Volvo Group comenzó el procedimiento para construir una fábrica a gran escala en Suecia, para producir celdas de batería que servirán para vehículos comerciales como autobuses, camiones equipos de construcción y otros motores eléctricos.

El presidente y director ejecutivo de Volvo Group, Martín Lundstedt, indicó que “el objetivo es liderar la transición hacia un sistema de transporte descarbonizado y tenemos la ambición a largo plazo de ofrecer soluciones 100% libres de combustibles fósiles. Ya existe una fuerte demanda por parte de nuestros clientes y, para 2030, nuestra ambición es que al menos el 35 % de los productos que vendemos sean eléctricos. Este aumento requerirá grandes volúmenes de baterías de alto rendimiento, producidas con energía libre de fósiles”.

El complejo se construirá de forma gradual y se proyecta que para 2030 esté listo para estar en plena operación. Desde Volvo señalaron que esperan contar con los medios necesarios para satisfacer la creciente demanda de transporte sin emisiones y aportar en los esfuerzos mundiales para reducir las emisiones de carbono.

El establecimiento de la planta de producción está sujeto a las aprobaciones de las autoridades pertinentes. En ese sentido, las operaciones estén sujetas a la aprobación de los permisos ambientales y la ubicación final se determinará después de realizar una consulta pública. Sin embargo, desde Volvo Group adelantaron que la región de Skaraborg en Suecia es una ubicación ideal para la planta, ya que está situado cerca de la actual planta de tren motriz principal de Volvo Group.