x

¿Como impulsar uso de energía solar?

En un Foro organizado por el CDEA se analizó el potencial y condicionantes para el aprovechamiento de la radiación solar como fuente de electricidad en el Norte Grande.

Organizado por el Centro de Desarrollo Energético de la Universidad de Antofagasta y la Cámara de Diputados, se realizó en la Biblioteca del Congreso un foro sobre la energía solar y su aporte a la meta de tener un 20% de generación en base a fuentes renovables hacia 2020. El encuentro fue inaugurado por la presidente de la Cámara, Alejandra Sepúlveda, y el rector de la Universidad de Antofagasta, Luis Loyola, y tuvo su origen en un proyecto de acuerdo donde la Cámara pidió al Gobierno disponer estudios y recursos para un plan piloto de energía solar en la Región de Antofagasta.

Marcos Crutchik, del Centro de Desarrollo Energético de Antofagasta (CDEA), dijo que hoy 99,6% de generación en el Sistema Interconectado del Norte Grande (SING) es fósil, y si se analiza los proyectos de nuevas plantas y no se hace nada distinto, hacia 2020 un 87% seguirá siendo a carbón. Advirtió que en el SING la demanda crece 5,5% anual, pero sube por escalones con cada proyecto minero, y que la minería exige seguridad y una matriz que garantice potencia firme, disponible, autónoma, competitiva, sustentable y gestionable. Como opciones viables para el norte citó el carbón con tecnología limpia, el GNL sólo como complemento en el largo plazo, y la geotermia y termosolar como las fuentes más promisorias La alta radiación solar promete buenos factores de planta por contar con 3.000 horas de sol por año. “Podemos tener una planta que será 30% más barata que en España, que tiene 2.000 horas al año. Con respaldo de sales fundidas en base a nitratos de sodio y potasio, que abundan en el norte, se resolverá el problema nocturno, con una tecnología que Chile podría desarrollar y exportar. Debemos investigar en este tema”, enfatizó.

A juicio de Crutchik, Chile necesita subsidiar por 10 años la energía solar, hasta que sus precios se encuentren con los de las fuentes convencionales. “Pero no podemos esperar a 2020, necesitamos hoy los subsidios que nos permitan llegar a esa fecha con una industria madura funcionando. No podemos esperar hasta que sea competitiva, alguien debe hacer la apuesta hoy, y como es tecnología en desarrollo se puede crear un cluster en torno a la energía solar (hasta 20% de matriz podría ser solar), aprovechando las óptimas condiciones, pero eso requiere recursos”.

Interés de Collahuasi

Carlos Finat, gerente de Energía de Minera Collahuasi, dijo que ésta se interesa por las fuentes renovables, tiene cinco concesiones geotérmicas, aplica planes de eficiencia energética, y estudia aprovechar la radiación solar para producir electricidad.

Empero, advirtió que los proyectos de inversión en ERNC requieren baja incertidumbre, pues tienen más riesgo por la innovación y comercialización. “El modelo marginalista del mercado chileno es dominado por grandes generadores tradicionales, y las empresas extranjeras que trabajan en renovables entran en desventaja, lo que no pasa en mercados subvencionados como Estados Unidos o Europa”, sostuvo.

También la pendiente reglamentación sobre servicios complementarios considerados en la ley –entre ellos el costo de partida de la planta térmica de respaldo si no hay viento– es otra incógnita que puede afectar la viabilidad de un proyecto eólico. Sostuvo que los CDEC no tienen herramientas adecuadas para dimensionar esos costos y definir quien los pagará, pues sus herramientas sólo son aplicables al mercado tradicional y no para la generación
con fuentes renovables.

