Planta piloto de co-combustión.
Planta piloto de co-combustión.

Biomasa y carbón: Co-combustión permitiría generar electricidad con menores emisiones

La Universidad de Concepción construyó un reactor piloto que comprobó que el proceso de co-combustión produce una reducción en los niveles de emisión de NOX cercana al 27%.

Si bien la biomasa forestal da cuenta del 20% de la matriz energética primaria nacional, su uso ha estado restringido fundamentalmente a procesos de combustión domiciliaria. Una alternativa de corto plazo que ayudaría a introducir la biomasa en el mercado de generación de energía es la co-combustión, sustituyendo parcialmente el carbón por biomasa, sin necesidad de modificar el diseño de las calderas.

Tomando en consideración estos aspectos la Universidad de Concepción (UdeC) ejecutó un proyecto Fondef de Conicyt, el cual permitió construir un reactor piloto de co-combustión.

Cristina Segura, jefe del Área Bioenergía de la Unidad de Desarrollo Tecnológico (UDT) de la UdeC, a cargo de la operación de esta planta, explica a Revista ELECTRICIDAD que “a la fecha, se han realizados pruebas de co-combustión de carbón con biomasa forestal para un 20% de reemplazo en la potencia, revelando que el proceso de co-combustión produce una reducción en los niveles de emisión de SO2 y NOX cercana al 20% y 27%, respectivamente.

Sobre las características del equipo construido –que tiene una potencia nominal equivalente a 380 kWt−la especialista indica que es un reactor de lecho fluidizado que posee las mismas condiciones operacionales que centrales térmicas existentes, “por lo que los resultados obtenidos son completamente escalables a una condición industrial, permitiendo anticipar el comportamiento de estas grandes centrales al incluir nuevas tecnologías renovables”.

Caso concreto

Una de las empresas socias del proyecto es E-CL, del grupo International Power GDF Suez, la cual posee dos plantas con la tecnología de lecho fluidizado circulante, adecuada para quemar hasta un 10% de biomasa junto al carbón: Andina y Hornitos, ambas ubicadas en Mejillones.

A través de una declaración, la empresa expresó que pese a los positivos resultados obtenidos en la planta piloto y otros ensayos, existen diferentes barreras para la adopción de esta tecnología y sus beneficios. Por ejemplo, desde un punto de vista legal la Ley 20.257 de fomento a las ERNC no considera a la co-combustión como energía renovable. En cuanto a la tecnología, algunas de las calderas tienen problemas para la implementación, ya que no están hechas para este fin. Además, se requieren permisos ambientales para la quema de este combustible alternativo.

Más información aquí