Schneider Electric, compañía líder en gestión energética y automatización, no se queda atrás en la estrategia de movilidad sostenible. Esto, porque estrenó una nueva flota de 15 vehículos híbridos destinados a su plana ejecutiva, como un incentivo a la descarbonización y la transición energética.

Los nuevos vehículos se componen de un motor eléctrico y uno de combustión interna, lo que les permite reducir significativamente las emisiones de CO2 liberadas a la atmósfera, en comparación a los sistemas de motorización convencionales. Se trata de una adquisición que, en línea con la estrategia sostenible de la compañía, se suma a los vehículos 100% eléctricos que operan en la Planta Santiago de Schneider, destinados a la distribución de mercadería.

“Entendemos este gran paso como el inicio del camino que nos permitirá seguir implementando iniciativas para consolidar un entorno más sostenible y amigable con el medio ambiente en Chile. Es por eso que estamos orgullosos de presentar esta nueva línea de vehículos híbridos como una solución que nos acerca cada vez más a la meta cero neto”, dijo Mario Velázquez, country president de Schneider Electric en Chile.

Según datos de la Asociación Nacional Automotriz de Chile (ANAC), entre enero y octubre de 2019 se comercializaron 719 autos híbridos, cifra ha aumentado exponencialmente, considerando que durante 2022 se vendieron 2.552 unidades de vehículos híbridos (HEV), 474 vehículos híbridos enchufables (PHEV) y 2.583 microhíbridos (MHEV).

De acuerdo con la entidad gremial, que en su informe mensual analizó la venta de vehículos de cero y bajas emisiones durante marzo de este año, las inscripciones de vehículos propulsados con ese tipo de tecnologías continúan creciendo, registrando un incremento acumulado de 32,3% durante el primer trimestre de 2023.

En ese sentido, los híbridos convencionales han sido los que han registrado la mayor venta de unidades en lo que va del año, con 611 unidades comercializadas durante el primer trimestre (41,4% de crecimiento), seguidos por vehículos 100% eléctricos, otros tipos de categorías híbridas y vehículos con propulsión mediante hidrógeno.

Al respecto, Velásquez aseguró que “el auge de la movilidad sostenible en el país es sin duda una excelente noticia, tanto para la mejora de los procesos corporativos logísticos como para el cambio cultural que requiere la transición energética. Sin embargo, aún quedan importantes desafíos; como la democratización de este tipo de tecnologías y la educación que se necesita para concientizar sobre los beneficios ambientales, económicos y energéticos que la movilidad eléctrica e híbrida pueden proporcionarnos”.