Analizar la situación medioambiental existente en la llamada “zona de sacrificio” de Concón, Quintero y Puchuncaví, fue el motivo de la sesión especial que se realizó en la Cámara de Diputados.

En la oportunidad, se abordaron los hechos y antecedentes que ameritaron la declaración de emergencia del pasado 6 de junio. Asimismo, se discutieron las actuales y futuras políticas a implementar por parte del Gobierno, a través de los ministerios de Salud y del Medio Ambiente.

Lo anterior, en el marco de la adopción de todas las medidas necesarias para reducir el nivel de contaminantes atmosféricos en dicha “zona de sacrificio”, para así avanzar en políticas concretas y eficaces en orden a restablecer una adecuada calidad de vida para sus vecinos.

Argumentos de los solicitantes

En nombre de los solicitantes del encuentro, el diputado Nelson Venegas (PS) dio cuenta de varios episodios de contaminación que produjeron la intoxicación de lugareños, sobre todo niños.

Recordó que, actualmente, se emplazan en la zona numerosas empresas, entre ellas, cinco centrales de generación eléctrica. Recalcó que gran parte de los proyectos no cuentan con evaluación ambiental, por ser previos a esa exigencia.

Por último, llamó al Gobierno a considerar a todos los actores en los planes futuros. Pidió, asimismo, que se evalúe la contaminación que produce la industria en la zona. Dijo que es urgente un gran acuerdo nacional para terminar con todas las zonas de sacrificio en el país.

También en el tiempo previo, el diputado Tomás Lagomarsino (IND) señaló que la situación en Quintero y Puchuncaví es gravísima. Sostuvo que ha causado daños irreversibles a los vecinos, recalcando que esto no da para más por lo que pidió una “economía verde”, un modelo de producción limpia y eficiente.

Igualmente, defendió la necesidad de fortalecer la infraestructura de salud y avanzar hacia energías más limpias. En particular, llamó a lograr acuerdos sobre la base de que la vida de las personas es lo más importante.

Acciones desde el Gobierno

La ministra de Salud, María Begoña Yarza, anunció que realizarán un levantamiento, a modo de diagnóstico, de los problemas de salud que a consecuencia de la contaminación crónica tienen las personas que habitan estas comunas.

En ese sentido, informó que, el próximo lunes 9 de julio, comienzan los estudios que medirán los niveles a los habitantes. Luego, en septiembre, se realizará un estudio censal con foco en el neurodesarrollo, el aparato respiratorio y temas oncológicos. Con esos datos, señaló, se busca instalar un plan de recuperación sanitario permanente.

En tanto, la ministra de Medio Ambiente, Maisa Rojas, destacó el nivel transversal de preocupación por la situación que ha vivido la zona, considerando que no es el único de este tipo  y que se arrastra desde hace mucho tiempo.

Entre otros aspectos, mencionó que van a efectuar un nuevo modelo de desarrollo. Este debe incluir un trabajo decente y responder a todas las preguntas y las preocupaciones justificadas, sobre qué va a pasar con esos trabajadores.

Resoluciones

En la jornada se aprobaron 8 resoluciones con similares características. En términos generales, solicitan al Presidente de la República ejecutar medidas relacionadas con normas de calidad ambiental y monitoreo del aire en la zona aludida.

Asimismo, se solicita promover la transición de las plantas de fundición y otras faenas, con el desarrollo e implementación de tecnologías afines al desarrollo sustentable y respeto por el ecosistema.