x
Gasoducto de GasAndes en la zona central de Chile. Foto: Gentileza Enap.

Integración regional: reconstruyendo confianzas

El anuncio de Argentina para reanudar las exportaciones de gas natural a Chile calzó con la III Cumbre de Ministros de la Alianza de Energía y Clima de las Américas, realizada en Viña del Mar, donde se revisaron los avances de proyectos de interconexión eléctrica y de gas entre Chile y sus países vecinos.

En lo inmediato, lo más relevante es el anuncio del país trasandino de reabrir la llave de suministro de gas al BANNER-TENDENCIA-FELVALmercado nacional, luego de su cierre en 2008, con lo cual se acerca la materialización de intercambios entre ambos países, pues hasta el momento solamente Chile envía gas natural al otro lado de la cordillera durante los meses de invierno, por un volumen total de 3 millones de metros cúbicos diarios.

Intercambios
La “buena nueva” en este tema la entregó el ministro de Energía de Argentina, Juan José Aranguren, lo que coincidió con el desarrollo de ¬la III Reunión Ministerial de la Alianza de Energía y Clima de las Américas que se efectuó los primeros día de septiembre en Viña del Mar, la cual fue presidida por el ministro de Energía, Andrés Rebolledo.

Fue así como Aranguren tomó un avión desde Buenos Aires para encontrarse con Rebolledo el última día del evento internacional, donde a puerta cerrada definieron los detalles del protocolo de intercambios de gas natural entre ambos países, a través del esquemas de swaps, lo que significa el envío de energía por un punto y su retribución en gas a través de otro punto distinto al del envío.

Rebolledo detalla a Revista ELECTRICIDAD que la reactivación de los intercambios “es de fundamental importancia para las necesidades de gas que existen en el centro y sur del país, entendiendo que nosotros tenemos la infraestruc¬tura construida hace muchos años, por lo que estamos afinando un documento que contenga las condiciones económicas y regulatorias, el que nos permitirá hacer swaps en el futuro”.

“Con Argentina estamos esperando los últimos detalles técnicos para tener un acuerdo de swaps, como un primer paso para lo que pudiera ser una conexión energética, porque en Argentina ese segmento de producción de gas está cambiando y probablemente habrá un aumento de la oferta en los próximos años, por lo que este acuerdo sería la primera señal en esa dirección”, explica la autoridad.

Horas antes de reunirse con Rebolledo, el ministro Aranguren confirmó el incremento en la producción de gas al otro lado de la cordillera: “estamos planificando los próximos cuatro años y creemos que para 2021-2022, en lugar de 105 millones de metros cúbicos, podemos llegar a 140 millones, para lo cual tenemos que desarrollar demanda, porque en el verano, cuando no consumimos, no podemos cerrar un pozo no convencional”.

Según Paula Estévez, jefa de la Unidad de Relaciones Internacionales del Ministerio de Energía, la idea del protocolo de intercambio de gas es que Chile “pueda suministrar gas desde la zona central y norte y recibir gas de Argentina en la región del Biobío y de Magallanes”.

La Empresa Nacional del Petróleo (Enap) es el articulador de estos intercambios. Junto a Enel Generación y Aprovisionadora Global de Energía (perteneciente a Metrogas) desde 2016 ha recibido más de US$80 millones de su contraparte argentina por las exportaciones del recurso que se realizan a través del gasoducto GasAndes, de 450 kilómetros, que une a la Región Metropolitana con la provincia de Mendoza.

Marcelo Tokman, gerente general de la compañía estatal plantea que la existencia de un marco legal “ayudaría a agilizar las transacciones de intercambio, pues tanto las autoridades como las compañías interesadas en materializarlas tendrían claridad de qué se puede hacer y bajo qué requisitos”, razón por la cual destaca el rol de Enap, “al encausar los intereses de las compañías exportadoras para buscar las coincidencias con los requerimientos del comprador argentino, de las empresas transportistas y de las autoridades de ambos países”.

Tokman sostiene que la experiencia de estos últimos dos años ha permitido “probar la factibilidad técnica de los sistemas de gasoductos en Chile y Argentina y de nuestro propio sistema de GNL, estimando que de acuerdo al desarrollo que presenta el yacimiento de Vaca Muerta, el gas argentino estaría en condiciones de fluir, por lo que a partir de entonces podría verse materializada alguna operación de intercambio en los próximos años”.

Para Carlos Skerk, socio director de Mercados Energéticos Consultores de Argentina, los acuerdos entre ambos países “en una primera instancia se pueden dar principalmente sobre la base de intercambios de oportunidad: lo que sobra en determinadas circunstancias, en alguno de los dos países se puede exportar al otro. Los swaps son formas de articular intercambios bidireccionales basados en este concepto”.

