HIF Global anunció el ingreso a evaluación ambiental de su planta de combustibles carbono neutrales Cabo Negro, en la región de Magallanes.

El proyecto, con una inversión por US$ 830 millones, se ubicará al interior del complejo industrial Cabo Negro -en la comuna de Punta Arenas- y considera una capacidad de producción de 173.600 ton/año de e-Metanol que podrá convertirse total o parcialmente a e-Gasolina y e-GL, alcanzando una producción máxima de 70.000 ton/año de e-Gasolina y 8.030 ton/año de e-GL. La planta se alimentará de la energía renovable del parque eólico Faro del Sur (384 MW).

Al respecto, el presidente de HIF Global, César Norton, afirmó que “estamos dando un paso sustantivo para hacer de la industria del hidrógeno y los combustibles carbono neutrales una realidad en Chile: esta será la primera planta a escala comercial para la producción de combustibles carbono neutrales a costos competitivos. Los e-Combustibles permiten reemplazar combustibles fósiles y contribuir así a la descarbonización del planeta. Nuestro proyecto Cabo Negro aprovecha toda la experiencia adquirida en nuestra planta demostrativa Haru Oni».

Se estima que, a contar de la obtención de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA), la construcción de la planta tomará unos 26 meses. Esta etapa generará un promedio de 600 empleos y considera la instalación de un campamento para acoger a los trabajadores. En fase de operación, en tanto, el proyecto dará trabajo a cerca de 400 personas, entre operadores y contratistas.

Cabe señalar que la planta Cabo Negro considera la obtención de CO2 a partir de tres alternativas: conversión de biomasa, captación directa del aire y otras fuentes industriales. La energía térmica producida por la biomasa, además, será aprovechada como complemento de la generación eólica y también se instalarán baterías para aprovechar los excedentes que genere Faro del Sur, que se conectará a la planta a través de una línea de alta tensión subterránea.

Para la producción de los e-Combustibles se usará agua desalada (se captará hasta 34 m3/h de agua de mar) y se diseñó un sistema de reúso del recurso, por lo que no habrá ningún tipo de descarga al mar (ni salmuera ni riles).