El valle de Elqui se convierte en un polo relevante para el desarrollo de Pequeños Medios de Generación Distribuidos (PMGD), al instalarse la planta fotovoltaica Quebrada de Talca en las cercanías de dicha localidad de la región de Coquimbo, la cual aportará energía renovable al Sistema Eléctrico Nacional (SEN).

En ese contexto, la seremi de Energía, María Castillo, constató los avances de la construcción de esta central de 9 MW de capacidad instalada, a cargo de la empresa Sonnedix, la que considera un total de 19.800 paneles y 40 inversores. El proyecto dispone de módulos fotovoltaicos bifaciales (captan energía frontal y de rebote) y con sistema de seguidor para aumentar su rendimiento en un 25 por ciento.

La planta solar entregará electricidad a la red a través de una línea de conexión que empalmará con la subestación Marquesa de la distribuidora CGE.

Al respecto, Castillo señaló que “esta visita ha sido muy interesante, al conocer un parque solar que viene a fortalecer la infraestructura eléctrica de la región de Coquimbo y contribuir a las metas de carbono neutralidad y la transición energética, y también hacia la reconversión energética

En tanto, Clémence Picard, VP E&C de Ingeniería y Construcción para América y Francia de Sonnedix, sostuvo que “el valle de Elqui tiene unas condiciones de radiación buenísimas y aparte de una disponibilidad de terreno para ubicar una planta solar. Si bien este emplazamiento no es tan llano, igual reunía las condiciones para poder implantar y también la cercanía a la evacuación eléctrica”.

Y añadió que «una de las particularidades del proyecto es que estamos cerca de la comunidad, entonces tomamos el resguardo de ser buen vecino y desde la pre construcción tomamos contacto con los vecinos para explicar el proyecto; ofrecimos trabajo a las personas como guardias, labores de montaje, y también escuchamos preocupaciones de vecinos de ser lo menos molestoso posible, en cuanto a ruido”.