Los vehículos electrificados tuvieron un importante aumento de ventas durante el primer semestre de este año. Según la Asociación Nacional Automotriz de Chile, se comercializaron 553 unidades de este tipo, un 180,7% más que el mismo periodo del año pasado.

Dicho crecimiento, sin embargo, no ha ido acompañado de un impulso -con la misma fuerza- a la educación en electromovilidad, orientada a formar profesionales y técnicos especializados en esta área.

Pese a ello, en Chile se están impulsando iniciativas de formación dirigidas a entregar herramientas a los estudiantes con la finalidad de que estén preparados para atender las necesidades del sector energético en un futuro, con la relación a la movilidad eléctrica.

Una de ellas estas instancias está a cargo de Fundación Chile Dual, que ha impulsado acuerdos en torno a esta industria e incentivado la formación de jóvenes en el área.

Al respecto, Andrea Garrido, directora ejecutiva de la entidad, comenta: “Creemos que la electromovilidad es una especialidad que debe ser potenciada y, desde nuestro rol, estamos haciendo los esfuerzos para promover estos contenidos en el aprendizaje vinculado al trabajo, puesto que el país necesita potenciar sus técnicos para un mejor futuro y el de miles de jóvenes también”.

Programas duales

En Chile, Astara representa a algunas de las grandes marcas automotrices, destacando Mitsubishi Motors y Ferrari, entre otras.

Hace más de una década, la firma ha impulsado la educación técnico-profesional mediante la implementación de programas duales, pasantías y prácticas profesionales, con el fin de promover un ecosistema educativo en que el aprendizaje de los estudiantes se complemente con el trabajo en terreno.

Así, en 2018 la empresa promovió una estrategia pionera, impartiendo un taller de electromovilidad para estudiantes de enseñanza media, patrocinado por Mitsubishi.

Sobre este punto, Tomás Greene, gerente de Transformación Digital y Operaciones de Astara, destacó la importancia de apoyar la electromovilidad desde la educación. “Si no contamos con personal técnico capacitado y profesionales capaces de acompañar el desarrollo de los vehículos eléctricos, no lograremos nuestro objetivos país al año 2035. Es de suma importancia que podamos acompañar desde la educación todo lo que ha crecido la electromovilidad”, afirmó.