El Coordinador Eléctrico Nacional inició un proceso para identificar oportunidades de flexibilización de la operación de las centrales térmicas del Sistema Eléctrico Nacional (SEN), entre otros, los niveles de mínimos técnicos actualmente vigentes para éstas, así como los parámetros asociados a los procesos de partida y detención de estas unidades.

Los mínimos técnicos corresponden a la potencia activa bruta mínima con la cual una unidad puede operar, cumpliendo la normativa ambiental, en forma permanente segura y estable inyectando energía al sistema en forma continua.

La actividad contó con la presencia, entre otros, del ministro de Energía, Diego Pardow; el secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía (CNE), Marco Mancilla, y la Superintendenta de Electricidad y Combustibles, Marta Cabeza. Además, la entidad se reunió con representantes de 11 empresas para explicar los alcances de la campaña y los próximos pasos, que implican una serie de análisis técnicos y algunas pruebas y mediciones en las unidades generadoras.

Un objetivo importante de este proceso es determinar las inversiones que serían necesarias para lograr mayor flexibilidad en las unidades, con motivo de la revisión de la Norma de Emisiones de Centrales Termoeléctricas que lleva adelante el Ministerio de Medio Ambiente, dado que algunas de las unidades del Sistema tienen un mínimo técnico ambiental que potencialmente podría ser revisado y flexibilizado.

En la instancia, el ministro Pardow indicó: “La revisión y ajuste de los mínimos técnicos de centrales térmicas permitirá aumentar los niveles de flexibilidad del parque generador convencional para efectos de permitir una mayor colocación de energía renovable y, con ello, disminuir los vertimientos. Esto es parte de las medidas anunciadas en nuestra Agenda inicial para un Segundo Tiempo de la Transición Energética que considera una serie de acciones para una descarbonización acelerada del sector eléctrico”.

Transición energética acelerada

Mientras que el director ejecutivo de Coordinador, Ernesto Huber, señaló que “esta campaña de flexibilización va en línea con los pasos que se han venido dando para tener una transición energética acelerada, como se plantea en la Hoja de Ruta que elaboramos en 2022. Uno de los elementos habilitantes de este proceso es, sin duda, potenciar la debida flexibilidad del parque generador convencional”.

La última campaña de amplia cobertura para actualizar los niveles mínimos técnicos se realizó entre 2017 y 2019, cuando se lograron reducir en aproximadamente 1.200 MW. Desde entonces, el Coordinador ha estado monitoreando permanentemente el estado de las unidades térmicas para detectar espacios de mejora en algunas centrales específicas.

Cabe mencionar que hay cerca de 40 unidades térmicas en el Sistema Eléctrico Nacional cuyos mínimos técnicos se activan dependiendo de los programas de operación y las condiciones presentes en el sistema en tiempo real. Tanto la programación, como la operación en tiempo real, se realizan considerando el debido resguardo de la seguridad de suministro de la manera más costo efectiva.