El ejecutivo asegura a este medio que si los swaps “se ponen operativos, y funcionan durante varios años sin problemas, pueden ayudar a recrear condiciones de confianza. Visto desde esta óptica, pueden ser un primer paso hacia una mayor integración en el largo plazo. Para ello Argentina tiene un desafío relevante, que es el de facilitar la dinámica del desarrollo privado emergente en el sector energético, que en la actualidad se encuentra en ocasiones con una proyección de políticas del pasado gobierno que pueden limitar su desarrollo”.

Interconexiones
Mientras la posibilidad de reactivar los intercambios de gas natural entre Chile y Argentina se aproxima a buen puerto, los proyectos de interconexión eléctrica entre ambos países también tienen positivas perspectivas de profundizarse, al igual que un eventual acuerdo con Perú en esta materia, pues los actores y especialistas resaltan a Revista ELECTRICIDAD el nuevo escenario político que se viene dando para desarrollar líneas de transmisión con ambos vecinos.

El ministro Andrés Rebolledo explica que con Perú “tenemos la disposición de su gobierno para avanzar en una interconexión, por lo que se acordó ponerle máxima celeridad a un trabajo técnico-regulatorio entre la Comisión Nacional de Energía (CNE) y el Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergim) para que pueda operar una conexión entre los dos países”.

Según la autoridad, la interconexión con el país del norte “puede analizarse de distintas maneras: desde donde los mercados se unen hasta simplemente un intercambio de excedentes, por lo que se abordará con el regulador peruano de qué manera es posible desarrollar una interconexión sin que signifique una distorsión de los mercados internos, manteniendo los aspectos esenciales de la regulación de ambos países”.

Hugh Rudnick, director de Systep, señala que, de acuerdo al Informe Preliminar de Planificación Energética, se mantienen dos proyectos con Perú: “la interconexión corta, entre Arica y Tacna (450 MW) −proyecto más avanzado que ya tiene los términos de referencia aprobados− y la interconexión larga, entre Crucero y Montalvo (1.000 MW), que actualmente se está trabajando en una propuesta de modelo regulatorio, que sería entregada antes de marzo de 2018”.

Paula Estévez explica que en este tema “hay una voluntad política para avanzar, para lo cual hemos priorizado la línea corta entre Tacna y Arica. Hay mucho interés de la empresa privada en avanzar en este proyecto, así que un camino podría ser que la CNE indique que esa línea sea de interés nacional y que se haga con la contraparte peruana, declarándose estratégica para ambos países, llamando a una licitación internacional para que se realice”.

“Otra posibilidad es que el privado haga la línea y pida un permiso de exportación que se tramite, de acuerdo al marco que entrega la nueva Ley de Transmisión. Para poder mandatar esta línea como internacional tenemos que ver cuál es el beneficio, por lo que ambos gobiernos encargaron un estudio de despacho económico que es financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que esperamos esté listo en marzo de 2018. Esta es la segunda pieza del proceso con lo que se podría mandatar la línea”, agrega la jefa de la Unidad de Relaciones Internacionales del Ministerio de Energía.

Argentina
Con Argentina también hay avances, según explica Andrés Romero, secretario ejecutivo de la CNE: “estamos por comenzar los estudios para ver las cinco alternativas de interconexión en un proceso que lo desarrollamos con la Corporación Andina de Fomento y el banco alemán KFW, y ya tenemos una lista corta de consultores para adjudicar los correspondientes estudios, por lo que esperamos tener los primeros resultados en enero.

Paralelamente a estos estudios sigue en operaciones la línea Andes-Salta de AES Gener en el norte del país. Javier Giorgio, gerente general de la empresa, afirma que a agosto se ha exportado energía al país vecino “por un total de 35.000 MWh y hemos generado ventas por US$3,1 millones”.

El ejecutivo observa positivas perspectivas para continuar con estas operaciones, toda vez que “el consumo de electricidad en Argentina es del orden de 10 veces el tamaño del SING, lo que acompañado de favorables condiciones de crecimiento, puede ser una gran oportunidad para continuar con la exportación de electricidad”.

En este escenario la consultora brasileña PSR, en el marco de la III Reunión Ministerial de la Alianza de Energía y Clima de las Américas (Ecpa por su sigla en inglés), presentó un estudio donde se identificaron las opciones de integración energética regional en el Cono Sur, así como la rentabilidad y beneficios de las interconexiones, en el cual se señala que la interconexión SIC-SING “permitirá aumentar la capacidad de la línea Andes-Salta, de 200 a 600 MW de capacidad, además de la posibilidad de conectar la subestación Pan de Azúcar con San Juan”.

