La necesidad de incorporar los desafíos de la Agenda Social dada a conocer por el gobierno para solucionar las demandas ciudadanas, a partir del estallido social registrado en octubre, es uno de los puntos que debe considerar la discusión regulatoria en el sector energético, según estima Danilo Zurita, nuevo director ejecutivo de GPM-A.G., que agrupa a los pequeños y medianos generadores.

A juicio del ejecutivo para avanzar en este ámbito también es necesario profundizar la competencia en el mercado eléctrico, con instrumentos que puedan disminuir los costos de la energía.

Agenda social

¿Qué impacto ve para los pequeños y medianos generadores con el mecanismo estabilizador de tarifas eléctricas?

En general estamos de acuerdo con el procedimiento y su objetivo, pero también debe resguardarse la estabilidad financiera de los contratos existentes y que las reglas de implementación del mecanismo cumplan con principios no discriminatorios al momento de definir los saldos y cargos del proceso.

A su juicio, ¿cuáles son las iniciativas prioritarias que debe impulsar el sector energético para sintonizar con la ciudadanía?

Es prioritario avanzar en temas de precios, acceso y calidad de servicio, abriendo el mercado para incorporar competencia donde es posible y no la hay, con herramientas de mercado para llevar los costos de la energía a niveles inferiores. Pero también, a nivel de política pública, es necesario analizar los mecanismos existentes de tarificación y planificación de los diferentes segmentos del mercado, en función de la nueva realidad social y de mercado que tenemos como país, independiente si estos salieron a la luz por la contingencia actual.

 ¿Cuáles son los temas regulatorios más importantes que aprecia para el próximo año?

Nuestro sistema debe avanzar en temas de competencia, flexibilidad, suficiencia y medio ambiente. Creemos que el foco de la discusión regulatoria está y debe estar ahí. Ahora tenemos que sumar los desafíos sociales que impone la nueva agenda, por lo que 2020 vendrá con una carga desafiante de temas a discutir.

 ¿Cómo ve el rol de los pequeños y medianos generadores en la reforma a la distribución?

Muy importante y protagónico. Los pequeños y medianos generadores somos una agrupación que reúne empresas y tecnologías muy diversificadas, por lo tanto tenemos una amplia visión para analizar todas las aristas del problema. Es importante resaltar todo el potencial que tiene la red de distribución, no solo en temas evidentes de suministro, sino en un ente capaz de prestar diversos servicios tales como complementarios, de telecomunicaciones, de respaldo, de almacenamiento, en fin. En ese sentido valoramos el proceso que ha llevado el Ministerio de Energía de abrir la discusión técnica y regulatoria de la distribución, y de seguro podemos avanzar aún más.

 ¿Cómo aprecia la discusión sobre la estrategia de flexibilidad?

 Independiente del mecanismo de formalización de las posibles soluciones, sean estas a nivel legal, reglamentario o normativo, lo importante es su precisa conceptualización y adecuada implementación. El parque de generación que queremos para el mediano plazo, con alta penetración renovable, necesita de definiciones en materias de flexibilidad para el adecuado desarrollo de sistemas de almacenamiento, respaldo u otros proveedores de servicios complementarios o infraestructura que se instalen con dicho fin.

¿Qué le parece el tema de la potencia en el sector?

 En el mismo sentido de la Estrategia de Flexibilidad. El concepto de suficiencia se queda un poco corto con los desafíos sistémicos y de integración renovable que tenemos hoy en día, por lo que su revisión es necesaria manteniendo adecuadamente los incentivos y propósitos, así como debidamente sus mecanismos de remuneración.

¿Qué desafío ve con la transición energética y el cambio climático?

 Estamos absolutamente disponibles para discutir los cambios y ajustes necesarios para alcanzar las metas que como país suscribamos a raíz de la cumbre climática, aportando la experiencia que como gremio hemos adquirido durante este tiempo, así como también el de cada una de las empresas que nos conforman.

Todos estos desafíos los abordaremos en función de que toda solución debe basarse en principios de neutralidad y diversidad tecnológica, que se establezcan mercados competitivos y eficientes económicamente, con información trasparente, disponible y confiable, y también con reglas claras y certeza jurídica.