la flexibilidad del sistema, “en un plazo razonable, lo que debiera estar presente en los reglamentos, además de poner esfuerzos en los cuellos de botella del sistema de transmisión, lo que requiere de estudios para detectar tempranamente la necesidad de líneas y así mantener alimentado un mercado competitivo”.

Coincidencias

En el sector privado destacan la convergencia que se da entre las iniciativas de la actual política energética y las metas de la COP25 en orden a la reducción de las emisiones de carbono.

Rodrigo Castillo sostiene que se identifican “tres grandes pilares en las metas para cumplir con los objetivos globales para disminuir las emisiones, y que son los objetivos de la agenda de la COP25, y nuestra política de largo plazo.Entre ellas la más importante tiene que ver con la descarbonización del sistema, lo que se complementa con la electrificación de los procesos en la industria y el transporte”.

Este análisis es compartido por Carlos Finat: “El sector de energía directamente se responsabiliza del 30% de las emisiones de Chile, por lo que convergen las metas de reducción de las emisiones de la COP25 con algunas medidas de la política energética, especialmente con la mayor inserción de energías renovables. En esas condiciones, nos parece racional que se trate de gestionar los cambios que son necesarios pronto en el sistema eléctrico”.

Según el ejecutivo, otro punto de encuentro es avanzar en la electrificación, “para que llegue a los usuarios finales, como la electromovilidad, donde la pregunta es si el segmento de distribución va a dar para la carga de estos vehículos, al igual que se debe saber si el sistema de transmisión tendrá la capacidad para alimentar a las distribuidoras”.

Conclusiones

  • El Ministerio de Energía inició el proceso de actualización de la Política Energética de Largo Plazo, el cual considera una serie de talleres participativos a lo largo del país.
  • Desde el sector privado se elaboró un documento con propuestas para la actualización de la política sectorial, donde se plantea establecer un mayor seguimiento por parte de la ciudadanía en torno a las iniciativas que se vayan ejecutando.
  • Los actores destacan la existencia de puntos de encuentro entre las medidas de la política energética para la reducción de emisiones, entre las cuales mencionan la descarbonización,la mayor inserción de energía renovables y la electrificación de los consumos energéticos.

Recuadro

La visión de Generadoras por la no realización de la COP25 en Chile

El presidente ejecutivo de Generadoras de Chile, señala que la decisión que tomó el gobierno de no realizar la reunión de la Conferencia de las Partes (COP25) en el país “no implica que bajemos los brazos en la acción climática, pues todo avance que está haciendo nuestra industria en masivas inversiones de energía renovable y en la electrificación del transporte, que nos permite abordar temas contingentes en el país, son parte de la agenda que debemos abordar localmente”.

El ejecutivo, quien también era el representante del sector energético en el Consejo Asesor Presidencial para este evento, indica que para el segmento de las empresas generadoras de energía “este es un hecho lamentable, pero comprensible y responsable, porque tenemos que cuidar nuestra casa y focalizar los esfuerzos en hacernos cargo de la Agenda Social y de las demandas que hemos visto reflejadas en los últimos días”.

De todos modos, Seebach plantea que la agenda climática del país no se abandonará, “porque la ciencia nos dicta que debemos como planeta avanzar a la carbono neutralidad a 2050, porque es algo que sí o sí va a ocurrir si queremos evitar los efectos potenciales catastróficos por el cambio climático”.

Y añade: “Chile sigue siendo un país parte de la Conferencia de las Partes, la que va a ocurrir porque hay negociaciones que hacer”.

A su juicio, en el segmento de la generación, “también tenemos que seguir enfocados en trabajar en las condiciones que han permitido que Chile sea líder en esta agenda, lo que tiene que ver con la apertura a la inversión extranjera, la seguridad jurídica y la competencia en los mercados, que son factores que están detrás de la masiva generación de energía renovable”.