x

Innovadora iniciativa con baterías de litio

En el desierto de Atacama AES Gener instaló ocho equipos que nivelarán las fluctuaciones de potencia del SING.

Tienen la forma de grandes containers, son blancos, rectangulares, están alineados uno al lado del otro y su objetivo es otorgar seguridad energética al Sistema Interconectado del Norte Grande, SING. Cada uno de ellos se llama BESS (Battery Energy Storage System) y son contenedores de baterías de litio, destinados a reemplazar los cambios bruscos de voltaje de las centrales generadoras de electricidad. Son ocho equipos de respaldo con una potencia de 12 MW en total, listos para nivelar las fluctuaciones de potencia del importante sistema eléctrico en el norte del país.

Cuando una central se encuentre en la necesidad de aumentar la generación, la asistencia de estos equipos ayudará a hacerlo de manera más rápida, económica y eficiente. Esta innovación puede traducirse en una disminución de los costos marginales del sistema, señalan en AES Gener, empresa a cargo del proyecto, que tuvo un costo de US4 millones.

“Lo que pasa es que las centrales actuales generan menos que su potencia máxima, de manera que ante cualquier contingencia aumenten rápidamente su generación, pero ese aumento de generación no es tan rápido como el que presentan estas baterías”, asegura el gerente general de AES Gener, Felipe Cerón, en la ceremonia de inauguración de estos equipos, en la que participó además el ministro de Energía, Marcelo Tokman. “Es prácticamente instantáneo en comparación con las tecnologías actuales de reserva en giro”, agrega el ejecutivo.

El lugar elegido para la disposición de los dispositivos BESS fue la subestación Andes de Norgener (AES Gener), una instalación eléctrica ubicada en una explanada al sur del Salar de Atacama, a 2.800 metros de altura y que opera como receptora de la electricidad proveniente de las líneas de transmisión de Salta, Argentina (345 kV), y como distribuidora de electricidad de 220 kV para las operaciones mineras de Escondida (BHP Billiton) y Zaldívar (Barrick Gold).

Litio desde el Salar

Estas baterías son las primeras que se instalan en Latinoamérica y son las de mayor potencia en el mundo. En Estados Unidos se han concretado iniciativas similares, pero las potencias instaladas llegan como máximo a los 2 MW, señalan en la empresa.

Otra de las novedades es que el litio usado para la confección de estos equipos proviene del Salar de Atacama, a 60 kilómetros al norte de la subestación. Pero el camino recorrido por el mineral para llegar a su lugar de emplazamiento fue bastante más extenso. En un viaje con varias escalas la materia prima fue enviada desde las salmueras de la empresa minera SQM con destino a China, donde el material fue procesado y las baterías producidas. Posteriormente recorrieron otros miles de kilómetros con destino a Estados Unidos, donde la empresa A123 Systems tomó el relevo, confeccionando los equipos BESS –en los cuales se insertaron las baterías de litio–, dispositivos que fueron embarcados de regreso al puerto de Antofagasta, lugar desde donde fueron despachados a su lugar de emplazamiento final, en el altiplano chileno. La energía proveniente de las termoeléctricas argentinas es recepcionada por un equipo GIS, el cual redirige la electricidad a cada uno de los BESS para que sean recargados. Asimismo, el sistema se completa con la presencia de ocho transformadores secos.

Por motivos de seguridad, en el interior de cada uno de los BESS la temperatura no sobrepasa los 21ºC.

Felipe Cerón agrega que en la subestación Andes trabajarán dos operadores. “Los que controlan los equipos son los despachadores del centro de despacho de Antofagasta. La gente de la subestación opera como respaldo. Hay un turno de día y otro de noche”, señala.

Varias empresas participaron en el proceso. Domingo Swaneck, ingeniero eléctrico que participó en el proyecto, señala que “en él estuvieron las empresas ABB, en el suministro de equipos y transformadores secos, la empresa Ingel se adjudicó las obras civiles de instalación y montaje, y Peide, subcontratista de ABB, entregó soporte en la sala eléctrica”.

Las baterías contenidas en los BESS operarán como respaldo a los equipos de generación, lo que no quiere decir que la subestación Andes se convierta en una unidad generadora. La infraestructura dispuesta mantendrá su tarea de readecuación o transformación de tensión y/o transferencia de energía.

Por otro lado, la empresa A123 Systems ha señalado que se hará cargo del reciclaje de cada uno de los BESS al término de su vida útil, que se extiende por 10 años. De este modo no se requerirá la disposición de los materiales de desecho en Chile.