Hace sólo unos años, muchos directivos veían la transición energética y de recursos como un conjunto de retos que podían comprometer la planificación estratégica a largo plazo.

Bajo ese escenario, Bain & Company decidió investigar cuál es la opinión que tienen los líderes de las empresas de energía en la actualidad y qué lugar le dan a este factor en sus planes y estrategias corporativas.

La consultora reveló que el 88% de los ejecutivos del sector afirma que la reducción de las emisiones de Alcance 1 y Alcance 2 es una prioridad clave para su entidad.

Por otro lado, el 79% de los encuestados ratifica que el compromiso de cero emisiones es fundamental para su organización, ya que el mundo está experimentando una de las crisis climáticas más importantes del último tiempo y es hora de frenarla. Asimismo, el 96% espera que tanto la industria energética y de recursos naturales de un paso más y avance hacia la carbono neutralidad para 2030.

En todos los sectores, las empresas ahora informan que asignan el 23% de su capital a nuevas empresas comerciales, principalmente en respuesta a la transición de energía y recursos, frente al 16% cuando se les preguntó en 2020. Si esta tendencia continúa, sugiere que muchas podrían alcanzar el cero neto mucho antes. de 2050.

Si hace dos años, un tercio de los ejecutivos esperaba contar con cambios significativos en sus empresas en un plazo de 10 años, hoy ese número se incrementa, pasando a ser el 50% de ellos los que esperan modificaciones estructurales por parte de sus compañías.

A pesar que los datos de Bain & Company subrayan que aún queda mucho terreno por recorrer, a medida que los equipos ejecutivos se intensifican para generar aún más resultados, a algunos les resulta difícil cuadrar las demandas tradicionales de su negocio (entregar productos de manera segura, confiable y asequible) con nuevas demandas para operar de manera más sostenible y con una menor emisión de carbono y huella ecológica.