La recuperación de vehículos usados como innovación de economía circular automotriz, más la eliminación de los gases de efecto invernadero en los procesos que se requieren para concretarlo, son una combinación perfecta de dos grandes de la industria internacional. Se trata de un inédito trabajo conjunto que genera uno de los mayores ejemplos a nivel mundial de gestión sostenible para la emisión cero, y nada menos que en la industria de los autos.

Lo anterior es el resultado de una iniciativa de Schneider Electric y Renault.

“Los grandes actores de la producción industrial, comercial y de servicios tiene hoy en reto de reducir cada vez más su huella ambiental y las nuevas tecnologías son clave para este apoyo. Schneider Electric activó un trabajo en conjunto con Renault para implementar la tecnología SM AirSeT en su proceso de reutilización de materiales. Con esto, la economía circular se tangibiliza de manera concreta en la industria automotriz”, afirmó Úrsula de la Mata, directora de Movilidad para Sudamérica de Schneider Electric.

Schneider implementó la transformación digital de la gestión energética y la automatización industrial junto a la marca francesa, a través de los equipos SM AirSeT libres de SF6, una solución innovadora que elimina el gas de efecto invernadero SF6 (hexafluoruro de azufre), un gas con un potente efecto invernadero –23.500 veces más que el CO2– sujeto a estrictas normativas para evitar su impacto en el medio ambiente porque es un gas sintético que no es absorbido naturalmente.

“Para lograr nuestros objetivos de alcanzar la carbono neutralidad en todas nuestras plantas Europeas a 2030, es necesario innovar en todo lo que hacemos y esta solución era clave para eliminar la necesidad de utilizar SF6”, aseguró Matías Buijuy, gerente de Renault Chile.

El impacto que tendría en Chile reemplazar el gas SF6

Si bien, los países desarrollados deben informar cada año a Naciones Unidas sobre cuánto SF6 están utilizando, en naciones como Chile aún no existen restricciones para su uso. Este gas es utilizado en la mayoría de tecnología de las instalaciones eléctricas de edificios, hospitales, data centers, además de las redes de distribución, por lo que su reemplazo no es inmediato ni fácil.

Asimismo, realizar un cambio con respecto al uso de este contaminante tendría un impacto significativo para Chile, puesto que 1 kg. de SF6 tiene el mismo efecto que 23.500 kg de CO2, lo que equivale a las emisiones generadas por conducir un auto durante 200.000 kilómetros.

“El reemplazo de este gas por la tecnología SM AirSeT, creada en 2021, es una alternativa concreta que hoy está disponible en Chile y que ha sido reconocida en diversas instancias”, agregó Úrsula de la Mata.

La tecnología ya está disponible en Chile y puede ser aplicada en la mayoría de las instalaciones eléctricas de edificios, hospitales y data centers, además de redes de distribución de electricidad.