La empresa Copec anunció la construcción del primer electroterminal para transporte público con estándar RED fuera de la Región Metropolitana, en Antofagasta, que tendrá capacidad para suministrar energía a 40 buses eléctricos.

A través de una alianza con el operador local Green Energy, la empresa se adjudicó la licitación que confirma a la capital nortina como la primera ciudad fuera de Santiago en implementar este tipo de tecnología en el transporte público.

“Como empresa, estamos asumiendo nuevos desafíos con el objetivo fortalecer la infraestructura de carga eléctrica a lo largo de todo el país, de manera de seguir expandiendo los beneficios de la electromovilidad cada día a más personas, y hoy nos hemos sumado al proyecto que permitirá mejorar la movilidad y la calidad de vida de los habitantes de Antofagasta”, afirma Francisco Larrondo, gerente de Copec Voltex.

Copec Voltex se encargará del diseño, ingeniería, construcción y mantenimiento del electroterminal, así como del software de gestión de carga y suministro de la energía. Dentro de las funcionalidades que poseerá la instalación, destacan especialmente los servicios de control de flota y monitoreo de baterías, que tienen como objetivo el desarrollo de un proceso de carga más eficiente al estar conectada directamente la información de los buses con la de los cargadores.

Desde la empresa señalan que con esta iniciativa Copec Voltex se consolida como el mayor proveedor de energía para buses eléctricos en todo Chile. “Estamos comprometidos con el desarrollo y movimiento de las personas, las empresas y el país y, en este sentido, Antofagasta contará con un terminal y buses del mismo estándar RED que existe en la Región Metropolitana”, puntualiza Larrondo.

Carga en 2,5 horas

Los cargadores serán 10 unidades de carga rápida, de 150 kW de potencia, lo que permitirá abastecer de energía a los buses en aproximadamente 2,5 horas. Los dispositivos estarán ubicados en un segundo piso, gracias a la implementación de un sistema retráctil que permitirá tener una operación expedita y más segura.

Cada cargador contará con un sistema de monitoreo inteligente de gestión de carga, que facilitará la operación diaria de los buses minimizando los costos operaciones y maximizando la disponibilidad de los propios equipos.

La infraestructura –que también proveerá Copec– incluye las oficinas, áreas de servicios básicos, talleres de lubricación y áreas de lavado, entre otras.

Desde la compañía, resaltan que entre los beneficios de operar con buses eléctricos en una ciudad como Antofagasta está el hecho de generar un menor impacto al medio ambiente por contaminación atmosférica y acústica, ya que estos vehículos son menos ruidosos que sus similares a combustión, además de ser más eficientes en materia de utilización de la energía.

La empresa estima que el nuevo centro y flota eléctrica entrarán en operación a mediados del 2023.