Un positivo panorama en el mercado nacional de la energía solar fotovoltaica pronostica Daniel Rosende, Managing director de SMA South America SpA, sede local de SMA Solar Technology AG, empresa alemana especializada en inversores y sus servicios asociados.

¿La razón? “Este año habrá un mercado de más de 500 MW de energía solar fotovoltaica en grandes parques, y en 2015 la cifra podría aumentar, lo que demuestra el importante desarrollo que ha tenido esta tecnología en el país”, sostiene el ejecutivo.

Favorables condiciones

“En Chile se dan altos niveles de radiación, y los grandes centros de consumo energético están cercanos a los lugares donde está el potencial. Me refiero a la minería”, recuerda Rosende. Destaca que una de las ventajas de la energía solar fotovoltaica es que permite la ejecución de proyectos de manera muy rápida. “Un parque solar fotovoltaico cuenta principalmente con tres componentes: los módulos o paneles fotovoltaicos; el inversor, que transforma la energía continua que produce el panel a energía alterna (utilizable); y la estructura. Por lo tanto, un proyecto solar fotovoltaico de 100 MW se puede construir en un periodo promedio de 8 meses”, precisa.

¿Costos operacionales? “El costo operacional de un proyecto solar fotovoltaico es muy bajo y el costo nivelado de generación es absolutamente competitivo frente a fuentes convencionales. Es un mito que la energía solar fotovoltaica sea cara. Ya se han cerrado hace bastante tiempo contratos de suministro de venta de energía en Chile con valores menores a los US$100 por MWh”, asegura.

Proyectos emblemáticos

Rosende asevera que SMA participó en la ampliación de la planta solar fotovoltaica Tambo Real II de Kaltemp, continuación de Tambo Real I, ubicada cerca de Vicuña. “Fue la primera planta desarrollada con ingeniería 100% chilena y la primera en conectarse al SIC”, afirma.

Rosende manifiesta que su compañía está optimista sobre el futuro. “Además del inversor, vendemos soluciones de Media Tensión, los sistemas de control y comunicaciones y servicios asociados a esos suministros”, resalta.

“Al inversor se le considera como el ‘cerebro’ de una instalación solar fotovoltaica. Esto porque no solo convierte la corriente, sino que todo el control del parque se hace a través de él. Por eso nuestra compañía dedica parte importante de sus recursos a la investigación y desarrollo.

Queremos estar siempre a la vanguardia en la tecnología que conlleva”, enfatiza. “Estamos muy conscientes de las condiciones extremas que se dan en los grandes centros de consumo del país, como el polvo, la sismicidad, oscilación térmica y altura. Por eso fabricamos equipamientos de calidad certificada para ambientes agresivos y proveemos un servicio técnico local con técnicos expertos”, indica.

Sostiene que SMA se está enfocando mucho en el mercado latinoamericano con énfasis en Chile. “Es el mercado potencial más grande de aquí a los próximos 3 años”, dice. “Más de un quinto de las instalaciones tanto conectadas como en construcción se han hecho con la participación de SMA. Hoy tenemos presencia en proyectos por alrededor de 7 MW conectados. Pero hay más de 100 MW en construcción con SMA, que deberían estar conectados durante el primer semestre del próximo año. Y hay más de 200 MW en los que SMA está considerada en el diseño. Por eso califico mis perspectivas como muy positivas”, afirma Rosende.

Novedades

SMA lanzará próximamente inversores centrales en el rango de más de 2 MW cada uno (1.000 V y 1.500 V). “Esto reduce el Capex total de la instalación, principalmente asociado a una menor cantidad de equipos, instalación, cableado, obras civiles y eléctricas”, asevera Rosende.

También la compañía promueve una solución híbrida solar-diésel. “Se trata de una tecnología que permite integrar energía solar fotovoltaica en grupos de generadores diésel para ahorrar combustible. Gracias a su control inteligente, el sistema logra un impacto solar >60% de la potencia total, cuando antes la cifra llegaba solo a 20%. El payback asociado a la inversión es de aproximadamente 3 años, y la solución es muy atractiva cuando existe una instalación no conectada a la red. Tenemos en carpeta varios proyectos. Creemos que en las soluciones híbridas está el futuro de la energía solar fotovoltaica”, agrega Rosende.