Silvio Binato, socio director de PSR, señala que los beneficios identificados a partir de la integración energética son “la reducción de costos operativos, reducción de emisiones de CO2, el aumento de la energía a firme y la disminución de la reserva probabilística de generación para los sistemas, mientras que los costos se concentran en las inversiones que tendrían las obras de interconexiones y el refuerzo de la transmisión interna de cada país”.

A juicio de Carlos Skerk, las interconexiones con otros sistemas, “permiten mejorar la optimización de reservas operativas y de respaldo, aspecto que progresivamente es más relevante en la medida que la penetración de energías renovables variables como la eólica o solar fotovoltaica sea mayor, y la demanda adquiera comportamientos de mayor variabilidad que en el pasado, en particular por factores como el desarrollo de generación de pequeña escala o la introducción de la propulsión eléctrica en el parque automotor”.

Esto es compartido por Hugh Rudnick, quien agrega que la materialización de las interconexiones con Perú y Argentina “permitirán que los sistemas eléctricos sean más robustos, con una mejor respuesta ante contingencias, permitiendo la complementariedad de los recursos primarios entre los países.

“Adicionalmente, las interconexiones incrementan el nivel de reserva primaria del sistema, facilitando una mayor integración de centrales ERNC intermitentes”, concluye el especialista.

Conclusiones
• Argentina anunció que en el verano de 2018-2019 reanudaría las exportaciones de gas natural a Chile, por lo que se requiere detallar un protocolo de acuerdo entre ambos países, bajo el esquema de swaps energéticos.
• El proyecto de interconexión con Perú espera resultados de un estudio económico para ver la obra de transmisión más idónea entre ambos países.
• Con Argentina existen cinco puntos geográficos para impulsar una interconexión, por lo que se licitará la realización de un estudio para ver qué alternativas considerar.

Recuadro
La apuesta por avanzar en acuerdos multilaterales
La necesidad de dar un paso hacia acuerdos multilaterales de integración energética entre los países de América y el Caribe fue una de las principales conclusiones de la III Reunión Ministerial de Alianza de Energía y Clima de las Américas (Ecpa por su sigla en inglés), realizada en Viña del Mar entre el 7 y 8 de septiembre pasado.

Fernando Díaz, secretario de Electricidad de la Secretaría Nacional de Energía de Panamá señaló que la integración regional se ve dificultada en su avance “porque cada uno de nuestros países atiende primero a sus necesidades internas para después ocuparse de la región”.

Alfonso Blanco, secretario ejecutivo de la Organización Latinoamericana de Energía (Olade), indicó que para esto es fundamental “trabajar en la armonización de los modelos regulatorios y llegar a mecanismos que contemplen la complementariedad energética en la región. También tenemos que independizarnos de los ciclos de afinidades geopolíticas, porque muchas veces los procesos de integración no están solo vinculados a análisis técnicos que muestran los beneficios económicos”.

Recuadro 2
El rol del Coordinador Eléctrico Nacional
El Coordinador Eléctrico Nacional también tiene un rol importante en materia de integración energética regional. Germán Henríquez, presidente del Consejo Directivo del organismo indica a Revista ELECTRICIDAD que el artículo 72-12 de la Ley 20.936 “detalla que la coordinación de la operación técnica y económica de los sistemas de interconexión internacional es responsabilidad del Coordinador, debiendo preservar la seguridad y calidad de servicio en el sistema eléctrico nacional, y asegurar la utilización óptima de los recursos energéticos del sistema en el territorio nacional”.

“De igual manera, el artículo 82° hace referencia a que el intercambio internacional de energía y demás servicios eléctricos debe ser autorizado por el Ministerio de Energía, previo informe de la SEC, la CNE y el Coordinador, según corresponda”, precisa el ejecutivo.

“En tanto, el artículo 99° bis señala que la Comisión Nacional de Energía (CNE), a petición del Ministerio de Energía, debe elaborar una propuesta de expansión de interconexión internacional. La propuesta deberá acompañar un informe del Coordinador respecto de los impactos de la propuesta de la CNE”, agrega Henríquez.

En este contexto el organismo ha establecido una serie de convenios de colaboración técnica con operadores eléctricos de diversos países del continente, como Colombia y El Salvador, además de integrarse a la Asociación Internacional de Operadores Eléctricos (Apex). “Pronto esperamos avanzar hacia el establecimiento de alianzas con coordinadores de América del Norte y Europa”, afirma Henríquez.

[Cerro Pabellón: Primera planta geotérmica de Sudamérica se une al sistema eléctrico nacional]