Por otro lado, dijo Finat que hay asimetría de incentivos pues la ley que exige 5% de fuentes renovables a los generadores podría no ser aplicable a los grandes clientes, que al no tener status de compañías eléctricas no podrían acreditar ese 5%. Para Finat, los sistemas con mayor potencial en el norte serían la concentración solar, solar fotovoltaica y geotermia (la más cara), pero criticó los dos proyectos solares en desarrollo en la zona norte. Dijo que el de concentración solar, al ser reducido de 10 MW a 5 MW puede causar desprestigio a este tipo de generación ya que no dará resultados positivos en esa escala; y el proyecto de solar fotovoltaico de 500 kW en San Pedro de Atacama, tampoco resolverá la demanda de una localidad que requiere mínimo 2 MW, y puede acarrear desencanto en la comunidad.

Consejo Minero

Andrés Alonso, presidente del Comité de Energía del Consejo Minero, enumeró el potencial de ERNC y sus ventajas y desventajas, señalando que los 150 volcanes activos y la alta radiación solar del norte aportan gran potencial de generación geotérmica y solar, ambas más estables que otras fuentes renovables.

Asimismo, pidió corregir lo ocurrido con la aplicación de la Ley 20.257, ya que dijo que su resolución de aplicación no permitió a grandes consumidores instalar energías renovables, como tampoco a pequeños productores acreditar aportes renovables, y no se pudo generar un mercado de certificados transables.

Empresa Juwi Solar

Diego Lobo Guerrero, de la empresa alemana Juwi Solar, dijo que construirán dos pequeñas plantas solares, una en
el Campus Coloso de la Universidad de Antofagasta y otra en una escuela de San Pedro de Atacama, en el marco de un acuerdo de colaboración con el Centro de Desarrollo Energético de Antofagasta y la Plataforma Solar de Almería. Lobo Guerrero sostuvo que “Chile tiene todo el potencial, y no está atrasado pues este mercado es muy dinámico y debe lograr soluciones a medida del país en vez de copiar”. Agregó que Juwi no se inclina por una tecnología o tipo de red, y que su propuesta es una combinación de generación eólica, solar fotovoltaica, biomasa, I+D, mini hidro, y geotérmica. Dijo que un 100% de ER puede sonar ambicioso, pero hay dos municipios germanos donde todo funciona con energía aerogenerada, fotovoltaica y biogás almacenado para regulación. “Lo clave para esto es un cambio de conciencia, y también que el requerimiento total de energía se rebaje con eficiencia energética, pues hay mucho derroche”, enfatizó.

Centro de Energía de la U. De Chile

Rodrigo Palma Behnke, del Centro de Energía de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile, dijo que debe revisarse el modelo nacional pues no está pensado para las ERNC ni los cambios tecnológicos, y tiene barreras para integrar estas energías a las redes actuales. Planteó que también deben desarrollarse redes inteligentes (smart grids, con mucho control bidireccional), generación distribuida y herramientas de gestión y coordinación entre generadores, sin antagonismo entre tradicionales y renovables; incluso, estimó necesario rediseñar los embalses pensando en una mayor penetración de energía eólica o intermitentes que requieren respaldos.

Otro aspecto de innovación citado por Palma Behnke tiene que ver con que estos proyectos ganen aceptación social, lo que exige diseños multidisciplinarios. Dijo que el Centro de Energía prepara un mapa social de una comunidad que tiene generación diesel, y que con apoyo de una minera será abastecida con paneles solares y generadores de viento, enviando señales a consumidores sobre disponibilidad de energía mediante semáforos.

Considerando poco probable que haya subsidios al desarrollo de las ERNC –salvo que se apueste al desarrollo tecnológico asociado a ellas– el académico dijo que hay en Chile unos 100 investigadores para emprendimientos tecnológicos en ERNC en los próximos años, “es poco a escala mundial, pero permite hacer algo, y hay redes de contactos para pasar de ciencia básica a desarrollos intermedios, como manejo energético e integración de dispositivos, para luego emprender desarrollos tecnológicos con socios internacionales”.

Dijo que el Centro estima que las ERNC no pasaran del 20% por su escasa predictibilidad, que coexistirán redes troncales con explotación de recursos locales, lo que permitirá al sistema operar en islas en caso de falla, evitándose cortes totales.