La interconexión SIC-SING, junto a la nueva Ley de Transmisión vigente, planteará un antes y un después en las actividades de ingeniería para equipos de Alta Tensión (AT), según señalan a Revista ELECTRICIDAD los representantes del mundo académico, quienes advierten que los desafíos de esta área apuntan a la incorporación de tecnologías flexibles y el monitoreo de los equipos de Alta Tensión.

Patricio Robles, académico de la Escuela de Ingeniería Eléctrica de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, destaca la relevancia de este tipo de ingeniería para el desarrollo de los sistemas eléctricos por cuanto “es una especialidad que incluye la elaboración de modelos para determinar el comportamiento de la aislación de equipos ante esfuerzos dieléctricos; especificaciones de dispositivos como pararrayos para protegerse de estas sobretensiones; ensayos en laboratorios de Alta Tensión de acuerdo a normas internacionales, y el diseño de cables de guarda para disminuir la probabilidad de que una descarga atmosférica impacte sobre los conductores de fase de una línea de transmisión”.

A juicio de Claudio Roa, académico del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Concepción, “una de las características de la ingeniería eléctrica local es que se adapta muy rápido, por lo que no hay problemas para trabajar con las distintas tecnologías que traen los principales proveedores internacionales porque, al no construir equipos, la innovación se concentra en la integración tecnológica”.

Gabriel Olguín, académico de la Universidad de Santiago, sostiene que la tendencia apunta al uso de equipamiento AT compacto como las subestaciones GIS. Otro aspecto es la compensación serie de líneas HVAC, incluyendo control y protección, que resultan clave para la seguridad de la interconexión SIC-SING”.
Interconexión

Según Roger Schurch, académico del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la Universidad Santa María, la ingeniería en equipos de AT “es un área clave para la industria eléctrica y actualmente está en un punto alto por todas las obras que se están realizando y que también están licitadas en el futuro, como la interconexión SIC-SING”.
Esto es compartido por Mónica Brevis, directora del Área Electricidad y Electrónica de la Universidad Tecnológica Inacap, quien plantea que la interconexión nacional supondrá una mayor demanda por ingeniería de Alta Tensión, de la mano de la conexión de futuros desarrollos en generación.

Patricio Robles indica que la construcción de líneas de transmisión de hasta 500 kV en el marco de la interconexión supone varias tareas para la ingeniería en tecnologías AT, especialmente en estudios “como especificaciones de equipos de maniobra, análisis de efectos transitorios electromagnéticos para la especificación de la aislación de equipos de Alta Tensión; estudios de compatibilidad para determinar el campo electromagnético producido por estas líneas, y la especificación de sistemas de compensación reactiva”.

De acuerdo a Claudio Roa también “el futuro Coordinador Independiente del Sistema Nacional que viene con la nueva Ley de Transmisión puede abrir un flanco de negocios para las empresas porque podría poner como meta incorporar tecnologías de avanzada para sacar el mejor provecho de la red y de las subestaciones, siendo un espacio de desarrollo para la ingeniería”.

Instalaciones eléctricas en central Mejillones de Engie (ex E-CL). Foto: Juan Carlos Recabal-Revista ELECTRICIDAD.

Desafíos
Según los académicos, no son pocos los retos que debe enfrentar la ingeniería en esta área. Gabriel Olguín menciona que la tendencia se concentrará en “la modernización de las subestaciones existentes, porque muchas tienen un equipamiento antiguo y, si bien funcionan, son voluminosas y ocupan mucho espacio, por lo que lo que habría que reemplazarlas por tecnología más compacta e inteligente”.

Para Claudio Roa otro desafío es el “uso de sensores y control a distancia además de alta tecnología en las líneas de transmisión, que deberían dar espacio a lo que se llama Dynamic Line Rating (DLR) para sacarle un mayor provecho a la transmisión, monitoreando las condiciones ambientales”.

Finalmente Mónica Brevis plantea la necesidad de “aumentar la incorporación de sistemas inteligentes en la industria, con monitoreo y tecnologías flexibles, lo que significa para la ingeniería una mayor relación con aplicaciones como internet de las cosas en la industria eléctrica a fin de tomar decisiones preventivamente para el manejo adecuado y seguro de los equipos de Alta Tensión”.

[CNE y SEC regulan la seguridad en subestaciones eléctricas]