Cómo la energía solar impulsa a la minería verde

El Consorcio Atamostec trabaja en reducir los costos de la tecnología fotovoltaica para ampliar su uso en la industria, además de posibilitar la generación de hidrógeno.

Fue en agosto de 2017 cuando Corfo aprobó la constitución y recursos para la implementación del proyecto Atamostec (Atacama Module and Systems Technology Center), con miras al desarrollo de tecnologías de punta y aplicaciones para la industria de energía solar fotovoltaica en Chile y el mundo, especialmente adaptadas a zonas desérticas y de alta radiación.

El nivel de radiación que presenta el norte de Chile es uno de los factores que es destacado por María José Riquelme, gerente de Desarrollo de Negocios de la entidad, para sustentar el impulso energético el país, debido a que “tenemos una gran oportunidad para generar una energía limpia a un costo competitivo. Esto significa que podríamos hacer un aporte significativo para contar con una matriz que sea más segura, estable y verde”.

[VEA TAMBIÉN: Comité solar de Corfo destaca el ranking de Chile en energías renovables]

En esa línea, el consorcio está trabajando en el desarrollo de módulos con tecnología bifacial, con el fin de alcanzar un alto rendimiento energético y un sistema duradero para disminuir el costo nivelado de la energía (LCOE).

Otro de sus desafíos es reducir los costos de la operación y mantenimiento, junto con disminuir las fallas que se producen por el clima desértico y por la alta radiación, de manera de llegar a menos de US$25 por MWh que se han fijado para 2025.

Para la especialista, la importancia de lograr ese nivel de costos es que “junto con habilitar la industria solar fotovoltaica, podemos tener precios competitivos para, por ejemplo, generar hidrógeno solar, que es un vector energético muy importante, en particular para disminuir las emisiones de carbono y como almacenamiento de energía. Nos permite de esta manera ir hacia la minería verde. Entonces, por un lado, podríamos ofrecer una fuente de energía competitiva, lo cual es siempre bienvenido en vista de demandas cada vez más altas y que, además, sea sustentable, que es lo que se requiere en términos de la transformación de la matriz energética y los procesos productivos”.

Oportunidades

La gerente de Desarrollo de Negocios de Atamostec considera que la minería “tiene una forma de producción, un modelo, que le permite buscar mejores alternativas de provisión energética. Además, está ubicada dentro de la zona de mejor recurso solar y requiere de fuentes energéticas estables, seguras, y a los mejores precios”.

En esa búsqueda, la industria solar se está consolidando como una fuente confiable y competitiva de energía.

María José agrega que “tenemos otros desafíos, como es el tema del almacenamiento. Allí es importante otra de las iniciativas que vienen, como es el Instituto Chileno de Tecnologías Limpias, que también considera la minería sustentable, lo cual demuestra que estamos convergiendo a un tipo de producción industrial distinta”.

Ecosistema solar-industrial

El emplazamiento del consorcio, sumado a su red de trabajo, contribuye a sustentar el desarrollo de Atamostec y sus diversos lineamientos de investigación.

Es así como la gerente de Desarrollo de Negocios de la entidad explica que “el Centro de Energía de la Universidad de Antofagasta -que es la entidad beneficiara transitoriamente del proyecto- tiene una cercanía bastante fuerte con los industriales en el norte, lo cual nos da una oportunidad de capturar valor local”.

Vinculado a ese punto, resalta que “años y, que creo, incluso hay que capitalizar más fuerte que existe un ecosistema en la Región de Antofagasta que está muy afiatado, hay un trabajo entre la academia, los centros de investigación y la industria que ya lleva años y, que creo, incluso hay que capitalizar más fuertemente. Por supuesto, la minería y las empresas de energía tienen un rol fundamental. Hay otros sectores que se van a ir sumando, y eso va a ser interesante también, como la logística, el transporte y el sector portuario, un ecosistema interesante de mirar en la región”.

El acuerdo con Komatsu Reman Center Chile

Recientemente Komatsu Reman Center Chile (KRCC) firmó un convenio con Atamostec para implementar tecnologías de módulos fotovoltaicos bifaciales en sus instalaciones de la Región de Antofagasta, y la implementación de un programa de capacitación de profesionales en la operación y el ensamblaje de módulos.

María José Riquelme destaca que “la empresa Komatsu Reman tiene un foco bastante importante hacia la innovación, además de su know how en los temas de remanufactura. Por otro lado, su casa matriz en Japón es, en términos de eficiencia energética, un ejemplo: recuperan absolutamente todo. Considero que esa experiencia, esa forma de ser de la empresa, los hizo buscar alternativas por el lado de la energía solar fotovoltaica”.

Por su parte, el gerente regional de KRCC en Antofagasta, Waldo Leiva, manifiesta que “ser parte del programa Atamostec nos permitirá poner todas nuestras capacidades y experiencia en el desarrollo de energías limpias. Además, podremos aportar en el ámbito de la I+D de nuestra región y, a través de esto, beneficiar a los profesionales de las universidades y colegios, quienes podrán tener acceso a toda la información generada”.

En ese contexto, se contempla avanzar en lo referido a la segunda vida de módulos, es decir, explorar las posibilidades de reparar, reutilizar y reciclar aquellos módulos que han fallado o que cumplieron su vida útil en una planta. Tras la firma de este convenio, se comenzará la exploración de los requerimientos tecnológicos de los nuevos módulos, para que efectivamente puedan ser reciclados o remanofacturados.