La necesidad de revisar constantemente los aspectos regulatorios relacionados con situaciones que planteen riesgos de desabastecimiento en el sistema eléctrico fue uno de los principales puntos abordados por Deninson Fuentes, Jefe del Departamento Eléctrico de la Comisión Nacional de Energía (CNE), durante el seminario web “Estrechez energética, lecciones aprendidas y definiciones para la transición energética”, organizado por CIGRE Chile.

En su exposición, Fuentes destacó el trabajo que realiza la CNE en el monitoreo de las dinámicas que se van presentando en los mercados eléctricos, especialmente, frente a determinadas contingencias de estrechez energética. En ese sentido, recordó la publicación del Decreto de Racionamiento a fines del año pasado, medida adoptada por la existencia de una condición hidrológica en extremo seca, sumado a problemas de abastecimiento de gas y al menor desarrollo de proyectos de generación a inicios de la pandemia. Esto último, producto de la menor disponibilidad de stock, condición que fue modificada a inicios del presente año.

“Lo que nos ha ayudado últimamente es que las precipitaciones han sido mayores respecto a las presentadas en los últimos años, y eso contribuye a que podamos seguir sintonizando los parámetros asociados al Decreto de Racionamiento, para prever lo que va ocurriendo en el corto y mediano plazo”, sostuvo el ejecutivo.

En esa línea, añadió que “las medidas que estamos tomando para evitar o minimizar los riesgos de desabastecimiento tienen que ver con seguir monitoreando las condiciones en el sistema eléctrico”.

A su juicio, la forma de abordar este tema desde una perspectiva de largo plazo pasa por mirar la regulación en aquellos aspectos que dicen relación con los riesgos de desabastecimiento, “porque lo que nos ha demostrado esta situación de estrechez es que se pueden dar muchos eventos que -en general- no tienen alta probabilidad de ocurrencia, pero tienen un gran impacto de manera conjunta, por lo que pareciera ser que deberá abordarse más decididamente el concepto de resiliencia, para que un sistema sea más resiliente desde el punto de vista operacional”.

El representante de la CNE concluyó su exposición subrayando la importancia de monitorear estos escenarios mediante el intercambio de información intersectorial, para modificar los instrumentos regulatorios que tengan un carácter permanente en esta materia.