¿Por qué ocurre la migración de clientes regulados a libres?

Cerca de 250 usuarios han cambiado de estrategia comercial debido al cambio en la Ley 20.805 que deja a los consumidores entre 500 kW y 5.000 kW con la posibilidad de optar a un régimen de tarifa.

El Informe Final de Licitaciones emanado por la Comisión Nacional de Energía (CNE) actualizó los montos de traspasos de clientes regulados a libres de 3.942 GWh para el año 2023 y de 3.931 GWh para el año 2024, incorporando todas las solicitudes efectivas de traspasos hasta abril de 2017.

Un hecho que explica la migración, indican diversos especialistas a Revista ELECTRICIDAD, fue el cambio a la Ley 20.805 en que se define al cliente libre como aquel cuya potencia conectada es superior a 5.000 kW, dejando al universo de clientes entre 500 kW y 5.000 kW de potencia conectada, el derecho de optar por un régimen de tarifa regulada o de precio libre, por un periodo mínimo de cuatro años de permanencia en cada régimen.

El ministro de Energía, Andrés Rebolledo, señala que actualmente los clientes que han cambiado de estrategia comercial “han sido en total cerca de 250, lo que implica alrededor 1.200 GWh al año. Esta última cifra se explica con el traspaso de cerca de 125 clientes del sector comercial (considerando al retail, servicios, telecomunicaciones, salud, educación y condominios) por un monto de 500 GWh al año, además de 120 clientes del sector industrial y de construcción, por un monto aproximado de 674 GWh al año”.

Competencia
A juicio de Andrés Romero, secretario ejecutivo de la CNE, el traspaso también se ve acentuado por los bajos precios obtenidos en la última licitación de suministro para clientes regulados.

Susana Jiménez, subdirectora de Políticas Públicas de Libertad y Desarrollo, señala que los precios más bajos en las licitaciones ingresarán en los próximos años, “así que aún los precios regulados siguen más altos, lo que ha llevado a que los clientes que querían estar bajo el paraguas de clientes regulados ahora son ellos los que optan por ser libres para negociar contratos con los generadores al ver que los precios actuales están muy por debajo de lo que fueron en tiempos pasados”.

Romero sostiene que el dinamismo en el segmento de generación que se ha producido por los resultados de los últimos procesos licitatorios “están entregando buenas alternativas a clientes que por su tamaño no eran grandes, pero que podían estar en el grupo de clientes libres y que ahora son atendidos por los grandes, medianos y pequeños generadores, los cuales están compitiendo codo a codo por lograr su demanda, siendo la mejor respuesta que un mercado puede entregar a una industria para que sea más competitiva, productiva y con precios bajos”, explica la autoridad a este medio.

Este diagnóstico es compartido por Carlos Finat, director ejecutivo de la Asociación Chilena de Energías Renovables (Acera) quien explica que la migración desde clientes regulados a clientes libres “abre una interesante posibilidad de negocios para los generadores en la que, según entendemos, hay una cantidad importante de empresas de Energías Renovables No Convencionales (ERNC) participando”.

De acuerdo a Pablo Demarco, gerente comercial de Plataforma Energía, la baja de los precios representa una buena oportunidad para el cliente, de cerrar contratos a precios más bajos que el sector regulado, lo que también representa un beneficio para el generador porque, al cerrar contratos con clientes libres, los generadores obtienen precios de la energía más altos que los precios spot que ellos esperan para la energía en los próximos años. Estamos viendo que se cierran contratos de corto plazo, de cuatro años, lo que demuestra que el mercado está bastante más líquido”.

Para Hugh Rudnick, director de Systep y académico de la Universidad Católica, “este es el mejor de los mundos para los consumidores libres, porque una mayor oferta de energía significa mayor competencia y por consiguiente una baja de precios en contratos con clientes libres, donde se ven grandes oportunidades con la migración”.

“El campo está abierto pues los clientes libres negocian independientemente, por lo que las empresas tienen espacio para encontrar nuevos contratos, siempre que sea energía permanente y no intermitente”, agrega el especialista.

Al respecto, Carlos Finat responde que los desarrolladores ERNC pueden entregar un suministro 24/7 pues “es un aspecto con el cual las empresas del sector han aprendido a convivir, como ha quedado demostrado en las licitaciones recientes de distribuidoras, lo que se ha hecho buscando un complemento a nivel sistémico o mediante el desarrollo de sistemas de generación ERNC complementarios y, también, mediante esquemas de riesgo compartido ante la exposición al precio spot”.

Requisitos
Para que un cliente regulado pase a ser libre debe cumplir dos requisitos, según informó la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) a las empresas distribuidoras, partir de una consulta hecha por CGE Distribución.

El primero es “haber permanecido durante un lapso de al menos cuatro años bajo un régimen de suministro sujeto a regulación de precio”, mientras que la otra condición es “haber dado aviso a la empresa distribuidora correspondiente, con una antelación mínima de 12 meses, sobre su intención de pasar a un régimen no sujeto a fijación de precios”.

Pablo Demarco explica que el traspaso se está comenzando a “valorizar” por parte de la demanda. “Al principio los clientes libres veían el potencial de ahorro como algo factible, pero había mucho miedo a cambiarse debido a que no sabían si la calidad y seguridad del suministro iba a ser la misma a la que tenían como clientes regulados. Pero como ya ha habido casos de confianza de clientes que han migrado, se empieza a valorizar la profundidad económica del tema”.

En su opinión, “esto podría seguir incrementándose si hubiera cambios en la interpretación de la Ley, puesto que hasta hoy se interpreta que el límite de 500 kW de potencia conectada se encuentra definida para cada empalme, pensando en la baja capacidad de negociación de los clientes más pequeños frente a empresas generadoras. Esto no tiene sentido para empresas con múltiples empalmes que sí tienen poder de negociación”.

[Ventas a clientes libres y regulados llegaron a 67.417 GWh en 2016]