En entrevista con Revista ELECTRICIDAD, el ejecutivo de la empresa pública destaca los futuros proyectos comprometidos en el plan estratégico, como “impulsar el desarrollo del gas natural y aportar a la expansión de la oferta al mercado eléctrico”.

¿Qué evaluación hace de su gestión en Enap hasta el momento?

Contamos con un Plan Estratégico de largo plazo para fortalecer a la empresa y conformamos un equipo ejecutivo de primer nivel para su ejecución. Un logro importante fue que Enap demostró su capacidad para salir de la crítica situación financiera que la afectaba desde 2008. Por segundo año consecutivo los números volverán a ser azules, obteniendo un Ebitda por sobre los US$600 millones. También logramos colocar un bono a una tasa histórica.

¿Cuáles son los principales desafíos en Enap, en vista a lo que propone la Agenda de Energía?

La Agenda de Energía para el período 2014- 2018, le otorga a Enap un rol protagónico en el desarrollo de la política energética. Disminuir nuestros índices de accidentabilidad, mejorar la posición financiera, aumentar nuestros estándares comerciales, operacionales y medioambientales debe ser una tarea permanente.

¿Qué puede comentar respecto a las alianzas con privados en la generación de energía?

El modelo de negocios que hemos definido es muy similar al que se implementó con la puesta en marcha del Terminal de GNL de Quintero, en el cual Enap hoy participa con un 20%. Nos interesa ayudar a viabilizar iniciativas de generación, buscar socios −locales e internacionales− y permanecer como socios minoritarios, dejando la operación en firmas del mercado eléctrico.

¿Cómo ha funcionado el área de relacionamiento con las comunidades y qué se ha hecho hasta el momento en este campo?

Esta es una de las áreas donde queremos mejorar. Expresión de esa nueva forma de hacer las cosas es nuestro compromiso con los vecinos de Hualpén, con un plan que promueva el mejoramiento de su calidad de vida, así como las asociaciones con pescadores en la Bahía de Quintero para generar planes de monitoreo ambiental y desarrollo productivo de esa zona.

¿Cómo evalúa el trabajo y desafíos de la nueva gerencia de Gas & Energía para desarrollar el GNL?

La línea de negocio Gas & Energía, creada por esta administración, tiene como objetivo impulsar el desarrollo del gas natural y aportar a la expansión de la oferta al mercado eléctrico cumpliendo el mandato que establece la Agenda de Energía. La puesta en marcha de dicha línea de negocio, que encabeza Andrés Alonso, incluye el desarrollo de centrales a gas natural en la zona central y la primera central geotérmica de Sudamérica.

¿Cómo están las relaciones con los sindicatos de la empresa frente a los cambios organizacionales que realizan; qué mensaje se busca entregar a los trabajadores?

Una de nuestras prioridades como Administración de Enap es poder ejercitar un diálogo fructífero y productivo con los distintos sindicatos, con miras a potenciar las posibilidades de desarrollo de los trabajadores y fortalecer a la empresa. La Agenda de Energía nos entregó un mandato y tenemos que cumplirlo.

¿Cree que la contingencia creada por el derrame de petróleo incide en el proceso de fortalecimiento de Enap?

Toda crisis genera una oportunidad. Pese a que no tuvimos ninguna responsabilidad en las decisiones que desencadenaron el derrame en Quintero, fuimos proactivos y siempre estuvimos junto a los afectados desde el primer día, actuando como una empresa responsable, limpiando la bahía de Quintero en un tiempo breve, mitigando el impacto y trabajando coordinadamente con las autoridades y los pescadores.

Esta contingencia nos dio la oportunidad de probar nuestros protocolos de emergencia, las formas de relacionamiento con la comunidad y los mecanismos de respuesta. Ahí tenemos grandes aprendizajes.

¿Qué es lo que viene a futuro para la compañía estatal?

Esperamos aumentar significativamente nuestras actividades en Magallanes y modernizar nuestras refinerías para hacerlas más eficientes y rentables incentivando la entrada de proyectos de generación que puedan aportar MW al SIC en el corto plazo. Por otra parte, el Directorio de Enap aprobó en septiembre un Plan Estratégico para el periodo 2014- 2025. Esto implica un plan de inversiones con montos cercanos a los US$800 millones anuales, duplicar el EBITDA, y abastecer con producción propia al 100% de la demanda de petróleo y gas natural de la Región de Magallanes. Además, haremos más eficiente nuestra operación en Magallanes, partiendo por una reducción en los costos de perforación de 20%.

[Enap revisa su cartera de proyectos y elabora plan de acción ante bajos precios]

[Enap gana US$157 millones en 2014 y alcanza su mejor resultado de los últimos cinco años]