La actual Country & MO Business Quality manager de ABB en Chile, Claudia Alarcón, descubrió en sí misma capacidades que desconocía. El liderazgo fue una de ellas, y aunque no se veía siendo la cabecilla de una política dirigida a la equidad de género, actualmente es un pilar fundamental dentro del desarrollo y crecimiento de la organización.

Desde sus inicios como practicante en 2005, se ha desempeñado en diversas áreas dentro de la compañía, donde su principal desafío a lo largo de su trayectoria ha sido trazar el camino para cumplir objetivos. Hoy la ingeniera civil industrial lleva 14 años en la firma y lidera la política de equidad de género en Chile. “Me ha tocado definir las estrategias para lograr objetivos e innovar dentro de los procesos. Ha sido una tarea difícil pero con el tiempo gratificante”, afirma.

[VEA TAMBIÉN: Automatización y control: se espera pronto marco para ciberseguridad]

El Plan

Claudia se dio cuenta con el tiempo de que ABB no tenía un plan intencionado para desarrollar esta iniciativa. Sin embargo, gracias a su desempeño y logros profesionales, tras haber liderado la gerencia del área de calidad y recursos humanos, de manera interina, fue invitada por la embajada de Suecia para conocer y liderar, el compromiso que hoy lidera. Fue en ese momento en que asumió la tarea de implementar de manera sistemática un plan de equidad de género que contemplara las necesidades y derechos de todos los trabajadores por igual.

Bajo esta misma mirada, surge el programa #WinWin de ONU Mujeres, al que ABB se suscribió en 2019, el cual contempló dentro de sus objetivos los lineamientos para materializar la iniciativa en Chile. El plan busca brindar herramientas de apoyo a las organizaciones para transitar hacia contextos laborales equitativos y diversos, así como propiciar el trabajo intersectorial, fortalecer las capacidades, y generar mecanismos de financiación para apoyar emprendimientos e innovación liderados por mujeres.

Desde hace un año que ABB ha estado desarrollando, estructurando e implementando esta política internamente, de la mano del ministerio de la Mujer, a través de capacitaciones y concientización por medio de actividades dirigidas a todos los trabajadores, con el fin de aterrizar las problemáticas y así crear un procedimiento de soporte que albergue todas las inquietudes.

A través de este mecanismo, la firma busca generar cambios y monitorear de manera constante los avances y dificultades que se presentan cada año, además de velar por el correcto funcionamiento del plan, respetando siempre los siete objetivos centrales que se presentan en la política.

Participación

Claudia afirma que no existe diferencia entre la obtención de cargos y remuneraciones. Dentro de ABB todos los trabajadores cuentan con las mismas condiciones en cuanto a bonificaciones, programas de salud, beneficios, entre otros. A su vez, los cargos se encuentran definidos como tal, los cuales se rigen bajo una banda establecida donde solo se especifican los objetivos, con el fin de no hacer ningún tipo de diferencia entre géneros. El proceso de reclutamiento se basa en que al mismo nivel de competencia no hay diferencia, lo que ha provocado un cambio cultural importante dentro de las empresas que han adquirido esta política, que se ha materializado con la creación de programas en pro de esta igualdad.

En base a lo anterior, se creó el Talent Acquisition, que contempla el programa de “Mujeres Trainees”, basada en una política de reclutamiento que especifica de manera excluyente la presencia de una mujer para la obtención del cargo. Esta política de selección ha logrado armar una base de mujeres líderes y de alguna manera equiparar el panorama dentro de la empresa. Asimismo, debe existir una línea de sucesión en cuanto a los cargos, donde es fundamental la presencia de una mujer en el proceso ya sea de reasignación de cargo o contratación.

En esta misma línea, hace dos años que se desarrolla GoLive ABB, un programa que dura seis meses, donde profesionales de la compañía van a las universidades a contar su experiencia y reclutan a estudiantes que tengan la intención de desarrollar proyectos, con la opción a titularse. En su tercera versión, se apreció la diferencia, con una discriminación positiva, donde sólo se solicitó a mujeres para generar la base de la pirámide en el área de ingeniería eléctrica, que tuvo una buena respuesta por parte de las postulantes.

La presencia femenina ha ido aumentando dentro de la firma, y hoy forman parte de las áreas de finanzas, operaciones, logística, ingeniería y liderando importantes proyectos. Esta alza ha crecido paulatinamente en el tiempo, lo que generado neutralidad en las decisiones.

Hoy la división de Motions (MO), es la división que más ha avanzado en la equidad de género, que destacó este año con el crecimiento de un 3% en la participación femenina.

El entusiasmo con el que se está trabajando esta iniciativa, según Claudia, va de la mano con mejorar el valor humano de manera interna en la compañía. “Si queremos entregar un producto de calidad, debemos partir teniendo una buena calidad de vida, valor y compromiso dentro de la organización, es el match perfecto”. A su vez, desde el convencimiento ha aceptado, valorado y liderado esta política. “Cuando uno cree que estar convencido logras hacerlo parte de tus intereses diarios y de la cultura. Creo que lo más relevante es generar un cambio cultural, que llegó para quedarse y las empresas que no lo hagan van a quedarse atrás”.

Además recalca que el hecho de que sea una iniciativa global de la empresa y el hacer partícipe a los gerentes, es un avance tremendo para seguir disminuyendo las diferencias que existen a nivel empresarial, mejorando el ambiente laboral y comunicacional. “Hoy este plan es parte de ABB, del que todos nos beneficiamos y velamos por el cumplimiento de la conciliación familiar y laboral que genera que la comunidad ABB se sienta cómoda y sientan suyos los pequeños cambios”.

La última medida que se ha implementado, y que según sus trabajadores ha sido la más gratificante es que la compañía detiene sus operaciones entre las semanas festivas de diciembre, otorgándoles vacaciones a todos los empleados, para que puedan compartir con sus familias. Gracias a la iniciativa de equidad de género se han ido desarrollando muchas actividades, como trabajo reducido de horas, que se materializa con la salida de sus colaboradores a las 13 horas los días viernes. Es la primera vez que se implementa este piloto, que ha demostrado mejorar el ambiente y el desarrollo profesional.

Hay objetivos por cumplir dentro del grupo ABB, pero que avanzan a gran velocidad, que están basados sobre un estándar internacional de la mano con la ONU. “No tenemos la receta lista para llegar e implementar la política, pero si estamos cambiando los procesos y gestionando para una mejor equidad de género”, destaca Claudia Alarcón.