Los efectos del coronavirus en la industria mini hidro

Como toda la industria de generación, estamos preocupados por el efecto que la pandemia traerá consigo en diferentes frentes, el principal de los cuales será la confusión que con ocasión del establecimiento de la ley suspensión del cobro de las tarifas al usuario final puede generarse.

Somos una industria golpeada por la baja en los precios de la energía y las bajas hidrologías derivadas del ya largo periodo de sequía que hemos experimentado como país. No obstante lo anterior, hemos crecido hasta ser hoy el tercer sector ERNC, con 512 MW de capacidad instalada, y proyectos aprobados ambientalmente por un total de 779 MW.

Como toda la industria de generación, estamos preocupados por el efecto que la pandemia traerá consigo en diferentes frentes, el principal de los cuales será la confusión que con ocasión del establecimiento de la ley suspensión del cobro de las tarifas al usuario final puede generarse, ya que los efectos de la mencionada ley deben quedarse en el segmento que por sistema debe asumir el riesgo de la recaudación del pago del consumidor final, esto es, las empresas distribuidoras.

En segundo lugar, es indudable que producto de la caída en el consumo energético el próximo cálculo de precios de nudo de corto plazo, además de la reducción de precios internacionales de los combustibles, presionará a la baja los precios estabilizados de energía para pequeños medios de generación a partir del segundo semestre, además del precio spot de la energía, circunstancia que implicará que algunas generadoras mini hidro comenzarán a tener problemas para cumplir sus compromisos.

Lo anterior nos lleva a reiterar la idea que los pequeñas y medianas centrales hidroeléctricas no están en condiciones de asumir los efectos que se deriven de la suspensión de los cobros en las cuentas eléctricas, por lo que cualquier ley mediante la cual se quiera regular el tema debe excluirlas de sus efectos.