Azabache: primera planta solar que cogenerará con parque eólico

El proyecto de Enel Green Power Chile, de 60,9 MW, inició su construcción en mayo, esperando entrar a plena operación en 2021, siendo el primer complejo industrial híbrido de energía renovable que inyectará energía al sistema eléctrico local.

En los primeros meses del próximo año se prevé la entrada en operaciones del parque solar fotovoltaico Azabache, que construye Enel Green Power Chile a diez kilómetros de distancia de Calama, en la Región de Antofagasta, donde contempla una capacidad instalada de 60,9 MW, con una inversión de US$49 millones.

El proyecto pretende inyectar un promedio de 184 GWh anuales al Sistema Eléctrico Nacional, evitando la emisión de 136.300 toneladas de dióxido de carbono (CO2), mediante la operación de una planta solar de 154.170 paneles fotovoltaicos bifaciales con una potencia de 395 Wp cada uno, los cuales tienen una mayor eficiencia para captar la radiación solar, ya que pueden aprovechar la radiación reflejada del suelo con posibilidades de producir hasta un 20% más respecto a los paneles monofaciales.

Una de las principales novedades de esta central es que formará parte de la primera planta industrial híbrida de energía renovable en el país, pues operará conjuntamente con el parque eólico Valle de los Vientos, de 90 MW de capacidad instalada, que también pertenece a Enel Green Power Chile.

Esta innovación supone instalar los paneles solares bifaciales de última generación en el área disponible entre los aerogeneradores y tiene diversos beneficios que, en conjunto, potencian la generación eólica y fotovoltaica. Al aprovechar instalaciones comunes, como por ejemplo el mismo terreno, los mismos caminos y la misma conexión de transmisión, permite reducir los impactos ambientales sobre el territorio.

“Tener una planta que combina tecnologías de generación fotovoltaica y eólica, responde a la posibilidad de poder operar y generar energía eléctrica de manera continua, tanto día como también de noche. En definitiva, este tipo de desarrollos son más eficientes y de menor impacto”.

Azabache se conectará al Sistema Eléctrico Nacional en la nueva subestación Chiu-Chiu mediante la construcción de un paño de 110 kV y la incorporación de un transformador 33/110 kV. La subestación Chiu-Chiu que es desarrollada por terceros, se conectará a la subestación Calama por medio de una línea de transmisión de 110 kV que comparte infraestructura con la actual línea VDLV-Calama.

Las obras de construcción y montaje las realiza CJR Renewables, incluyendo obras civiles, como movimientos de tierra, fundaciones, caminos internos, trincheras de MT y BT y obras electromecánicas, como montaje de módulos fotovoltaicos, cableado, pruebas y puesta en servicio.

La firma también realiza los trabajos de EPC dentro de su alcance, que incluirá obras civiles como movimientos de tierra y fundaciones, edificios de O&M y obras eléctricas como equipos de HV, interruptores de Media Tensión y SPCC, servicios auxiliares, pruebas y puesta en servicio.

“Seguimos adelante con el desarrollo y construcción de proyectos renovables a pesar de la difícil situación actual porque estamos firmemente comprometidos con nuestro plan de descarbonización en beneficio de todo el sistema energético”, señaló James Lee Stancampiano, gerente general de Enel Green Power Chile.

“Con este objetivo, es importante que los procesos de autorización sean cada vez más ágiles para permitir que otros proyectos renovables sigan adelante, contribuyendo aún más al crecimiento sostenible y económico del país”, agregó el ejecutivo.

Este proyecto forma parte del plan de inversiones de la empresa, el cual se incorporará a la cartera diversificada instalada en el Sistema Eléctrico Nacional, que comprende energía eólica (564 MW), solar (492 MW), hidroeléctrica (92 MW) y geotérmica (41 MW).

Paralelamente la firma se encuentra realizando el parque fotovoltaico Campos del Sol, de 382 MW de potencia instalada, además de la ampliación de la central geotérmica Cerro Pabellón. Ambas iniciativas también están emplazadas en la Región de Antofagasta.

Pandemia

El proyecto comenzó a construirse en el contexto de la actual emergencia producto de Covid-19, por lo que se han implementado rigurosos protocolos de funcionamiento para mitigar los efectos de la pandemia, manteniendo la seguridad de los trabajadores.

En esta línea, principalmente se han tomado las siguientes medidas:

  • Entrenamiento para la gestión de la contingencia, capacitación y divulgación de las medidas de autocuidado personal y comportamiento seguro para evitar contagios.
  • Tomas de temperatura de los colaboradores al salir de sus casas y al ingreso de la obra.
  • Gestión de traslados de nuestros colaboradores, aplicando el distanciamiento social pertinente.
  • Uso obligatorio de mascarillas y gafas (EPP).
  • Aplicación de turnos de trabajo, que permiten la adecuada segregación con la intención de mantener el distanciamiento social y la trazabilidad de circulación de las personas en el desarrollo de sus funciones.

ficha