En el marco del Día Mundial del Reciclaje, que se celebra cada 17 de mayo, Schneider Electric está implementando diversas soluciones y programas sostenibles, alineados con la reutilización de desechos, la optimización de materias primas y la promoción de diseños y procesos logísticos amigables con el medio ambiente. Asimismo, impulsa acciones tendientes a la descarbonización y a alcanzar la meta del cero neto.

Entre otras iniciativas, cuenta con una estrategia de recursos que engloba toda su cadena de valor y ciclo de vida de sus productos: desde la compra de la materia prima utilizada en su producción, hasta el fin de su vida útil. Este instrumento forma parte del barómetro de sostenibilidad de la empresa, que funciona, entre otros recursos, gracias a herramientas como el Schneider Sustainability Impact (SSI) y Schneider Sustainability Essentials (SSE), las que miden, analizan y gestionan sus prácticas y programas de sustentabilidad para abordar sus desafíos medioambientales, sociales y de gobernanza.

Algunas de las metas que se ha planteado el gigante alemán al año 2025 se enmarcan en cinco parámetros: materia prima, a través del cual buscan aumentar el contenido de material verde en sus productos al 50%; diseño de producto, con la premisa de promover el crecimiento de los ingresos relacionados con productos Green Premium a un 80%, objetivo ya logrado en 2023; distribución, asegurando que todos los empaques primarios y secundarios estén libres de plástico de un solo uso y utilicen cartón reciclado, y usuario final, evitando 420.000 toneladas métricas de consumo de recursos primarios a través de la recuperación de equipos al final de su uso desde 2017.

Lo anterior, sumado al parámetro de Fabricación, que busca mejorar en un 15% los índices de eficiencia energética y reemplazar el 33% de la flota de vehículos corporativos a vehículos eléctricos.

Por otro lado, la compañía busca implementar programas locales de conservación y restauración de la biodiversidad en todas las instalaciones y obtener la certificación Waste-to-Resource, que pretende recuperar al menos el 99% de los residuos generados. Esto, junto con poner en marcha un plan de acción de conservación de agua para el 100% de las oficinas o plantas en áreas con escasez de agua.

Productos verdes

El pilar principal de la estrategia de circularidad de Schneider Electric es EcoDesignWay, un proceso que se aplica al desarrollo de todos los productos nuevos, permitiendo una compensación del impacto ambiental a lo largo de su ciclo de vida. Esto, en coordinación con el programa de “devolución” Green Premium, posibilita un desarrollo de producto más sustentable y transparente con la información ambiental. Así, los clientes que hayan comprado una solución de la compañía tienen acceso a su reciclaje gratuito cuando llega al final de su vida útil. Cabe destacar que a través de este servicio en 2021 se recolectó alrededor de 14.000 toneladas de baterías en todo el mundo para su reciclaje.

Por otro lado, una de las metas de sustentabilidad más importantes del grupo es alcanzar el cero neto en toda su cadena de valor a 2050. Para alcanzar este compromiso, la empresa está reduciendo desde 2021 sus emisiones absolutas de gases de efecto invernadero de Alcance 1, 2 y 3 en al menos un 90%. Lo anterior, junto con compensar las emisiones residuales con compensaciones de carbono, en línea con el “Corporate Net-Zero Standard” del Science Based Targets initiative.

Por último, el cumplimiento del objetivo requerirá comprometerse aún más con los clientes y proveedores en la descarbonización, aprovechando sus soluciones para aumentar la eficiencia energética de la economía global, la electrificación y el abastecimiento de electricidad renovable.