*Por Alejandra Vidal, periodista de ELECTRICIDAD.

Los grupos electrógenos son un actor protagonista en los procesos energéticos de la industria acuícola, debido al rol que cumplen como generadores eléctricos, tanto para energía primaria como de respaldo en las zonas donde se realizan las actividades del sector, siendo los equipos de 60 kVA y 200 kVA los que más se demandan.

De acuerdo a lo indicado a ELECTRICIDAD por los especialistas de esta industria, también existen alternativas al uso del diésel en estos equipos, como gas o energía solar.

Realidad

Los grupos electrógenos son máquinas electromecánicas que generan electricidad a través de un motor de combustión interno, que funciona con diésel o con gas, y que se encuentra acoplado a un alternador. Cuando este último que está acoplado al motor de combustión toma su velocidad nominal, este empieza a generar corriente alterna a 380/220 volt, 50 Hz, generando energía.

Según Erwin Aguayo, ejecutivo comercial de la zona sur de Lureye, estos equipos en el sector acuícola “son utilizados como energía primaria en los centros de engorda en el mar. Para las pisciculturas y en las plantas de proceso se utilizan como respaldo debido a cortes de energía de las empresas distribuidoras”.

Francisco Valderrama, gerente de Proyectos y Desarrollo de Atlas Copco Rental, señala que el consumo de diésel en estos equipos “depende de la carga aplicada al generador, esto varía en función de las actividades como, por ejemplo, de alimentación, cortina de burbujas y fotoperiodo”.

“Los costos energéticos de los grupos electrógenos corresponden a una parte importante del costo de mantenimiento de un pontón debido al consumo de combustible, lo que equivale a un 20% aproximado del gasto. Por lo tanto es importante evaluar el consumo de combustible del generador al momento de decidir su arriendo o compra”, agrega el ejecutivo.

Erwin Aguayo, en tanto, detalla que “en los pontones, los grupos electrógenos tienen como promedio un consumo de 38 litros por hora. Si trabajan 12 horas diarias se tiene un consumo de 456 litros diarios por pontón”, a lo que agrega que, en las pisciculturas, en cambio, los grupos electrógenos van de 250 kVA a 800 kVA, siendo el promedio de 450 kVA y en donde el 90% del combustible utilizado es diésel”.

Eso sí, Octavio Alvarado, gerente general de Ventas de Generación y Sistemas (GenSys), sostiene que existen otras alternativas al diésel para estos equipos. “Últimamente en este sector se ha visto el crecimiento de la venta de generadores que funcionan con un motor a gas, ya que en los últimos años tanto fabricantes como usuarios han mostrado interés por disminuir el uso de diésel para así evitar derrames, robos y todo lo que conlleva su uso y, de igual forma, dar paso a la utilización de alternativas más sustentables”, afirma el ejecutivo.

Pese a que los equipos que funcionan con diésel son los más demandados, los especialistas señalan que también existen soluciones de energía solar, las cuales aún no son muy requeridas por la industria, debido a que el consumo es muy alto y los espacios para instalar estos equipos son escasos en la industria acuícola.

Considerando las demandas del sector, los expertos mencionan que la potencia de los grupos electrógenos más utilizadas son de 60 kVA y 200 kVA, donde el primer equipo tiene un consumo de 11 litros por hora a plena carga en operación continua, mientras que el generador de 200 kVA tiene un consumo de 40 litros por hora a plena carga en operación continua.

“Además, estos equipos funcionan en operación continua, trabajando 24 horas y deteniéndose solo para efectuar las mantenciones”, asegura Octavio Alvarado.

Los grupos electrógenos son utilizados como energía primaria en los centros de engorda en el mar. Para las pisciculturas y en las plantas de proceso se utilizan como respaldo debido a cortes de energía. Foto: Gentileza Lureye.

Los grupos electrógenos son utilizados como energía primaria en los centros de engorda en el mar. Para las pisciculturas y en las plantas de proceso se utilizan como respaldo debido a cortes de energía. Foto: Gentileza Lureye.

Demanda

Francisco Valderrama explica que entre las principales características que requiere la industria acuícola para los grupos electrógenos “está el que los equipos sean insonorizados, con contención de derrame, control electrónico, que sean a diésel y que cuenten con la posibilidad de sincronizarse entre ellos para aplicaciones específicas”.

Añade que, dadas las condiciones climáticas del sur de Chile, este equipamiento “debe estar diseñado para trabajar a la intemperie, así como también dentro de una sala”, debido a que las condiciones de aire salino del mar son adversas para la vida útil de estos equipos.

Por ello, normalmente se les hace un tratamiento de marinizado (doble baño de barniz de aislación en los bobinados del generador y pintura especial) para evitar el desgaste de los grupos electrógenos.

Alvarado sostiene que a los grupos electrógenos se les debe agregar un filtro extra, el cual se denomina filtro racor. “La funcionalidad del filtro racor es proteger al sistema de inyección de combustible del motor, impidiendo el paso del agua a los inyectores. Esta agua se genera en los tanques por condensación y también por las condiciones típicas de la zona, que son alta humedad ambiente al momento de la carga de combustible”, detalla el especialista.

Junto a esto, el ejecutivo explica que los equipos deben ser preferentemente insonorizados, para cumplir con los estándares que exige la normativa ambiental, evitando así la contaminación acústica.

Francisco Valderrama, por su parte, explica que en el sector acuícola generalmente se utilizan equipos pequeños para abastecer los consumos de las balsas o pontones, con medidas que van desde los 40 kVA, con un consumo a plena carga de 9,5 litro/hora, y 250 kVA con un consumo de 51 litro/hora.

Pontón en zona acuícola, donde se instalan los grupos electrógenos. Foto: Gentileza Atlas Copco Rental.

Pontón en zona acuícola, donde se instalan los grupos electrógenos. Foto: Gentileza Atlas Copco Rental.

Mantenciones

Para reducir o eliminar la posibilidad de fallas se debe evitar que el trabajo sea inferior al 40% de la carga. Además, la mala calidad del combustible también puede afectar a los grupos electrógenos, debido a que saturarían el filtro, explica Francisco Valderrama, agregando que “para prevenir estas fallas hay que dimensionar bien la potencia según la exigencia requerida, usando combustible de buena calidad y acelerando las pautas de mantención de acuerdo a las condiciones de trabajo”.

En la misma línea, se deben considerar las mantenciones necesarias, las cuales se tienen que efectuar cada 500, 1.000 y 2.000 horas de funcionamiento, concluye el ejecutivo.