Juan Carlos Olcay es el nuevo presidente de la Asociación de Empresas Consultoras de Ingeniería (AIC), cargo que ejercerá hasta 2016, considerando una serie de desafíos para el sector en vista a la mayor demanda de servicios de ingeniería por parte de la industria energética, especialmente de áreas vinculadas a la generación hidroeléctrica y de ERNC.

El ejecutivo destaca a Revista ELECTRICIDAD la reactivación que aprecia en el mercado de energía nacional, afirmando que aún hay mucho por hacer en materia de infraestructura.

“En mi empresa el mayor comprador de nuestros servicios en este sector, después de haber sido muchos años la minería, durante el primer semestre fue energía, tanto hidráulica como fotovoltaica y eólica. Adicionalmente, el país tiene un déficit en líneas de transmisión y subestaciones, y también se está invirtiendo en programas de mejoramiento. Allí hay un gran motor que viene”, afirma Olcay.

A su juicio, las grandes empresas de ingeniería que logran una mayor participación en el sector energético “se mueven como lo hace la economía, porque somos multisectoriales, mientras que las pequeñas son más de nicho. Viendo a mi compañía y las pares de la competencia, están todas muy activas en energía”.

Juan Carlos Olcay plantea que la demanda energética en el sector minero sigue siendo una de las más importantes del país, aunque aclara que esto se debe mirar detenidamente, “porque el precio de la energía que tenemos en Chile está desmedido, pero estos procesos tienen una inercia muy lenta”.

“Algunas compañías mineras han abastecido su demanda de energía con proyectos fotovoltaicos que tienen la ventaja de hacerse muy rápido. En menos de un año se puede tener una planta levantada. Lo más complicado es encontrar los terrenos y conseguir los permisos”, agrega.

Según el dirigente gremial, el desarrollo de obras de ingeniería ha aumentado su demanda en el sector de las energías renovables, donde se requiere menos horas de trabajo para –por ejemplo− proyectos fotovoltaicos.
“Y pasa lo mismo con la eólica, pero no es el caso para la hidrogeneración y las centrales de pasada, que sí involucran muchas horas de ingeniería”.