Eligiendo un camino

Editorial de revista ELECTRICIDAD.

El 15 de diciembre próximo la ciudadanía deberá acudir nuevamente a las urnas para que en segunda vuelta pueda elegir, entre las candidatas Michelle Bachelet y Evelyn Matthei, a la persona que será la encargada de conducir los destinos del país por los próximos cuatro años.

El interés de gran parte de la sociedad por conocer las propuestas en materia energética establecidas en los programas de gobierno de ambas candidatas a la Presidencia de la República ha sido importante. Concretamente, porque se trata de una temática que por su nivel de importancia quienes aspiran a llegar a La Moneda la sitúan como uno de los ejes fundamentales para el desarrollo del país. Sin embargo, existe consenso en que las autoridades, de tomar las medidas que todo el escenario energético espera (y clama) que se tomen, serían “castigadas” electoralmente hablando porque está establecido hoy que lo que se debe hacer en materia energética es absolutamente impopular a los ojos de un sector de la sociedad civil, que en la actualidad está empoderada y que tiene muchas más alternativas para hacer sentir su opinión. Tan importante hoy es el sentir de los ciudadanos que ha sido esta ciudadanía la que tiene, a través de herramientas válidas, como los tribunales de justicia por ejemplo, en jaque el desarrollo de importantes iniciativas energéticas, lo que genera que se mire el futuro del sector como muy oscuro en términos de energía disponible para la satisfacción de la creciente demanda.

Para todos quienes participan en el sector eléctrico y para la opinión pública en general, resulta de suma importancia conocer al detalle cada planteamiento que las candidatas realicen en torno al desarrollo del mercado energético. Quienes han podido asistir a los diferentes foros llevados a cabo en los últimos meses, como los organizados por Energía Presidencial, o más recientemente la Bienal de Cigré, donde expusieron los representantes de las candidaturas de Evelyn Matthei y Michelle Bachelet, se han podido dar cuenta que en términos generales, las propuestas en materia de energía no tienen grandes diferencias entre sí y solo detalles las separan. Y no son precisamente esos datos los que importan en demasía a quienes operan en el sector, sino que lo que realmente interesa es saber cómo se implementará, cualquiera sea la candidata que resulte electa, la estrategia en torno al programa político para permitir en forma urgente que se destraben de una vez por todas los proyectos y con esto los cuellos de botella que están impidiendo el desarrollo del mercado y de paso el del país. Eso, siempre con una ciudadanía que a diferencia de lo que pasa hoy, se haga parte informadamente de las decisiones tras un gran acuerdo que posibilite avanzar y no estancarse.