En Chile hay más de 2.300 clientes libres, que representan cerca del 60% del consumo energético del Sistema Eléctrico Nacional (SEN), en circunstancias de que hace menos de una década la cifra era ostensiblemente inferior.

Según Javier Bustos, director ejecutivo de la Asociación de Clientes Eléctricos No Regulados (ACENOR A.G.), el cambio experimentado en el mercado eléctrico durante los últimos años ha permitido que muchos clientes regulados pudieran acceder a mejores condiciones contractuales, después de moverse al segmento no regulado, tanto de precio como de suministro renovable. Así, de acuerdo con su visión, los clientes libres se han transformado en actores cada vez más relevantes y diversos en el sector eléctrico.

Lo anterior fue expuesto en el webinar “Contratos de energía para clientes industriales: cláusulas que limitan competencia y principales retos a la hora de negociar el suministro”, organizado por la entidad gremial.

En el encuentro participaron, además, el especialista en libre competencia Nader Mufdi, socio de FHM abogados, y Catalina Medel, directora Legal y de Regulación de ENC e investigadora del Centro de Regulación y Competencia de la U. de Chile, quienes entregaron sus apreciaciones sobre los principales aspectos abordados en la investigación realizada por la Fiscalía Nacional Económica (FNE) respecto al mercado de contratos libres.

Cabe recordar que, como resultado de esa pesquisa, se identificó la existencia de barreras a la movilidad, que podrían entorpecer el proceso competitivo en el mercado de contratos libres, específicamente, en el segmento de clientes de menor tamaño.

“A la hora de abrir la investigación, la FNE observó que había dificultades considerables para los clientes de menor tamaño no sujetos a regulación de precios, para obtener contratos de suministros competitivos en atención a que, en principio, estos carecían de poder de negociación de cara a los grandes proveedores y esta circunstancia –la FNE indica en su resolución– podría haberles otorgado a las empresas dominantes la habilidad de imponer a dichos clientes cláusulas contractuales abusivas que no son compatibles en un mercado competitivo”, señaló Nader Mufdi.

Catalina Medel, por su parte, expresó que esta investigación permite observar cómo el mercado eléctrico ha ido madurando en el tiempo y hace ver la relevancia que tienen los usuarios. “Hay muchos clientes libres que no tienen conocimientos de sus contratos y la regulación actual espera que tengan mucha información del mercado eléctrico, y es importante que se involucren y que entiendan los cambios que han tenido en los últimos seis años, los que han sido brutales. Hoy, tal como está funcionando el mercado, exige una participación más intensa y estudiarlo”, sostuvo.

Adicionalmente, se abordaron inquietudes tales como los pasos que los clientes deben seguir para que se eliminen este tipo de cláusulas de sus contratos, en caso de que estos las tengan. Sumado a ello, se respondieron consultas sobre si los clientes que poseen dichas cláusulas corren el riesgo de que, al momento de solicitar su retiro, el suministrador le obligue a modificar otras partes del contrato como, por ejemplo, el precio.