Hasta la Unidad de Desarrollo Tecnológico (UDT) de la Universidad de Concepción, ubicada en Coronel, Región del Biobío, se trasladó la seremi de Energía, Daniela Espinoza, para conocer el proyecto “Combustibles de Aviación a partir de Hidrocarburos Sintéticos derivados de Plásticos Residuales”, mediante el cual se busca contribuir a la meta del sector para reducir en un 50% las emisiones de CO2 al 2050.

La UdeC, a través de la UDT, ha desarrollado investigaciones en las áreas de combustibles alternativos en base a variadas materias primas tales como biomasa, plásticos, neumáticos, hidrógeno, entre otros, labor que realizan en sus instalaciones, donde cuentan con plantas de distintas tecnologías de conversión, y en variadas escalas. Aquí se realizan las pruebas que se requieren, iniciando así los primeros acercamientos para la generación de combustibles de aviación sostenibles en el Biobío.

Cabe mencionar que la Universidad de Concepción forma parte de la iniciativa “Vuelo Limpio”, desarrollada por Agencia de Sostenibilidad Energética y la Junta de Aeronáutica Civil, que busca avanzar hacia la transición energética y mejorar de la eficiencia energética de la aviación. El proyecto de la UDT forma parte de los esfuerzos que se están realizando desde la casa de estudios.

Este trabajo, que se realizará en conjunto con Enap Refinería Biobío, permitirá levantar investigaciones y más proyectos colaborativos que permitan avanzar en el desarrollo de Combustibles de Aviación Sostenibles en Chile y generar los insumos necesarios para producir estos combustibles localmente.

Al respecto, la seremi Espinoza expresó que “estamos trabajando para promover la incorporación de más actores al programa. La Universidad de Concepción es la segunda casa de estudios que se suma a esta iniciativa y esperamos que otras instituciones sigan su ejemplo, para lograr promover un transporte más sustentable y eficiente en el Biobío”.

En tanto, la investigadora de la Unidad de Desarrollo Tecnológico de la UDEC, Dra. Cristina Segura, destacó la implicación de esta iniciativa. “Este es un proyecto pionero, que tiene mucha relevancia para la región como para el país, porque permitirá contribuir con combustible bajo en carbono, el cual es un desafío a nivel mundial para descarbonizar la aviación comercial”, dijo.

Otra característica diferenciadora que presenta el proyecto de la UDT es la valorización de plásticos residuales, sobre todo aquellos que son imposibles de reciclar mecánicamente. Es a través de la tecnología de pirólisis catalítica que se obtiene del plástico un líquido compuesto por diferentes hidrocarburos, base para producir combustible sostenible de aviación (SAF), con un ciclo de vida sostenible e incorporando el concepto de economía circular, el cual contribuirá a la disminución de los índices de contaminación en Concepción y el Biobío.