x

Buenas prácticas empresariales para construir la infraestructura crítica sustentable del futuro

Hoy más que nunca los servicios de infraestructura crítica que permiten a las personas de todo el mundo vivir, crecer y tener éxito se están poniendo a prueba de nuevas maneras, y el sector empresarial (que debe estar apoyado por políticas públicas sólidas) tiene un rol protagónico en este cambio para dar una respuesta a la necesidad de aminorar el acelerado cambio climático, así como descarbonizar e impulsar el uso de fuentes energéticas limpias a nivel mundial.

El desafío no es menor, pues para cumplir las metas trazadas (como que, para el 2050, el 96% de la matriz energética de Chile provenga de fuentes renovables; lo establecido por la Ley de Cambio Climático recientemente puesta en marcha, o la Estrategia Nacional de Electromovilidad) las empresas buscarán apoyarse otras expertas que les ayuden a desarrollar nuevas estrategias en su forma de operar, alcanzando los resultados esperados pero con costos capaces de ser absorbidos que no afecten la rentabilidad del negocio.

El cómo lograrlo parece ser un camino con grandes pendientes, y para qué mentir: lo es, pero teniendo claros los objetivos y estableciendo alianzas con partners especializados que busquen transitar por la misma vereda, construir la infraestructura crítica sustentable del futuro es completamente factible.

Para esto es de vital importancia considerar que el verdadero cambio organizacional debe venir de adentro hacia afuera. Es decir, eliminar el “efecto espectador” que es lo que sucede cuando todos piensan que “alguien más está trabajando para resolver el problema”, por lo que nadie lo resuelve. De esta manera, lograremos fomentar en la industria una cultura que verdaderamente busca lograr un impacto de beneficio neto para las empresas, sus clientes y los profesionales.

Partiendo de este punto interno, las compañías podrían optar entonces por diseñar lo que se conoce como “Tablero de Sustentabilidad” con el objetivo de identificar grandes grupos de acción para trabajar sobre ellos como, por ejemplo:

Cuidado del Medio Ambiente: englobando acciones y metas referidas a la administración del agua, huella de carbono, cambio climático y biodiversidad que apunten a la reducción del impacto de las operaciones empresariales.

Avance Social: considerando aspectos como salud, seguridad y protección; gestión del talento y aprendizaje y desarrollo; diversidad e Inclusión; equilibrio trabajo-vida, entre otros, con el fin de construir un lugar de trabajo diverso, equitativo e inclusivo.

Buen Gobierno: tomando en cuenta lineamientos para promover una mayor ética del negocio y anticorrupción; continuidad del negocio, gestión de riesgos y preparación para emergencias; política de sustentabilidad; seguridad de la información y ciberseguridad; innovación; entre otros aspectos que ayuden a hacer negocios de manera correcta.