Este miércoles se realizó el lanzamiento oficial del proyecto línea de transmisión Kimal – Lo Aguirre, la primera línea de corriente continua en Chile y que conectará la zona norte del país, desde Antofagasta, con Santiago, abarcando en total cinco regiones.

La sede del Coordinador Eléctrico Nacional (CEN) sirvió de escenario para la inauguración del proyecto de transmisión, que es considerado un hito de gran relevancia para la interconexión y el proceso de descarbonización de la matriz energética. En ese espacio, fueron convocados distintos representantes y autoridades del sector energético del país.

El subsecretario de Energía, Julio Maturana, destacó la relevancia de la obra, ya que “nos permitirá conectar nuestros proyectos de energía renovables eólico y solares que tenemos en el norte del país, y llevar la energía a los lugares donde tenemos tanta demanda”.

Por su parte, el presidente del CEN, Juan Carlos Olmedo, resaltó la importancia de las redes de transmisión para tener un sistema seguro y confiable, “por lo cual miramos con atención todo su progreso y esperamos que su avance logre involucrar a la ciudadanía, haciéndolos parte de su desarrollo”.

El Gerente General de Conexión Energía, Sebastian Fernández, dio a conocer los detalles relevantes y distintivos de este proyecto y la importancia de la transmisión para el país. «Nuestra voluntad y todos nuestros esfuerzos están puestos en desarrollar y construir una obra de transmisión, que cumpla no sólo con los más altos estándares técnicos y de eficiencia, sino que además, sea ambiental y socialmente sostenible».

Características del proyecto

La línea de transmisión Kimal – Lo Aguirre, será desarrollada, construida y operada por la empresa Conexión Energía, que se adjudicó el proyecto en 2021. Este año avanza en las etapas de levantamiento de la línea base ambiental, definición de trazado, información temprana y participación ciudadana en indígena.

El proyecto conformado por 2.700 torres, posee una longitud total aproximada de 1.400 km y contará con 2 subestaciones convertidoras: la primera en Antofagasta, en la comuna de Santa Elena con una capacidad de 220kV y la segunda en Santiago, comuna de Pudahuel, con capacidad de 500kV.

La característica que más destaca del proyecto es que se trata de la primera línea de corriente (HVDC) continua en Chile, esto supone mayor flujo de carga eléctrica que no cambia de dirección, y que entre otras bondades posibilita: mayor eficiencia, menos pérdidas de energía en el camino, menos uso del territorio porque su franja de servidumbre es menor y un ahorro sustancial que se traduce en el consumo de 33 mil hogares.

De acuerdo con el cronograma, el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) se ingresará al SEIA en 2023 y se espera la entrada en operación de la línea para el año 2029.

Cabe destacar que en la ceremonia estuvieron presentes autoridades del CEN y de la empresa Conexión Energía, el jefe del departamento eléctrico de la Comisión Nacional de Energía (CNE), Deninson Fuentes; la directora ejecutiva de Acera AG, Ana Lía Rojas; el director ejecutivo de las Transmisoras AG, Javier Tapia; y Claudio Seebach, presidente ejecutivo de las Generadoras AG, entre otros actores del sector.