Aumentar las aplicaciones relacionadas con la Concentración Solar de Potencia (CSP), la reducción de los gastos de capital y operativos en los proyectos, y mejorar la gestión de la generación solar en el Sistema Eléctrico Nacional son los principales lineamientos que advierten en el sector privado para avanzar en materia de Investigación y Desarrollo (I+D) en energía solar.

Los representantes de algunos de los centros dedicados a I+D en torno a esta fuente energética concuerdan en las óptimas condiciones que tiene esta actividad en Chile, debido a los altos índices de radiación solar que se presentan en el norte, siendo este el campo de pruebas para el desarrollo de proyectos de innovación en estas industria.

CSP

El director ejecutivo del Centro de Tecnologías para la Energía Solar de Fraunhofer Chile, Frank Dinter, señala que es el momento de adaptar las tecnologías de energía solar al mercado chileno y a las condiciones locales, “creando valor a partir de la I+D aplicada, y haciendo una integración efectiva y eficiente de la energía solar en los procesos industriales”.

A su juicio, es necesario uno de los principales temas de investigación “es la adaptación de la CSP a las condiciones del desierto, así como utilizar más energía solar térmica en procesos industriales como en la minería y también en la agroindustria, para sustituir los combustibles fósiles.

Dinter sostiene que las principales áreas de la energía solar donde más puede avanzar la I+D es en el rol de las CSP como opción “para el reemplazo de las centrales de carbón en cuanto a tecnología y también en cuanto a forma social”, además de lo que se realiza en materia de producción de hidrógeno a partir de energía solar.

Otras áreas a considerar, según el especialista, es la “integración eficiente de los sistemas solares fotovoltaicos y térmicos en edificios y construcciones, además de modelos de sistemas energéticos para la planificación a escala nacional a largo plazo, incorporando escenarios con alta penetración de fuentes de energía solar”.

Costos

Thore Müeller, experto solar de Engie, relata la experiencia que han tenido con las actividades de Engie Laborelec, a partir de la cual sostiene la necesidad de que la I+D local se concentre “en mejorar la competitividad de la energía solar en Chile trabajando en dos aspectos principales: la reducción de Capex (gastos de capital) y la reducción de Opex (gastos de operación”.

“Respecto a la reducción de Capex, tenemos el centro de pruebas al aire libre en el desierto de Atacama y, por supuesto, Atamostec, con quienes colaboramos y con quienes tenemos un buen contacto. Hasta hoy, el foco principal de tales sitios de prueba ha sido la prueba de módulos fotovoltaicos. En el futuro deberíamos centrarnos más en la reducción de costes y la fiabilidad del resto de componentes como estructuras, inversores, dispositivos de protección, entre otros”, afirma.

Sobre el Opex, el especialista destaca las investigaciones en limpieza de paneles, pero advierte la necesidad “de invertir más esfuerzos de I+D en el desarrollo de herramientas que faciliten el monitoreo de la planta fotovoltaica, lo que incluye medición, extracción de datos y análisis de big data”.

“A diferencia de las centrales eléctricas convencionales con muy pocos puntos de datos en comparación en relación a la potencia instalada, la energía fotovoltaica tiene el potencial de producir una gran cantidad de puntos de datos con muy poco esfuerzo (¡hay soluciones integradas que miden la potencia de salida de cada módulo individual!). Este es un verdadero tesoro que aún necesita ser completamente explotado”, asevera Müeller.

“Finalmente, esperamos y apoyamos que en el futuro cada vez más proveedores vengan de Chile. No creo que tenga sentido intentar competir con China para la producción de módulos. Pero las estructuras, sensores, robots de limpieza, servicios y muchos más podrían y deberían provenir del propio Chile, especialmente diseñados para su uso en climas desérticos severos como en el norte”, complementa.

 

Gestión

Enrique Iriarte, gerente de Proyectos de Innovación de Energía de Acciona, resalta la investigación que se realiza en el país en energía solar, precisando que el hub de innovación en tecnologías fotovoltaicas que tiene la empresa en la planta El Romero Solar, ubicada en Copiapó, trabaja con la Universidad Católica, para testear paneles.

A su juicio, un reto relevante es “lograr la gestionabilidad de la generación solar, muy predecible por los ciclos diarios de luz y noche, pero a la vez muy demandante de tecnologías de almacenamiento o respaldo que permitan adaptar la curva de demanda a la de generación, bien sea a través de generación directa o a través de energía previamente almacenada”.

“No olvidemos tampoco la tecnología de Concentración Solar de Potencia o CSP, que no está teniendo el mismo desarrollo que la fotovoltaica, pero tiene un gran potencial, especialmente en países como Chile por la alta radiación directa y es gestionable”, añade.

El especialista también menciona la investigación que se realiza con dos startup, “para probar modelos predictivos en el Romero Solar y conocer con mayor certeza cuál será la producción a 48 horas vista”, además de “desarrollar una herramienta de software para comparación y análisis de bases de datos de radiación y temperatura”.

“Vemos que Chile puede ser un referente mundial en prototipaje y test de tecnologías solares, fotovoltaicas y no fotovoltaicas. El país está teniendo una rápida evolución y desarrollo a través de Universidades, Start-ups, por lo que queremos aprovechar la oportunidad actuando de catalizadores de la I+D generada por este tipo de organizaciones”.

“Son muchos los emprendimientos que están surgiendo en este ámbito. Somos testigo de ello, a través de nuestro programa Imnovation que lanzamos por primera vez en Chile a fines del año pasado, a través del cual pedimos a las startups que nos brindaran una solución para retos como la gestión y estabilidad de red mediante el control de consumos y generación renovable, puntos de recarga inteligentes y sostenibles para la movilidad eléctrica, o sostenibilidad energética en obras aisladas de construcción temporal. La respuesta de las startups chilenas fue muy buena, y hoy estamos trabajando Kemtecnia, soluciones modulares de fotovoltaica y almacenamiento, Voltio, gestión de recarga de vehículos eléctricos, y Fohat, control de microgrids y autoconsumo fotovoltaico”, precisa Iriarte.

Como conclusión, el ejecutivo sostiene que la I+D solar debe avanzar “hacia la superación de los retos que son inherentes a entornos desérticos y con una gran amplitud térmica. Lograr tecnologías que sean eficientes, no se degraden y no requieran de costosos mantenimientos o limpiezas serán alguna de las claves en el éxito de las soluciones desarrolladas”.