x

«Nuestro balance es extremadamente positivo»

Transcurrida una nueva versión de las Jornadas Técnicas, el máximo ejecutivo del importante grupo de empresas distribuidoras cree que se están cumpliendo los objetivos de materializar los conceptos de seguridad y excelencia.

La relación conseguida entre Eliqsa y Collahuasi tras tres años de realización de las Jornadas Técnicas tiene más que conformes a eléctricos y mineros, públicos que entienden que son rubros complementarios y por cuanto están obligados a crecer juntos.

Responsable del éxito conseguido por esta reunión es Cristián Saphores, gerente general de Emel, quien con la calma de la tarea cumplida analiza lo que fueron estas Jornadas y, más importante, proyecta lo que puede venir el próximo año.

– ¿Por qué se realizan las Jornadas?
– En rigor lo que se busca son dos cosas: claramente intercambiar experiencias que se han ido desarrollando entre distintos ámbitos. Esto, además, nace hace mucho tiempo atrás con la intención no sólo de dar a conocer una relación que se estaba dando en forma bastante importante entre Collahuasi y Eliqsa, que ha sido muy buena y muy productiva. A fin de cuentas y a partir de ese trabajo conjunto, se dio la importancia no sólo de dar a conocer esto, sobre qué podían hacer en forma conjunta una empresa experta en temas de distribución y, de alguna u otra forma, de subtransmisión, con una empresa minera que lo que busca es esencialmente una excelencia en el manejo en la gestión de los recursos y de las instalaciones eléctricas.

Al mismo tiempo, creo que lo bueno de esa relación inicial que se fue desarrollando entre Eliqsa y Collahuasi es reconocer que al dar a conocer esto en forma abierta, otros están dispuestos a entregar know how, experiencia, mejores prácticas, para poder generar una mesa en la que se puedan discutir en un par de días al año temas súper clave para lo que es el sistema de potencia.

– ¿Cuál es el balance que se hace luego de tres años realizando las Jornadas?
– Nuestro balance es extremadamente positivo, por ejemplo, en el caso de la asistencia, que ha ido creciendo año tras año, a pesar que el año pasado fue de crisis y que veníamos decayendo. Y por lo tanto la expectativa que había el año pasado respecto de qué es lo que venía hacia delante era bien complejo, pero nunca dudamos de no hacer las Jornadas, creímos que con mayor razón, incluso en los momento en que hay que ser más eficientes, esto venía a aportar y desde ese punto de vista seguimos hacia adelante.

– ¿Cómo organizan año tras año los temas y los programas que se presentarán en las Jornadas?
– En general, de lo que se trata es de generar instancias donde se conversen los temas comunes a todos, como la minería, la huella de carbono, que son temas que empiezan a sonar y los que hay que ir viendo cómo se desarrollan; las ERNC, que no son la solución de base, pero hay que desarrollarlas para que se hagan más comunes (…). Y por lo tanto, dentro de los servicios que damos en el norte incorporamos los relacionados con el aprovechamiento solar, fotovoltaico,
termosolar y viento, y monitoreando la respuesta para la concreción real de proyectos. Nosotros tenemos con Collahuasi una relación, somos socios desde el punto de vista de la conformación de la agenda, los temas son discutidos entre ellos y nosotros y por lo tanto se incorporan esencialmente los que les interesan a la minería, de ahí nace la temática.

– También se incorpora a los proveedores.
– Lo que se busca es una mesa, muy similar a la mesa de desarrollo regional que se hizo en Antofagasta, en Temuco, Concepción y La Serena, con el Grupo CGE, una mesa donde invitamos a autoridades, universidades, a la gente que va a desarrollar la forma de pensar la región. Teníamos un planteamiento, de cómo vemos la situación del norte y la nuestra, la de las localidades aisladas. Nos fue muy bien, fue muy positivo, tanto así que el próximo año pretendemos hacerla en Arica y en Iquique.

– Con respecto a las Jornadas del año pasado, ¿qué se sacó en forma concreta de esa experiencia y en lo que se ha podido trabajar durante este año?
– Dos temas: primero, cerramos contrato con Spence, El Abra y Soquimich, y eso es concretísimo. Por otro lado, con Collahuasi estamos desarrollando un nuevo modelo operacional y nos interesa, a partir de esta experiencia conjunta, ir ‘chorreando’ para el resto de la organización conceptos importantes en los ámbitos de seguridad y procesos. Estamos buscando que esto mismo se transforme en mejoras a los procedimientos y eficiencia y en un mejor modelo operacional con Collahuasi.

– ¿Porqué no involucrar las Jornadas bajo el alero de Emel?
– Sí, es un buen tema… ha habido mucha relación entre Eliqsa y Collahuasi, y está todo el respaldo de Emel y las compañías del norte. Por ejemplo, en el caso de la certificación ISO, que partió en Eliqsa, hoy ya la tenemos en Elecda, buscamos ahora la certificación de Emelari. Para nosotros la ISO es súper clave, porque aunque eso no es una condición suficiente, es necesaria para demostrar que tienes cierto nivel de gestión integral que involucra calidad, medio ambiente y salud ocupacional.

– ¿Cómo ha sido trabajar con la minería y con los requerimientos que le exige a las compañías distribuidoras?
– Ha sido muy exigente, para nosotros es importante porque la tendencia en minería es seguridad, minimizar el riesgo en general, es un excelente ejercicio para ver la capacidad de planificación y la evaluación de los riesgos. Y lo segundo, los mineros buscan un servicio de excelencia, de calidad, de que lo que esperas se otorgue en un rango muy acotado.

– ¿Con qué requerimientos se han encontrado por parte de quienes asisten a las Jornadas?
– Yo creo que a la gente le interesa nuestro modelo operacional, la forma de administrar qué es lo que la compañía ha incorporado como proceso, que parece sencillo, pero que es bastante complejo desde el punto de vista de reportes, de cómo los estamos manteniendo al tanto acerca del servicio que les entregamos. Se despierta el interés en cómo es esta relación que hemos establecido con Collahuasi, tan profunda y tan positiva. El desafío de nosotros como Eliqsa, Elecda y Emelari es poder darles a conocer a otros la visión que tiene Collahuasi, una visión muy clara y que va en una superación permanente.

– ¿Qué es lo más complejo que como requerimiento de la minería han debido sobrellevar?
– La verdad es que los servicios que ofrecemos, del punto de vista de la materialidad, son construcción, operación y mantenimiento. En estos tres mundos tenemos expertise suficiente, y donde sí hemos trabajado en temas distintos y donde pudimos probar si el modelo de trabajo resultaba o no, es cuando trabajamos con Collahuasi en el Mantenimiento de Plantas (MAPLA), ya que no teníamos un conocimiento específico. Si bien lo veníamos haciendo desde 2008, ese fue un desafío importante porque no era parte de nuestro expertise normal. Lo interesante fue cómo nosotros aplicamos ese modelo de trabajo.