La Empresa Nacional del Petróleo (ENAP) evaluará la producción de combustibles sintéticos en sus refinerías, para lo cual firmó un acuerdo con las empresas Ferrostaal Chile e Ineratec, quienes realizarán los estudios de viabilidad.

El informe ─que concluirá el primer trimestre de 2024─ permitirá analizar alternativas para la producción de este tipo de combustibles, evaluando la construcción de una planta de e-fuel de 10 MW en una primera etapa, con una capacidad de producción anual de 3.500 toneladas en sus dependencias.

De concretarse la construcción de esta planta, sería la más grande de su tipo en Chile y podría constituirse en un modelo escalable hacia el futuro. Al mismo tiempo que para ENAP será un paso para avanzar en la generación de combustibles sintéticos y continuar ampliando su portafolio de productos.

Al respecto, el gerente general de ENAP, Julio Friedmann, afirmó que «hoy estamos dando nuestro primer paso hacia la comprensión de cómo agregar estos nuevos combustibles más verdes como parte de la producción de nuestras refinerías. Esto, junto con nuestras asociaciones actuales para el desarrollo de infraestructura para la producción de H2V en la región de Magallanes, es parte de nuestra Estrategia ENAP 2040 y la oportunidad que tenemos para apoyar la transición energética del país».

El CEO de Ferrostaal Chile, Ludwig Hecker, reiteró el valor de esta nueva asociación y declaró que “sobre la base de nuestra colaboración con Ineratec, nuestra nueva relación con ENAP fortalece nuestra determinación colectiva de posicionar a Chile como un faro global en el sector de los e-combustibles”.

En tanto, el cofundador y director general de Ineratec, Philipp Engelkamp, señaló que «la oportunidad presentada por los recursos renovables de Chile, combinada con nuestra innovadora tecnología de e-Combustible y nuestras colaboraciones con actores clave como Ferrostaal Chile y ENAP, sin duda posicionará a los e-combustibles como un componente vital de la matriz energética de Chile”.

Se puede mencionar que esta colaboración tripartita tiene como objetivo aprovechar las abundantes fuentes de energía renovable de Chile, estudiando la viabilidad de producir una alternativa sostenible y competitiva a los combustibles fósiles.