Hasta la región de Magallanes llegó el equipo asesor para la Mesa SAF (Sustainable Aviation Fuel), instancia público-privada que coordina los esfuerzos para delinear la hoja de ruta que permita a Chile producir combustibles sostenibles para la aviación.

En este marco, representantes de la Junta de Aeronáutica Civil (JAC) −dependiente del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones (MTT) −, del Ministerio de Energía, de la Agencia de Sostenibilidad Energética (AgenciaSE) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) recorrieron la planta Haru Oni de la empresa HIF, ubicada en la región de Magallanes. Se trata de la primera unidad en operación a nivel mundial en fabricar de manera integrada combustibles sintéticos a partir de agua y dióxido de carbono con la ayuda de energía eólica, permitiendo que se logren emisiones carbono neutrales de CO2.

“Estamos frente a un gran desafío que posicionará, en un futuro cercano, a Chile a la vanguardia del desarrollo de SAF o combustibles producidos mediante distintas materias primas renovables, tales como biomasa, residuos o hidrógeno, y que tienen la cualidad de generar una menor huella de carbono desde la extracción bruta de la materia prima hasta su uso en los aviones. En este camino que estamos delineando en conjunto con todos los integrantes en la Mesa SAF, experiencias como esta visita a la planta Haru Oni nos permiten recabar información de gran valor para el trabajo que estamos impulsando”, destacó el secretario general de JAC, Martín Mackenna.

La visita incluyó al laboratorio de e-combustibles que se emplaza en terrenos de la Universidad de Magallanes (UMAG), en el sector Barrio Industrial de Punta Arenas. Esta infraestructura fue implementada por HIF en conjunto con la casa de estudios y Gasco, para controlar la calidad de los combustibles que se producen en la planta, además de permitir la realización de actividades de investigación, desarrollo e innovación con los subproductos de la planta.

U. de Magallanes se suma a Vuelo Limpio

En el marco de la visita del equipo asesor se concretó también la incorporación de la Universidad de Magallanes al programa Vuelo Limpio. Esta instancia, de coordinación interministerial y participación voluntaria, fue presentada en 2020 para generar colaboraciones con diversos actores que van desde el sector educacional, empresas privadas, aparato estatal y representantes del transporte aéreo para promover la sostenibilidad energética en la aviación, mediante la aplicación de buenas prácticas y la captación de otras oportunidades de sostenibilidad energética.

Al respecto, el ministro de Transportes, Juan Carlos Muñoz, afirmó que “nos llena de satisfacción ver cómo Vuelo Limpio continúa creciendo y sumando importantes actores que aportan desde su vereda de conocimiento a esta labor tan relevante, no solo para el desarrollo de la aviación en Chile, sino también para el cuidado medioambiental y la reducción de las emisiones que produce esta industria. Damos la bienvenida a la Universidad de Magallanes que se suma a la Universidad Católica de la Santísima Concepción y Universidad de Concepción en este objetivo».

En tanto, el rector de la casa de estudios, Dr. José Maripani, agregó que “sin duda, ser parte de las primeras universidades, ya hay algunas que han firmado, es un privilegio porque la región tiene algo que decir respecto a esta temática. Recordemos que la producción de combustibles es muy nueva en el mundo y una de las primeras plantas pilotos que se ha construido y que costó 75 millones de dólares está aquí en Magallanes”.

“Si eso se puede hacer realidad en el planeta, el primer ejemplo está aquí en Magallanes. Por otro lado, nuestra casa de estudios tiene el primer laboratorio de combustibles para testear la calidad de estos en Sudamérica”, concluyó la autoridad académica.