Científicos, autoridades regionales, académicos, profesionales, estudiantes de pre y posgrado y de liceos técnicos participaron en el workshop “Desafíos técnicos y de talento humano de la industria solar en el norte de Chile”, que se desarrolló en Antofagasta organizado por dos centros referenciales a nivel nacional e internacional: CDEA-UA y Atamostec.

El objetivo central fue proyectar las necesidades que tendrá la industria de la energía solar a futuro, tanto a nivel tecnológico como de talento humano. Por eso, se presentaron diversas investigaciones en el área, desde las pérdidas de potencia, la IA aplicada, segunda vida de paneles y diseños ecológicos, entre otras.

El subdirector de fomento empresarial del Comité Corfo Antofagasta, Juan Ignacio Zamorano, resaltó el encuentro, afirmando que es fundamental la vinculación entre los distintos sectores que conforman este ecosistema. “La relación de la academia con la industria es clave para impulsar a los proveedores de servicios y la industria instalada. Prontamente, como parte del fomento productivo, presentaremos una nueva etapa del Clúster de Energía para seguir articulando esfuerzos públicos y privados”, dijo.

Dentro de los expositores, destacaron los investigadores de la Universidad de Granada, Dr. Aitor Marzo y de la Universidad de Almería, Dr. Joaquín Alonso. Ambos científicos mantienen lazos de cooperación científica, tanto con el Centro de Desarrollo Energético de Antofagasta como con Atamostec.

El investigador del CDEA, doctor Douglas Olivares, que también expuso en la jornada, valoró la posibilidad de presentar su trabajo en el área de caracterización territorial y radiometría a los profesionales del sector. “Así, se puede vislumbrar las necesidades que tendrá la industria en el futuro, tanto a nivel tecnológico como de talento humano”, sostuvo.

En tanto, el gerente general de Atamostec, José Miguel Arriaza, también destacó la posibilidad de presentar a la comunidad los avances científicos y tecnológicos alcanzados, pues afirmó que “así se generan confianzas y se vislumbran las necesidades futuras de la industria. Se necesitarán muchos técnicos eléctricos, mecánicos y ambientales, así como profesionales del área social, junto con obviamente, a los investigadores”.