Qué práctica más habitual de la etapa estudiantil que aprovechar los patios de la universidad para juntarse a estudiar con compañeros, entre una clase y la siguiente. Hoy, gracias a los progresos técnicos desarrollados en el marco del impulso a las nuevas energías, los alumnos podrán acceder a carga eléctrica de sus celulares, notebooks y otros dispositivos sin tener que retornar al interior de los recintos ni interrumpir sus actividades.

Esto, como resultado de un proyecto del centro de investigación SERC Chile, que en el marco de una iniciativa surgida en su equipo que estudia la electrónica de potencia y conversión de energía, desarrolló ocho tótems de recarga eléctrica alimentados por energía solar.

Según explican desde la entidad, vieron esto “como una forma de mostrar la importancia de la electrónica de potencia en el uso de la energía fotovoltaica; de colaborar con la sustentabilidad de los campus universitarios y de mostrar a las y los estudiantes el potencial solar del país”.

Así, tras un año de trabajo y bajo la coordinación de Félix Rojas, académico de la Universidad Católica e investigador de SERC Chile, se concretó la instalación y funcionamiento de los primeros cuatro tótems, en las universidades de Chile, Católica, Santa María y de Antofagasta (en la foto).

“El sistema ha sido diseñado especialmente para este proyecto. Es sencillo, económico y fácil de implementar. Esperamos que alguna empresa se interese en utilizar este desarrollo y pueda implementarse más allá de las universidades, lo que permitirá visibilizar aún más la importancia de la energía fotovoltaica”, dice el profesor Rojas.

Cada instalación cuenta con dos paneles de 100 W, ocho puertos de carga USB e iluminación LED. Además, tienen una batería de litio de 1200 Wh, lo que permite mantenerlos con energía durante todo el día, y permiten una velocidad de carga incluso para dispositivos que requieren más energía que un teléfono, como un notebook pequeño.

Por su parte, Claudia Rahmann, directora de SERC Chile, destaca el aporte de las estaciones que se están instalando en cada una de las universidades integrantes del centro de investigación. “Esperamos que tengan buena llegada con nuestros estudiantes y que gracias a estos tótems puedan imaginarse lo que se puede lograr con todo el potencial solar que tenemos en el país, incluso en el sur”, afirma.