Las distribuidoras y el desafío de mejorar su servicio

La Superintendencia de Electricidad y Combustibles, SEC, tiene como misión velar porque los ciudadanos reciban servicios energéticos seguros y de calidad. Es por esta razón que, como SEC hemos focalizado nuestros esfuerzos para que las empresas distribuidoras eléctricas puedan disminuir las interrupciones de servicio eléctrico que afectan a sus clientes y, de la misma forma, disminuir aquellos alimentadores que se encuentran excedidos o fuera de estándar.

Asimismo, y junto a los desafíos anteriormente señalados, las empresas deben mejorar la atención de consultas y reclamos que reciben de sus clientes, con el objeto de resolverlos adecuadamente y dentro de los plazos establecidos.

En este marco, como SEC hemos fortalecido la interacción y el trabajo conjunto con las distribuidoras, a partir de la aplicación de herramientas tecnológicas que nos permitan medir el desempeño de cada una de las empresas.

En efecto, en los últimos meses, la SEC ha sostenido numerosas reuniones con representantes de las empresas distribuidoras, donde, junto con analizar el desempeño de la industria durante 2012, hemos expuesto los diferentes indicadores monitoreados durante el presente año, buscando que las empresas introduzcan las mejoras necesarias para que los usuarios reciban un suministro eléctrico continuo, seguro y de calidad.

Lo anterior se suma al trabajo de evaluación anual de la continuidad de suministro que realizamos a partir del Ranking de Calidad de Servicio, el que permite monitorear los alimentadores fuera de estándar, lo que refuerza la necesidad de que se apliquen las mejoras en el servicio que reciben los usuarios a lo largo del país.

De esta forma, y a partir de este trabajo de monitoreo global y específico del desempeño, hemos podido instruir la elaboración y ejecución de las acciones necesarias, tendientes a corregir sus estándares técnicos y de servicio a los usuarios.

En relación a la calidad, estamos trabajando fuertemente para que las empresas mejoren sus estándares en cuanto a aspectos comerciales, en especial aquellos que preocupan mayormente a los usuarios, como son los procesos de facturación, la adecuada atención de reclamos y el pago oportuno de las compensaciones.

En esta misma línea, como SEC hemos fortalecido nuestra área de atención a los usuarios, disminuyendo los costos de transacción de los procesos de reclamos que llegan a la Superintendencia.

Con todo, las empresas distribuidoras tienen el desafío de seguir mejorando sus procesos para así elevar los estándares de seguridad y calidad del servicio eléctrico que entregan a los ciudadanos de nuestro país.