En noviembre, el Congreso despachó la ley que promueve el almacenamiento de energía eléctrica y la electromovilidad, norma que supone un impulso al proceso de cambio hacia matriz energética que sea menos contaminante.

En ese contexto, no solo en Chile, sino en todo el mundo, la generación distribuida y, por tanto, el sistema de distribución está evolucionando de forma obligada. Pero ¿qué cambios debería hacer el país en esta materia?

Esta misma pregunta se hicieron los investigadores del Instituto Sistemas Complejos de Ingeniería (ISCI) Ronald Fischer y Rodrigo Moreno -también académicos de la Universidad de Chile-, quienes realizaron un estudio que da cuenta de la necesidad de modificar la regulación en materia de generación distribuida.

Como se señala en este trabajo investigativo, el modelo regulatorio chileno está basado en la empresa modelo, que impone al inversionista condiciones específicas que no son las operan que en la realidad. Fischer lo define del siguiente modo: “El problema es que la empresa real tiene una historia de inversiones pasadas que le impide tener las eficiencias de la empresa modelo. En el pasado existían aspectos del proceso regulatorio que balanceaban este efecto, pero hoy se han eliminado, lo que deja en evidencia esta deficiencia del esquema de empresa modelo”.

Los resultados del estudio señalan que es necesario proteger este tipo de inversiones con el foco puesto en el futuro, pues al asegurar la rentabilidad a la empresa esta puede mejorar la tecnología, por ejemplo, para incorporar fuentes de energía sustentable.

En la misma línea, un segundo trabajo realizado por los académicos sobre transmisión energética observó un problema que va en una dirección similar, pues “a diferencia del pasado, actualmente el regulador determina las inversiones a realizar en el sector. Por lo tanto, es innecesario introducir riesgos en la remuneración de activos para dar señales de inversión eficiente”, señala Moreno.

Algo que también observó el senador José Miguel Durana en la comisión de Minería y Energía del Senado: “Se incorporan medidas para fomentar la energía sustentable y su almacenamiento. La idea es que los esfuerzos privados y públicos no se pierdan como hoy. La distribución de la energía debe pensarse desde los incentivos más allá de lo técnico, no debe castigarse la inversión”.