x

Panorama constructor en energía

El crecimiento del
sector de la construcción
será liderado por la
necesidad de levantar una
mayor oferta de
energía, destacando en esto
plantas térmicas y
centrales hidroeléctricas.

Recientemente, el presidente de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) Lorenzo Constant se refirió a la paralizada central termoeléctrica Campiche, cuya construcción fue detenida en junio del año pasado. El proyecto afectó tanto a AES Gener (empresa mandante) como a Salfa y Echeverría Izquierdo (empresas contratistas), además de otras empresas que prestan servicios adicionales. “Queremos que se retome a la brevedad… esto ha significado costos para las constructoras y empresas subcontratistas, pero también hay un costo social. Había gente trabajando, del orden de 400 a 450 personas, toda gente de la zona”, dijo el presidente de la institución. La termoeléctrica, que se ubica en la comuna de Puchuncaví (Región de Valparaíso) contempla una potencia instalada de 242 MW, con una inversión total de US00 millones, de los cuales US00 millones ya se han convertido en infraestructura materializada. El presidente de la CChC estima que el proyecto no estará listo antes de 2012.

El panorama del sector de la construcción no fue auspicioso durante 2009, cuando registró una abrupta caída de 5,7%. Las mismas autoridades del gremio reconocieron que el desplome fue mayor al que habían estimado. “La actividad de la construcción ha seguido deteriorándose progresivamente. Incluso se han superado nuestras estimaciones más negativas respecto del comportamiento del sector durante el presente año”, señaló la autoridad en el informe Macroeconomía y Construcción (MACh), elaborado por dicha asociación gremial.

Sin embargo, el panorama para este 2010 se fundamenta en la idea de “década nueva, proyecciones nuevas”. De acuerdo a estimaciones de la misma entidad, el crecimiento esperado para el sector se empinará hasta el 7,7% (ver recuadro). El peso del crecimiento para este año está principalmente en la infraestructura, cuya inversión ascendería a UF 446,7 millones, la mitad del sector privado en los sectores de minería y energía.

Proyectos en construcción

Uno de los proyectos que se espera se estrenen a comienzos de este año es Hidroeléctrica La Confluencia, iniciativa energética conjunta entre Pacific Hydro Chile (50%) y SN Power (50%). El proyecto se ubica en la comuna de San Fernando, a 180 km al sureste de Santiago. La iniciativa está siendo construida por la constructora Hochtief-Tecsa, consorcio conformado por la empresa alemana Hochtief Construction y la empresa constructora Tecsa. La responsabilidad de la construcción es completa, incluyendo desde el diseño del proyecto hasta su puesta en marcha, pasando por las etapas de investigación, ingeniería, suministro de equipos y materiales, construcción, comisionamiento y pruebas post término. La iniciativa se empezó a levantar en octubre de 2007 y se finalizará en junio de este año.

A la fecha, en Constructora Hochtief-Tecsa trabajan 1.873 personas de las cuales 816 son contratistas. El personal contratado de la Región de O’Higgins asciende a aproximadamente el 40% del total, siendo la mayor dotación en el proyecto. Le sigue la Región Metropolitana con un 34%, mientras que el resto corresponde a personal de otras regiones. Esta central –que aprovechará las aguas de los ríos Tinguiririca, Azufre y Portillo, y de los esteros Los Humos, Riquelme, La Gloria y El Ciruelo– está ubicada a una altura entre los 1.430 y 1.438 m.s.n.m. Es una central de pasada que contará con una caída bruta de agua de 344 m.

Es un proyecto tipo EPC (Engineering, Procurement and Construction), o llave en mano, diseñada para producir 160 MW que serán aportados al Sistema Interconectado Central (SIC). La generación anual neta se estima en 650 GWh/año, capaz de alimentar a 400.000 hogares. La central captará las aguas del río Portillo y del río Azufre en la cota 1.438. Su caudal de diseño será de 50 m3/s y tendrá una potencia instalada de 145 MW. La casa de máquinas estará ubicada en el río del Azufre, aproximadamente 1 km aguas arriba de su confluencia con el río Tinguiririca, restituyendo las aguas en la cota 1.100 m.s.n.m.

La Central Hidroeléctrica La Confluencia permitirá dotar de mayor cantidad de energía al SIC y una optimización en el aprovechamiento de recursos con la central hidroeléctrica de La Higuera. (ubicada aguas abajo de La Confluencia).

Por su parte, la Constructora Gardilcic, que tradicionalmente ha incursionado prestando servicios a la minería, participa en la construcción de la Central Termoeléctrica Diego de Almagro, de la Empresa Eléctrica Diego de Almagro (Emelda), en la Región de Atacama. La obra consta de la construcción y montaje de la central que se localiza al norte de Copiapó, aportando 72 MW de energía al SIC. En el proyecto están trabajando alrededor de 100 personas.

Los trabajos contemplan, entre otros, el acondicionamiento y montaje de dos turbinas General Electric y una serie de equipos auxiliares, como skid de inyección de petróleo, de agua, transformadores y sistemas de aceite y lubricación. Además, al utilizar como fuente de energía petróleo de tipo IFO –el que es mucho más espeso que el diesel y que, por lo tanto, es necesario licuar utilizando calor– se hace necesario la instalación de un sistema calefactor y cañerías aisladas.

Areva, empresa multinacional francesa, participó en el montaje mecánico de la Central de Cogeneración Masisa, en la Región del Biobío. La empresa ha contratado a Gardilcic para desarrollar el montaje mecánico de esta central termoeléctrica, ubicada en las instalaciones de la empresa. La central, categorizada como medio de generación no convencional, tendrá una capacidad de 10 MW. El repotenciamiento de turbinas hidroeléctricas, para las centrales Antuco y Rapel fue una de las iniciativas en las que Gardilcic participó recientemente, en las regiones de Biobío y O’Higgins respectivamente. Los trabajos consistieron en repotenciar dos de sus centrales hidroeléctricas y el montaje de un nuevo diseño de rodetes para turbinas, junto a sus elementos complementarios, que sumarán una unidad a la central hidroeléctrica de Rapel, a 150 km al sur de Santiago, y dos en el caso de Antuco, a 70 km al oriente de Los Ángeles. El contrato se está desarrollando en conjunto con la empresa American Hydro, que desarrolló la ingeniería de optimización y diseño del nuevo rodete y que además se ocupó de la fabricación del mismo.